Vinculan unos antiácidos comunes con fracturas de cadera en los pacientes que reciben diálisis

Vinculan unos antiácidos comunes con fracturas de cadera en los pacientes que reciben diálisis

JUEVES, 27 de septiembre de 2018 (HealthDay News) -- Unos medicamentos utilizados comúnmente para tratar la acidez y el reflujo ácido podrían aumentar el riesgo de fracturas de cadera en los pacientes que reciben diálisis en casi un 20 por ciento, sugiere un estudio reciente.

Muchas personas con insuficiencia renal toman unos medicamentos llamados inhibidores de la bomba de protones (IBP), que reducen la producción de ácido estomacal.

"Los inhibidores de la bomba de protones son el sexto tipo más común de medicamentos que se recetan a los pacientes dependientes de la diálisis; pero su uso se asocia con un aumento en el riesgo de fracturas de cadera", señaló el autor principal del estudio, el Dr. Chandan Vangala.

El equipo de Vangala aconsejó que los pacientes que reciben diálisis que tomen un inhibidor de la bomba de protones se evalúen de forma rutinaria para determinar si siguen necesitando los medicamentos.

Los medicamentos en cuestión incluyen a IBP como omeprazol (Prilosec), lansoprazol (Prevacid) y pantoprazol (Protonix).

En el estudio, investigadores del Colegio de Medicina Baylor, en Houston, examinaron datos del Sistema de Datos Renales de EE. UU. Identificaron todas las fracturas de cadera entre los pacientes de diálisis reportadas de 2009 a 2014. Cada paciente con una fractura se emparejó con 10 personas similares que recibían diálisis y que no se rompieron la cadera.

Los investigadores también examinaron las reclamaciones de la Parte D de Medicare para registrar el uso de medicamentos recetados de los pacientes a lo largo de los tres años anteriores.

En total, el estudio incluyó unos 4,550 casos de fracturas de cadera y unos 45,500 pacientes de "control".

Tras tomar en cuenta las variables, los investigadores calcularon que el uso de inhibidores de la bomba de protones se vinculaba con un aumento del 19 por ciento en el riesgo de fractura de cadera.

Casi un 75 por ciento de los pacientes que se rompieron la cadera habían utilizado un inhibidor de la bomba de protones en los tres años anteriores. Pero los investigadores añadieron que los antagonistas del receptor de la histamina-2, como Pepcid (famotidina), no se asociaron con las fracturas de cadera.

"Recomendamos una evaluación a intervalos del uso continuado de los IBP en los pacientes dependientes de la hemodiálisis, que ya tienen una tremenda carga farmacológica", comentó Vangala en un comunicado de prensa de la Sociedad Americana de Nefrología (American Society of Nephrology).

Los autores de un editorial publicado junto con el estudio apuntaron que estos hallazgos no prueban que el uso de inhibidores de la bomba de protones provoque las fracturas de cadera.

Pero "basándonos en los datos disponibles, sugerimos que el uso de IBP en los pacientes que reciben hemodiálisis se individualice, y que se descontinúe tan pronto como esté médicamente indicado", escribieron Benjamin Lazarus y el Dr. Morgan Grams, de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Johns Hopkins, en Baltimore.

Los resultados del estudio se publicaron en la edición en línea del 27 de septiembre de la revista Clinical Journal of the American Society of Nephrology.

Más información

La Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. tiene más información sobre los inhibidores de la bomba de protones.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión