Piedras en la vesícula durante el embarazo, ¿qué hacer?

Piedras en la vesícula durante el embarazo, ¿qué hacer?
En el embarazo y el periodo postparto hay mayor riesgo de desarrollar enfermedades de la vesícula. | Foto: GETTY IMAGES

La Litiasis Vesicular (LV), conocida comúnmente como “Piedras en la vesícula”, es una patología relativamente frecuente, más en mujeres, y se calcula que entre 15-35 personas por cada 100 lo presentarán alguna vez en la vida. 

Existen diversos factores de riesgo para presentarla o sus complicaciones, uno de ellos es estar embarazada, por ello que sea de vital importancia hablar del tema.

La segunda causa de dolor abdominal no obstétrico durante el embarazo lo ocupa las piedras en la vesícula o Litiasis vesicular.  Diez de cada 100 mujeres embarazadas tienen piedras en la vesícula demostrable por ultrasonido y la mayor parte de estos casos cursan asintomáticos.

En el embarazo debido a la hormona progesterona que es la hormona responsable de que se mantenga el embarazo de forma adecuada, dentro de sus efectos que tiene a nivel sistémico, se encuentra el de la relajación del músculo liso.

En este caso afecta a la contracción de la vesícula biliar por lo que permanece más tiempo de lo usual la bilis en la vesícula y ayuda a la formación de lodo biliar y posteriormente de la litiasis vesicular (LV) o formación de piedras en la vesícula.

También en el embarazo y el puerperio favorecen el desarrollo de LV por el incremento de colesterol y triglicéridos en sangre que después se eliminan en la bilis, además de que provoca disminución de movimiento de todo el aparato digestivo, todo ello aunado al incremento de peso durante la gestación y la rápida pérdida del mismo en el periodo postparto. 

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Los factores de riesgo aunados para presentar esta enfermedad además del embarazo son: edad mayor de 40 años, sobrepeso y obesidad, uso de anticonceptivos hormonales, fármacos como la ceftriaxona, antecedente familiar de enfermedades en la vesícula, Diabetes Mellitus, pérdida de peso rápida, alteraciones de los lípidos en sangre, entre otros.

Diagnóstico

El diagnóstico se establece a través de ultrasonido en la mayoría de las ocasiones como un hallazgo, debido a que cursa asintomática, sin embargo si debuta de una manera complicada causa dolor cólico en abdomen superior, náusea, vómito, incluso fiebre.

Tratamiento:

El tratamiento de la Litiasis vesicular sin sintomatología es conservador, usualmente una alimentación baja en grasa es de gran ayuda. No obstante, se puede requerir el tratamiento quirúrgico ya sea abierto o laparoscópico  de acuerdo a la edad gestacional e incluso otros procedimientos como la CPRE.

Sin embargo esto es decidido de manera multidisciplinaria tanto por los Gineco-Obstetras como por los Cirujanos Generales o de Vía Biliar.

¿Qué medidas ayudan a prevenir la formación de piedras en la vesícula?

 Realizar ejercicio físico regular, alimentación sana, control del peso y uso adecuado de hormonas anticonceptivas.

Se concluye que en el embarazo y el periodo postparto, sin duda son factores que incrementan el riesgo de desarrollar enfermedades de la vesícula, desde lodo biliar y piedras, y sus complicaciones desde colecistitis aguda hasta necrosis vesicular, colangitis o pancreatitis, que ponen en peligro la vida tanto de la madre como del feto, de allí la importancia de implementar las medidas de prevención antes y durante el embarazo.

Comparte tu opinión