Los bebedores en exceso tienen más bacterias dañinas en la boca

Los bebedores en exceso tienen más bacterias dañinas en la boca
Los bebedores en exceso se definen como las mujeres que consumen una o más bebidas por día y los hombres que consumen dos o más bebidas diarias | Foto: ISTOCK

Las personas que beben más allá del límite diario recomendado de alcohol pueden albergar una mayor cantidad de bacterias dañinas en la boca, sugiere un nuevo estudio publicado en la revista científica Microbiome.

Todavía hay bastante por investigar sobre el microbioma, que es la vasta comunidad de bacterias que viven sobre y dentro del cuerpo. Sin embargo, lo que cada vez está más claro es que los hábitos cotidianos, desde los alimentos que ingerimos o las bebidas que tomamos, pueden influir en estas colonias bacterianas.

Tener demasiadas bacterias dañinas en la boca puede provocar la enfermedad de las encías, problemas cardíacos e incluso algunos cánceres. Por el contrario, los microorganismos buenos en la boca controlan el crecimiento de los gérmenes dañinos y ayudan para tener una mejor salud.

"Nuestro estudio ofrece pruebas claras de que beber es malo para mantener un equilibrio saludable de bacterias en la boca y podría ayudar a explicar por qué beber, como fumar, provoca cambios bacterianos ya relacionados con el cáncer y las enfermedades crónicas", dijo en un comunicado de prensa Jiyoung Ahn, investigadora principal del estudio y epidemióloga de la Facultad de medicina de NYU.

Prueba de saliva

Un grupo de 1,044 personas, de entre 55 y 87 años, participó del estudio e incluía a 270 no bebedores, 614 bebedores moderados y 160 bebedores frecuentes. Todos los participantes proporcionaron muestras de saliva junto con información detallada sobre sus pautas de alimentación, bebida y otros hábitos de vida.

Los bebedores en exceso representan aproximadamente el 10% de la población adulta en Estados Unidos y se definen como las mujeres que consumen una o más bebidas por día y los hombres que consumen dos o más bebidas por día.

Los hallazgos señalaron que la diversidad y la composición del microbioma oral diferían significativamente entre los bebedores en exceso y los no bebedores. Específicamente, niveles más altos de consumo de alcohol se correlacionaron con mayores niveles de especies potencialmente dañinas, incluyendo Actinomyces, Leptotrichia y Cardiobacterium, algunas de las cuales contienen patógenos orales, y niveles más altos de Neisseria, que se ha demostrado que sintetizan el acetaldehído carcinógeno del etanol.

Además, la abundancia de las bacterias Lactobacillales, que se encuentran comúnmente en los probióticos y se cree que son beneficiosas, tiende a disminuir con un mayor consumo de alcohol.

"Este es otro razonamiento científico, o justificación, sobre porque no se recomienda beber en exceso. Deberíamos evitar el consumo excesivo de alcohol en términos de mantener un microbioma saludable", destacó Ahn.

¿Por qué?

Las posibles explicaciones para los desequilibrios en microbiomas relacionados con la bebida podrían ser que los ácidos en las bebidas alcohólicas vuelven el ambiente oral hostil para que crezcan ciertas bacterias. Otra razón podría ser la acumulación de subproductos dañinos por la descomposición del alcohol.

Al igual que con la mayoría de los hallazgos sobre el microbioma, Ahn advierte que se necesita más investigación para comprender realmente la forma en que las bacterias interactúan con el cuerpo. En estudios futuros, planea examinar las formas específicas en que diferentes tipos de alcohol, como el vino, la cerveza y el licor, afectan la boca.

Más información

Comparte tu opinión