Asocian medicamentos para la diabetes con una infección genital 'carnívora'

Asocian medicamentos para la diabetes con una infección genital 'carnívora'
| Foto: ISTOCK

Imagínese que tiene diabetes tipo 2, y que toma una clase más reciente de medicamentos para tratar la enfermedad. Pero un día, nota dolor, enrojecimiento y hedor en el área genital.

Si esto sucede, una nueva investigación sugiere que debe ir al médico de inmediato, porque podría estar sufriendo de gangrena de Fournier. También conocida como fascitis necrosante, esta infección ataca al área genital o anal y puede destruir el tejido rápidamente, ya que se propaga con rapidez.

Lamentablemente, se ha convertido en un problema de seguridad raro, pero de cualquier forma posible, para las personas que toman unos medicamentos para la diabetes conocidos como inhibidores de SGLT2, según la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU.

Los inhibidores de SGLT2 son una clase más nueva de medicamentos para la diabetes, introducida en 2013. Los medicamentos de esa clase incluyen a canagliflozina (Invokana), dapagliflozina (Farxiga) y empagliflozina (Jardiance).

La gangrena de Fournier ocurrió en 55 personas que tomaron esos medicamentos entre marzo de 2013 y enero de 2019. Con fines de comparación, los investigadores buscaron casos de gangrena de Fournier en personas que tomaban otros medicamentos para la diabetes entre 1984 y 2019. Solo encontraron 19 casos de ese tipo.

Aun así, el riesgo de gangrena de Fournier sigue siendo muy bajo, enfatizaron los investigadores.

"En 2017, un estimado de 1.7 millones de pacientes recibieron una receta que se despachó de un inhibidor de SGLT2", indicó la autora del estudio, la Dra. Susan Bersoff-Matcha, funcionaria médica en el Centro de Evaluación e Investigación de Medicamentos de la FDA. Entonces, "la gangrena de Fournier es un evento raro", afirmó. "Aunque nuestro estudio muestra una asociación entre el tratamiento con inhibidores de SGLT2 y la gangrena de Fournier, no sabemos exactamente cuál es el riesgo, o si la gangrena de Fournier se puede predecir".

Los antibióticos de amplio espectro y la cirugía para extirpar el tejido muerto son opciones de tratamiento, apuntaron los investigadores.

Los inhibidores de SGLT2 funcionan en los riñones, permitiendo que el azúcar en sangre excesivo sea eliminado en la orina, dijeron.

Además de reducir los niveles de azúcar en la sangre, los fármacos también podrían reducir el riesgo de ataque cardiaco y accidente cerebrovascular en algunas personas con diabetes tipo 2.

Pero los efectos secundarios posibles incluyen a las infecciones del tracto urinario y a las infecciones genitales, por ejemplo infecciones con hongos. Los problemas renales también pueden ser una preocupación con este tipo de medicamentos.

Todos los pacientes con gangrena de Fournier identificados en este estudio tuvieron que ser hospitalizados. Algunos se sometieron a varias cirugías. Tres de las 55 personas fallecieron por la gangrena de Fournier.

La edad promedio de las personas con gangrena de Fournier era de 56 años. De los pacientes, 39 eran hombres. De los casos, 49 ocurrieron en Estados Unidos. De los 55 casos identificados, 31 también tomaban un medicamento adicional para la diabetes.

Entre los que tuvieron gangrena de Fournier, 21 usaban canagliflozina, 16 usaban dapagliflozina y 18 tomaban empagliflozina, señaló el estudio.

El Dr. Joel Zonszein, director del centro clínico de la diabetes del Centro Médico Montefiore, en la ciudad de Nueva York, dijo que aunque el estudio estuvo bien realizado, no puede probar un vínculo causal entre los medicamentos y la enfermedad.

"Las infecciones en el área púbica y rectal son bastante comunes en las personas con diabetes, no tienen Fournier. La Fournier es una enfermedad muy agresiva, pero extremadamente rara", comentó Zonszein, que no participó en el estudio.

Cuando la gangrena de Fournier ocurre, es difícil saber si la provocó un medicamento. Apuntó que se han realizado varios ensayos clínicos sobre los inhibidores de SGLT2, que han incluido a decenas de miles de personas, y no ha habido ningún reporte de gangrena de Fournier.

"Aconsejo a mis pacientes sobre las infecciones en los genitales. La principal preocupación es que sean conscientes cuando ocurran. Y los proveedores deben ser más conscientes de la gangrena de Fournier. Deben intentar establecer de inmediato la causa de la infección, y tratarla agresivamente si sospechan que es gangrena de Fournier", apuntó Zonszein.

Dijo que un problema más importante es la diabetes sin controlar, y el riesgo de complicaciones cuando los niveles de azúcar en la sangre no están bajo control. "Los beneficios de estos medicamentos superan a los riesgos", añadió.

En una declaración, Boehringer Ingelheim, la compañía que fabrica Jardiance (empagliflozina), dijo que la compañía monitoriza activamente los efectos secundarios relacionados con sus fármacos.

"Seguimos confiados en el perfil positivo de beneficio y riesgo de la empagliflozina, y de los productos que contienen empagliflozina, según se describe en la información de la receta", señalaba la declaración de Boehringer Ingelheim.

La información de las recetas de todos los inhibidores de SGLT2 se cambió hace poco para reflejar el posible riesgo de gangrena de Fournier, bajo órdenes de la FDA.

Janssen Pharmaceuticals, fabricante de Invokana (canagliflozina), y AstraZeneca, fabricante de Farxiga (dapagliflozina), no respondieron a solicitudes de comentario.

Los hallazgos aparecen en la edición de 6 de mayo de la revista Annals of Internal Medicine.

Más información

El Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales de EE. UU. ofrece más información sobre los inhibidores de SGLT2.

Comparte tu opinión