Trasplante de órganos: cómo un dron salvó una vida

Trasplante de órganos: cómo un dron salvó una vida
Ingenieros y médicos trabajaron en equipo para diseñar un dron que puede transportar órganos para trasplantes. | Foto: ISTOCK

La agilidad y versatilidad de los drones los coloca en un lugar de privilegio cuando los minutos cuentan para salvar una vida. En el Centro Médico de la Universidad de Maryland (UMMC) por primera vez, un aparato aéreo no tripulado (UAS) transportó un riñón en perfecto estado para ser trasplantado en una paciente con insuficiencia renal

Según el comunicado dado a conocer por la Universidad de Maryland, esta exitosa demostración ilustra el potencial de los drones para proporcionar entregas de órganos que, en muchos casos, podrían ser más rápidos, más seguros y más accesibles que los métodos de transporte tradicionales. 

El vuelo pionero (video) fue una colaboración entre médicos especialistas en trasplante e investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland (UMSOM) en Baltimore; expertos en aviación e ingeniería de la Universidad de Maryland (UMD); el centro médico de la Universidad de Maryland; y colaboradores de la Fundación Living Legacy de Maryland (The LLF) en EE.UU.

La receptora del riñón, una mujer de 44 años de Baltimore, que pasó 8 años en diálisis antes de someterse al procedimiento de trasplante, dijo: "Todo esto es increíble". Hace años, esto no era algo en lo que pudieras pensar". La paciente fue dada de alta del UMMC el martes 23 de abril. 

Un nuevo aliado para el trasplante de órganos

Profesores e investigadores de Maryland creen que este tipo de transporte de órganos a través de un dron abre un camino para ampliar el acceso a los órganos donados, mejorando los resultados para más personas que necesitan trasplantes

Entre las muchas novedades tecnológicas de este esfuerzo se incluyen: un aparato de alta tecnología especialmente diseñado para mantener y monitorear un órgano humano viable; un dron hecho a la medida para asegurar un rendimiento confiable constante; el uso de una red de malla inalámbrica para controlarlo, capacidad de monitorear la ubicación y estado del dron y proporcionar comunicaciones al personal de tierra en múltiples ubicaciones; y además, sistemas operativos de que combinaban las mejores prácticas de los estándares de las naves no tripuladas y del transporte de órganos.

“Tuvimos que crear un nuevo sistema que fuera capaz de soportar el peso adicional del órgano, diseñar las cámaras y los sistemas de rastreo, y las comunicaciones y la seguridad en un área urbana y densamente poblada, para una distancia larga y con más resistencia" dijo Matthew Scassero, director de drones de la UMD. "Hay una presión tremenda al saber que hay una persona esperando a ese órgano, pero también es un privilegio especial ser parte de esta misión crítica".

Antes de este hito en la entrega de órganos, los mismos expertos trabajaron juntos para desarrollar y probar el dron en el transporte de solución salina, tubos de sangre y otros materiales, y luego transportaron un riñón humano sano pero no viable, y comprobaron cómo el uso de drones podría cambiar radicalmente la atención médica e impactar las vidas de las personas.

Cuando los minutos cuentan

La logística de transporte a menudo es la parte más complicada del proceso de trasplante de órganos, y es un problema importante la viabilidad de un órgano durante el viaje. 

Los métodos de transporte suelen implicar vuelos privados caros o dependen de vuelos comerciales variables, y en ocasiones, un órgano que queda en un avión u otros retrasos, anulan la posibilidad de trasplante del órgano. Estos métodos de transporte tradicionales no cubren adecuadamente muchas partes como áreas rurales o remotas, lo que limita el acceso en estas áreas tanto a donaciones de órganos como a trasplantes, informó la Universidad de Maryland.

De acuerdo con United Network for Organ Sharing, que administra el sistema de trasplante de órganos en Estados Unidos, en 2018 había casi 114,000 personas en listas de espera para un trasplante de órganos; aproximadamente el 1,5% de los envíos de órganos de donantes fallecidos no llegaron al destino previsto; y casi el 4% de los envíos de órganos tuvo un retraso imprevisto de 2 horas o más.

"Esta nueva tecnología tiene el potencial de ayudar a ampliar el acceso al trasplante", dijo el Dr. Joseph. Scalea, líder del proyecto, y uno de los cirujanos que realizó el trasplante en el UMMC. “Entregar un órgano de un donante a un paciente es un deber sagrado con muchas partes móviles. Es fundamental que encontremos formas de hacerlo mejor" declaró.

Más para leer sobre el trasplante de órganos

Comparte tu opinión