¿Qué opciones de seguro médico tienen los indocumentados?

¿Qué opciones de seguro médico tienen los indocumentados?
Los inmigrantes sin papeles tienen opciones de atención médica de calidad, aunque no pueden acceder a seguros a través del Obamacare. | Foto: ISTOCK

Los hispanos radicados en los Estados Unidos  —con o sin documentos— han tomado conciencia de la importancia de tener algún tipo de cobertura médica, por una cuestión de cuidado de la salud, y dado los altos costos que tiene la medicina en el país.

Con la firma en marzo de 2010 de la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA), popularmente conocida como Obamacare, el número de personas que accedieron, tal vez por primera vez, a atención médica aumentó dramáticamente.

Sin embargo, aquellos que no tienen residencia legal en los Estados Unidos (indocumentados, sin papeles) no pueden tener un seguro a través del Obamacare (o cobertura mínima esencial) ya que no califican para registrarse en el mercado de seguros de salud y comprar un plan. Tampoco cuentan con un número de seguro social, requisito indispensable para comprar un seguro médico que cumpla con los requerimientos de la ley.

Es por eso que los inmigrantes sin papeles tienen que buscar otras opciones de cobertura de salud. 

Y una que se ha ampliado recientemente es la de los planes de salud de corto plazo. Estos planes ofrecen cobertura médica por un período de tiempo determinado, habitualmente con una prima (lo que pagas al mes por tener cobertura) mucho más baja que un plan tradicional.

Estos planes no están relacionados con las pólizas que se venden a través de los mercados de salud establecidos por ACA. 

El seguro de salud de corto plazo generalmente ofrece un paquete de beneficios más simplificado, incluidos aquellos que una persona saludable necesitaría en caso de enfermedad o accidente, como la cobertura de visitas al médico, hospitalizaciones, radiografías y otros tratamientos.

Los planes de salud de corto plazo se pueden adquirir en cualquier momento del año, no hay que esperar la ventana del período abierto de inscripción anual.

Una familia sana puede comprar un plan de salud de corto plazo que entre en vigencia al día siguiente de adquirido.

Un plan para inmigrantes sin papeles

Y cualquier persona que respire en este país puede adquirirlos, sin importar su estatus migratorio. Esto marca una gran diferencia con respecto al Obamacare.

En el pasado, la cobertura de salud a través de planes de corto plazo podía durar solo tres meses, pero ahora pueden contratarse hasta por un año, con opción a expandirla, dependiendo del estado.

A diferencia de muchos planes de salud tradicionales, estas pólizas no limitan su oferta de médicos y especialistas a una red de proveedores. El consumidor puede elegir cualquier doctor o centro de salud, y hacer su cita o tener su procedimiento.

Algunos planes de salud de corto plazo renuevan la cobertura automáticamente, y en otros hay que volver a aplicar. Sí hay limitaciones si la persona tiene condiciones de salud preexistentes, pero hay que averiguar, por cada caso es especial, y seguramente encuentres el plan a tu medida.

La Administración Obama estableció que los planes de salud de corto plazo solo se usaran para su propósito original: como una medida de seguridad antes de que comience otro plan. Nunca tuvieron la intención de usarse como un sustituto de la cobertura tradicional, de largo plazo. 

La Administración Trump revirtió las restricciones sobre estos planes. Desde octubre de 2018, las reglas federales permiten que los planes a corto plazo tengan plazos iniciales de hasta 364 días, y las nuevas reglas federales también permiten que se renueven siempre que la duración total de un solo plan no supere los 36 meses.

Entonces, bajo las nuevas reglas, los planes de salud de corto plazo:

  • Se puede vender con plazos iniciales de hasta 364 días.
  • Puede renovarse, pero la duración total del plan, incluidas las renovaciones, no puede exceder los 36 meses.
  • Debe incluir una cláusula que aclare que los planes de corto plazo no son compatibles con ACA, no tienen que cubrir varios beneficios de salud esenciales, pueden tener límites de beneficios anuales y de por vida.

En muchos casos, las personas viven eventos especiales en sus vidas por los que pueden calificar para un período especial de inscripción en el Obamacare —puede ser el nacimiento de un bebé, un divorcio o una mudanza—. 

Pero la terminación de un plan de salud de corto plazo no es razón para calificar para un período especial de inscripción para comprar un seguro en los mercados de ACA. 

Si quieres averiguar sobre los planes de salud de corto plazo, haz clic aquí.

Otras opciones

Además de los planes de salud de corto plazo, otras opciones que un inmigrante indocumentado puede explorar son los planes suplementarios como pólizas de accidentes o pólizas de enfermedades graves (cardiopatías o cáncer) o, para algunos que todavía tienen una visa vigente, pólizas internacionales. Planes suplementarios

Son planes médicos que complementan pólizas más abarcativas y aprobadas como ‘cobertura esencial mínima’. Se puede decir que cubren lo que no cubren los seguros de salud regulares (por eso son suplementarios). No sirven como prueba de cobertura de seguros porque no están reconocidos como tales. Se trata de pólizas de accidentes, de enfermedades graves (sea cáncer o enfermedad cardiovascular), planes hospitalarios o para cubrir gastos de cuidados dentales o de visión. 

