SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cerrar
Regístrate y pregúntale al experto
Explica en pocas palabras tu situación o duda y luego llena tus datos para poder ayudarte mejor.
* Campo requerido
* ¿Como te gustaría ser contactado? (Elige una opción)
Telefono
GRACIAS por registrarte y enviar tu pregunta
Un experto se pondrá en contacto contigo en los próximos días.
¿Prefieres hablar directamente con un experto de Salud Univision y HolaDoctor?
Llama al 1-844 SEGURO3. Es gratis y confidencial.
* Solo para uso en Estados Unidos

Fractura o luxación mandibular

Por A.D.A.M. -

Definición

Es una rotura (fractura) en el hueso de la mandíbula. Una luxación mandibular significa que la parte inferior de la mandíbula se ha salido de su posición normal en una o en ambas articulaciones donde esta se conecta con el cráneo (articulaciones temporomandibulares).

Nombres alternativos

Luxación de la mandíbula; Quijada fracturada; Mandíbula fracturada; Quijada rota; Dislocación de la ATM; Dislocación mandibular

Consideraciones

Una fractura o luxación mandibular generalmente sana bien después del tratamiento. Sin embargo, se puede presentar una nueva luxación de la mandíbula en el futuro.

Las complicaciones pueden incluir:

  • Obstrucción de las vías respiratorias
  • Sangrado
  • Broncoaspiración de sangre o alimentos
  • Dificultad para comer (temporal)
  • Dificultad para hablar (temporal)
  • Infección en la mandíbula o en la cara
  • Dolor y otros problemas en la articulación mandibular (ATM)
  • Adormecimiento de parte de la mandíbula o la cara
  • Problemas con la alineación de los dientes
  • Hinchazón

Causas

La causa más común de una fractura o luxación de la mandíbula es una lesión en la cara. Esto puede deberse a:

  • Agresión física
  • Accidente industrial
  • Accidente automovilístico
  • Lesión recreativa o deportiva
  • Tropezones y caídas
  • Luego de un procedimiento odontológico o médico

Síntomas

Los síntomas de una fractura de mandíbula incluyen:

  • Dolor en la cara o la mandíbula que se localiza adelante del oído o en el lado afectado, el cual empeora con el movimiento
  • Hematomas e hinchazón de la cara, sangrado de la boca
  • Dificultad para masticar
  • Rigidez de la mandíbula, dificultad para abrir ampliamente la boca o problemas para cerrar la boca
  • La mandíbula se mueve a un lado al abrirla
  • Sensibilidad o dolor en la mandíbula, el cual empeora al morder o masticar
  • Dientes flojos o dañados
  • Protuberancia o apariencia anormal de la mejilla o mandíbula
  • Entumecimiento de la cara (especialmente del labio inferior)

Los síntomas de una luxación de la mandíbula incluyen:

  • Dolor en la cara o la mandíbula que se localiza adelante del oído o en el lado afectado, el cual empeora con el movimiento.
  • Mordida que se siente "fuera de su sitio" o torcida
  • Problemas para hablar
  • Incapacidad de cerrar la boca
  • Babeo producto de la imposibilidad de cerrar la boca
  • Mandíbula trabada o mandíbula que se protruye hacia adelante
  • Dientes que no se alinean apropiadamente

Primeros auxilios

Una persona que presenta una fractura o luxación mandibular requiere atención médica cuanto antes. Esto se debe a que pueden tener problemas respiratorios o una hemorragia. Llame al número local de emergencias (como el 911 en los Estados Unidos) o a un hospital local en busca de recomendaciones adicionales.

Sostenga la mandíbula suavemente en su lugar con las manos en el camino a la sala de emergencias. También puede envolver una venda debajo de la mandíbula y por encima de la parte superior de la cabeza. Dicha venda debe ser fácil de quitar en caso de que usted necesite vomitar.

En el hospital, si presenta problemas respiratorios, sangrado profuso o hinchazón significativa de la cara, se puede colocar una sonda en las vías respiratorias para ayudarle con la respiración.

FRACTURA MANDIBULAR

El tratamiento para una mandíbula fracturada depende de la gravedad de la rotura del hueso. Si usted tiene una fractura menor, eta puede sanar por sí sola. Es posible que sólo necesite analgésicos. Probablemente tendrá que comer alimentos blandos o llevar una dieta líquida por un tiempo.

Con frecuencia, se requiere cirugía en caso de fracturas moderadas o graves. La mandíbula se puede sujetar a los dientes del maxilar opuesto con alambres para mantenerla estable a medida que sana. Estos alambres generalmente se dejan en posición durante 6 a 8 semanas. Para mantener los dientes juntos, se utilizan pequeñas ligas de caucho (elásticos). Después de unas cuantas semanas, se retiran algunos de los elásticos para permitir el movimiento y reducir la rigidez de la articulación.

Si la mandíbula está inmovilizada con alambres, usted sólo puede tomar líquidos o ingerir alimentos muy blandos. Tenga a mano unas tijeras romas para cortar los elásticos en caso de vómitos o asfixia. Si es necesario cortar los alambres, llame a su proveedor de atención médica de inmediato de manera que los alambres se puedan reemplazar.

LUXACIÓN MANDIBULAR

Si su mandíbula está luxada, es posible que el médico sea capaz de reubicarla en la posición correcta utilizando los pulgares. Se pueden necesitar medicamentos insensibilizadores (anestésicos) y relajantes musculares para relajar los músculos mandibulares.

Posteriormente, tal vez sea necesario estabilizar su mandíbula. Esto generalmente implica colocar vendas para impedir que la boca se abra demasiado. En algunos casos, se puede requerir cirugía para hacer esto, particularmente si se presentan repetidas luxaciones mandibulares.

Después de una luxación mandibular, usted no debe abrir la boca mucho durante al menos 6 semanas. Sostenga la mandíbula con una o ambas manos al bostezar o estornudar.

No se debe

No intente corregir la posición de la mandíbula. Debe hacerlo un médico.

Cuándo contactar a un profesional médico

Una fractura o luxación mandibular requiere atención médica inmediata. Los síntomas de emergencia abarcan dificultad respiratoria o hemorragia profusa.

Prevención

Durante el trabajo, los deportes o las actividades recreativas, utilizar equipo de seguridad como un casco protector al jugar fútbol americano o usar protectores bucales, pueden prevenir o minimizar algunas lesiones en la cara o la mandíbula.

Referencias

Kellman RM. Maxillofacial trauma. In: Flint PW, Haughey BH, Lund V, et al, eds. Cummings Otolaryngology: Head & Neck Surgery. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 23.

Mayersak RJ. Facial trauma. In: Marx JA, Hockberger RS, Walls RM, et al, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 42.

 

Publicidad