Asocian niveles bajos de vitamina D con mayor riesgo de COVID grave

Asocian niveles bajos de vitamina D con mayor riesgo de COVID grave
| Foto: HEALTHDAY

Unos niveles bajos de vitamina D en la sangre podrían aumentar las probabilidades de las personas de una COVID-19 grave, o incluso letal, muestra una investigación reciente.

Por tanto, adquirir un nivel saludable de vitamina D podría "reducir las complicaciones, entre ellas la tormenta de citoquinas [la liberación de un exceso de proteínas en la sangre de forma demasiado rápida] y, en última instancia, la muerte por la COVID-19", señaló el autor del estudio, el Dr. Mihcael Holick, profesor de medicina, fisiología y medicina molecular de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston.

La vitamina D se conoce como la "vitamina de la luz solar", porque la piel la produce de forma natural al entrar en contacto con la luz del sol. Pero también puede provenir de ciertos alimentos y complementos.

Un experto en la salud respiratoria que no participó en el estudio dijo que los hallazgos se hacen eco de investigaciones anteriores.

"Varios estudios han sacado a la luz que los pacientes con una deficiencia de vitamina D tienen unos peores resultados con la COVID-19", comentó el Dr. Len Horovitz, pulmonólogo e internista del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York. "No es sorprendente, dado que parece que la vitamina D tiene un efecto beneficioso en el sistema inmunitario y en la curación de las heridas".

En el nuevo estudio, Holick y sus colaboradores evaluaron los niveles de vitamina D en muestras de sangre de 235 pacientes hospitalizados con COVID-19. También se evaluó un marcador inflamatorio llamado proteína C reactiva y el número de linfocitos, un tipo de célula inmunitaria que ayuda a combatir a la infección, en las muestras de sangre.

El estudio no pudo probar causalidad. Pero los pacientes que tenían suficiente vitamina D (un nivel en sangre de al menos 30 nanogramos por mililitro) tuvieron un riesgo significativamente más bajo de complicaciones graves por la COVID-19, incluyendo la pérdida de la conciencia, unos niveles bajos de oxígeno en la sangre, y la muerte.

Entre los pacientes de a partir de 40 años, los que tenían suficiente vitamina D también presentaron unas probabilidades un 51.5 por ciento más bajas de morir por la COVID-19, en comparación con los que tenían deficiencia o insuficiencia de vitamina D, indicó el equipo.

El estudio aparece en la edición del 25 de septiembre de la revista PLOS ONE.

Un estudio anterior, realizado por Holick, encontró que tener una cantidad suficiente de vitamina D también podría reducir el riesgo de infectarse con el nuevo coronavirus en hasta un 54 por ciento. Además de ayudar a reducir los riesgos asociados con el nuevo coronavirus, tener suficiente vitamina D tiene el mismo efecto contra otros virus que provocan enfermedades del tracto respiratorio superior, incluyendo a la gripe, según Holick.

"Existe una gran preocupación de que la combinación de una infección con la influenza y una infección con el coronavirus pudiera aumentar de forma sustancial las hospitalizaciones y muertes debido a complicaciones de esas infecciones virales", comentó en un comunicado de prensa de la universidad.

En definitiva, Holick cree que la vitamina D podría ofrecer una forma sencilla y rentable de luchar contra el nuevo coronavirus. "Como la deficiencia y la insuficiencia de la vitamina D son tan comunes en los niños y adultos de Estados Unidos y de todo el mundo, sobre todo en los meses de invierno, es prudente que todo el mundo tome un complemento de vitamina D para reducir el riesgo de infectarse y tener complicaciones con la COVID-19", enfatizó.

Pero Horovitz anotó que, este año, conseguir vitamina D quizá sea un poco más difícil.

"Durante el confinamiento, las personas pasaban más tiempo bajo techo, de forma que su nivel natural de vitamina D era más bajo que nunca", apuntó. "En las personas que no toman vitamina D, su nivel es usualmente bajo, a menos que tomen la vitamina D como un complemento".

"Hace años que evalúo el nivel en todos los pacientes, y he encontrado unos niveles particularmente bajos desde que las personas han estado permaneciendo bajo techo y en cuarentena", añadió Horovitz. "En general, la dosis es de varios miles de unidades internacionales al día, y se puede evaluar mediante una prueba sanguínea de rutina".

Comparte tu opinión