Cada compañía tiene sus propios paquetes de pólizas suplementarias que varían en servicios y precios. Algunas compañías requieren un número de seguro social para venderte una póliza de este tipo y otras compañías no.

‘Self-pay services’ o planes de descuentos

Son servicios que ofrecen un descuento en los cuidados de salud y diagnósticos que se reciban. Para las personas que no pueden contratar un seguro médico —como le sucede a muchos indocumentados— es una solución parcial para enfrentar gastos de salud.

Estos servicios funcionan de diversas maneras. Hay compañías que tienen sus propias clínicas de servicios de salud, como por ejemplo American Care Premier Plans, que opera en Florida a través de nueve clínicas. Este sistema requiere un pago inicial por única vez y luego un pago mensual de $30. Con esa cuota mensual, un miembro de American Care puede acceder al cuidado de salud a precios más bajos: $15 por una visita al médico, $75 por un chequeo anual, $10 por pruebas de laboratorio o $20 por un papanicolau, por poner algunos ejemplos.

Otras organizaciones funcionan como cooperativas de salud. Tal es el caso de The Health Co-op, una organización cristiana de gastos compartidos de salud. Es decir, que tampoco son considerados como un seguro médico. 

Este servicio ofrece descuentos en el cuidado de salud y tiene opciones de planes para individuos ($245 por mes), para una familia de dos personas ($434), para familias de tres o más personas ($488) o para una viuda con niños ($324 mensuales), además de un cargo de $50 por inscripción en el programa, que se cobra por única vez.

Los miembros de The Health Co-op reciben servicios de negociación de tarifas con los proveedores de salud, consejería cristiana, atención a través de Samaritan Ministry, descuentos en tratamientos dentales, medicamentos, quiroprácticos, laboratorios, entre otros servicios.

En el caso de SelfPayMD, el servicio consiste en conectar pacientes que quieren pagar de su propio bolsillo por los servicios de salud o turistas que no tienen seguro de salud en Estados Unidos, con una red de médicos y otros profesionales o servicios de salud, a un precio conveniente. 

Con este sistema, una visita al doctor (de cuidados primarios o un cirujano) cuesta $99. 

El modo como funciona es el siguiente: el paciente llama a un médico que se ofrece en el directorio de SelfPayMD, se identifica como miembro de este servicio y solicita la cita con el médico que está garantizada entre 8 a 14 días. Si la persona pierde el turno, debe pagar 50% del valor de la visita. El pago se debe realizar al momento de hacer la cita y a través de tarjeta de crédito, solamente.

Esta empresa ofrece descuentos en laboratorios también: como ejemplo anuncian que un panel de sangre puede costar $110, cuando normalmente, fuera de este sistema de descuentos, un paciente sin seguro pagaría $415.

Servicios de Telemedicina

La telemedicina está en auge actualmente y estos servicios han florecido en toda la red. La telemedicina se usa para hacer consultas a distancia, básicamente. En algunos casos se dispone de un consultorio pequeño donde hay una enfermera con aparatología para tomar signos vitales que mandan la información a un médico que se encuentra en otra ciudad. De esta manera, el médico puede diagnosticar ciertas enfermedades o determinar si hay que derivar al paciente a un especialista o a un hospital.

Sin embargo, también existen servicios de telemedicina menos sofisticados, donde un paciente que se suscribe a un servicios con una empresa determinada, puede hacer una consulta médica a través de su teléfono celular via video chat con un doctor. El precio de esta consulta ronda los $50.

Algunas de estas compañías: American Well, HealthTab, ConsultADoctor, MDLive, CareClix, entre muchas otras que operan o bien localmente o en todo el país.

Es importante que a la hora de buscar un servicio de telemedicina, verifiques que la compañía está certificada por la American Telemedicine Association.

Asegúrate que el servicio ofrezca médicos que hablan español y que cuentas con los medios tecnológicos para poder utilizar el servicio.

Centros de salud comunitarios

Los centros de salud comunitarios son como clínicas de menor complejidad que operan en ciudades y vecindarios claves en todo el país. Algunas pertenecen al Departamento de Salud del gobierno local o federal y otros son administrados por empresas privadas o compañías de seguros que reciben subsidios del gobierno.

Hay más de 1,200 centros comunitarios calificados por el gobierno federal para atender a la comunidad. En estos lugares de atención médica no te preguntarán sobre tu estatus migratorio. Y podrás recibir servicios médicos gratuitos, o a una escala de precios en base a tu salario.

Los centros comunitarios atienden a todas las personas en la medida de sus posibilidades. Como te imaginarás, los casos complejos serán derivados a hospitales más grandes y con mejor capacidad médica.

Comparte tu opinión