Vivir cerca de pozos petrolíferos y de gas se vincula con unos bebés con peso bajo al nacer

Vivir cerca de pozos petrolíferos y de gas se vincula con unos bebés con peso bajo al nacer

MIÉRCOLES, 3 de junio de 2020 (HealthDay News) -- Las mujeres embarazadas que viven cerca de pozos de petróleo y gas activos podrían estar en riesgo de tener bebés con un peso bajo al nacer, sugiere un estudio reciente.

Los investigadores analizaron casi 3 millones de nacimientos de californianos que vivían en un radio de 6 millas (15 kilómetros) de un pozo de petróleo o de gas entre 2006 y 2015.

Se encontró que las mujeres que vivían en un radio inferior a una milla (2.6 kilómetros) de un pozo tenían un 40 por ciento más de probabilidades de tener un bebé con un peso bajo al nacer, y un 20 por ciento más de probabilidades de tener bebés que fueran pequeños para su edad gestacional, en comparación con las mujeres que vivían más lejos de los pozos.

"Nacer con un peso bajo o pequeño para la edad gestacional puede afectar al desarrollo de los recién nacidos, y aumentar su riesgo de problema de salud en la niñez temprana e incluso en la adultez", señaló la investigadora Rachel Morello-Frosch, profesora de salud pública y ciencias, políticas y gestión ambientales de la Universidad de California, en Berkeley.

Los bebés a término completo cerca de los pozos pesaron un promedio de 1.3 onzas (36 gramos) menos que los bebés que no se encontraban cerca de pozos, según los hallazgos.

"Cuando se ve un cambio de más de 30 gramos en el peso de nacimiento entre los bebés a término, desde una perspectiva clínica individual quizá no parezca mucho", comentó Morello-Frosch en un comunicado de prensa de la universidad. "Pero cuando se observa ese tipo de cambio poblacional grande en el peso al nacer, puede tener implicaciones significativas a nivel poblacional para la salud de los bebés y de los niños".

Las mujeres en las áreas rurales fueron más propensas a tener bebés con un peso bajo al nacer que las mujeres de las áreas urbanas, encontraron los investigadores. No está claro por qué hay diferencias en el peso al nacer entre las áreas rurales y las urbanas, pero los investigadores especulan que diferencias como la calidad del aire de interiores, la profesión de la madre o las viviendas podrían tener algo que ver.

"Este estudio es el primero en caracterizar las implicaciones para la salud perinatal de la producción activa de petróleo y gas en el estado, y creo que los resultados pueden orientar a la toma de decisiones en las actividades de cumplimiento regulatorio y emisión de permisos", planteó Morello-Frosch.

Los investigadores apuntaron que las explotaciones petrolíferas y de gas con frecuencia producen contaminantes del aire y del agua, y una iluminación y un ruido excesivos. Pero como no pudieron acceder a las explotaciones en sí, es difícil decir exactamente qué contribuye a los resultados en los nacimientos. Además, solo se observó una asociación, no un vínculo causal.

"Los resultados de los estudios de salud como el nuestro respaldan los esfuerzos recientes por aumentar las zonas de protección entre las actividades de los pozos y los lugares donde las personas viven, estudian y juegan", añadió Morello-Frosch.

"Estas evidencias científicas de efectos de salud adversos a los que se enfrentan unas poblaciones vulnerables, que incluyen a las mujeres embarazadas, se deben tomar en cuenta a medida que los californianos debatimos hasta qué grado deseamos ampliar la explotación petrolífera y de gas en nuestro estado", señaló.

El informe aparece en la edición del 3 de junio de la revista Environmental Health Perspectives.

Más información

Para más información sobre los bebés con un peso bajo al nacer, visite March of Dimes.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión