Ya perdió el peso... ahora, no lo recupere para mantener a la diabetes a raya

Ya perdió el peso... ahora, no lo recupere para mantener a la diabetes a raya

MIÉRCOLES, 9 de octubre de 2019 (HealthDay News) -- La salud de las personas con diabetes tipo 2 con frecuencia mejora de forma dramática con una pérdida de peso de un 5 a un 10 por ciento, pero para mantener los beneficios, ese peso no se debe recuperar, plantea una investigación reciente.

Tras perder peso en una intervención que duró un año, los niveles de azúcar en la sangre y de presión arterial se reducen y los resultados del colesterol mejoran. Las personas que evitaron recuperar al menos un 75 por ciento de ese peso durante tres años más mantuvieron los beneficios de salud o alcanzaron beneficios incluso mayores, reportó el estudio.

"Muchas veces, se enfatizan los programas para perder peso, pero es igual de esencial ayudar a las personas a no recuperar el peso", señaló la autora sénior del estudio, Alice Lichtenstein, directora del Laboratorio de Nutrición Cardiovascular del Centro Jean Mayer de Investigación en Nutrición Humana y Envejecimiento del USDA de la Universidad de Tufts, en Boston.

"Las personas tienden a pensar en la dieta a corto plazo, pero en realidad es algo que debe ser para toda la vida. Si encontró una manera de perder peso con éxito, no vuelva a sus antiguos hábitos. Averigüe cómo incorporar los cambios que realizó para perder peso", sugirió Lichtenstein.

El exceso de peso es un factor de riesgo importante para el desarrollo de la diabetes tipo 2. Los estudios han mostrado que perder peso puede mejorar los síntomas de la diabetes tipo 2. Y perder más o menos un 10 por ciento del peso corporal podría incluso hacer que la enfermedad entre en remisión, encontró un estudio reciente que se publicó en la revista Diabetic Medicine.

El estudio actual, que aparece en la edición del 9 de octubre de la revista Journal of the American Heart Association, incluyó a más de 1,500 personas con diabetes tipo 2 que fueron reclutadas para una intervención intensiva de estilo de vida que duró un año.

Tras perder el peso, los participantes entraron en una fase de mantenimiento de tres años que incluía reuniones grupales cada mes. Se les animó a hacer actividad física de manera regular y a usar un producto individual de reemplazo de comida cada día.

Lichtenstein y su equipo observaron la presión arterial y los niveles de azúcar en la sangre, de triglicéridos (un tipo de grasa en la sangre que se vincula con la enfermedad cardiaca) y de colesterol HDL (el "bueno"). Los evaluaron justo después de la pérdida de peso y una vez más tras tres años de mantenimiento.

Los investigadores intentaron encontrar el punto específico en el que las personas comenzaban a perder los beneficios de la reducción en el peso, pero no pudieron encontrarlo. Pero sí encontraron que cuando las personas que perdieron un 10 por ciento o más de su peso inicial recuperaban alrededor de una cuarta parte del peso perdido, los beneficios de salud comenzaban a menguar.

"Mientras más se mantiene la pérdida de peso, mejor les irá a las personas en términos de la salud [cardiaca y metabólica]. Mantener la pérdida de peso conlleva un beneficio a largo plazo", señaló Lichtenstein.

El Dr. Berhane Seyoum, jefe de endocrinología en el Centro Médico de Detroit, revisó el estudio y dijo que evitar recuperar el peso no es un asunto fácil.

"Mantener la pérdida de peso es la parte más difícil, dado que el cuerpo intenta recuperar el peso que se perdió. La pérdida de peso y el mantenimiento son un esfuerzo de por vida. Hay que vigilar lo que se come y hacer ejercicio", aseguró.

En los pacientes con diabetes tipo 2 que tienen dificultades con el hambre, los medicamentos pueden ayudar a mantener el hambre a raya, añadió.

Más información

Para más consejos sobre cómo mantener la pérdida de peso, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión