Vinculan un medicamento para la epilepsia con un riesgo más alto de conducta suicida en los usuarios jóvenes

Vinculan un medicamento para la epilepsia con un riesgo más alto de conducta suicida en los usuarios jóvenes

JUEVES, 13 de junio de 2019 (HealthDay News) -- Un nuevo estudio respalda la idea de que un medicamento usado para controlar la epilepsia y otros trastornos podría hacer que algunas personas jóvenes fueran más propensas al suicidio.

El fármaco, la pregabalina (Lyrica), pertenece a una clase de medicamentos llamada gabapentinoides. Además de su uso contra la epilepsia, esos medicamentos también se utilizan para tratar el dolor nervioso y los trastornos de ansiedad, además de los síntomas de la enfermedad de Parkinson. Pero según los investigadores británicos, la pregabalina también se ha vinculado con un mayor riesgo de conducta suicida, sobredosis, lesiones y accidentes de coche.

Las personas de 15 a 24 años parecían tener el mayor riesgo, encontraron los investigadores.

Los gabapentinoides se usan con frecuencia. El uso de los fármacos ha aumentado de forma constante, y están entre los 15 principales medicamentos que más dinero generan alrededor del mundo, anotaron investigadores dirigidos por Seena Fazel, psiquiatra en la Universidad de Oxford.

Una médica de EE. UU. familiarizada con los medicamentos afirmó que los nuevos hallazgos son una nota de precaución necesaria.

El estudio "enfoca la atención en que todos los medicamentos conllevan riesgos", señaló la Dra. Melissa Bernbaum, directora de atención de la epilepsia en el Hospital de Huntington de Northwell Health, en Huntington, Nueva York. "Al recetar un fármaco, los médicos deben sopesar los riesgos y los beneficios con cuidado".

Los gabapentinoides "no se usan específicamente para la enfermedad de Parkinson", anotó, "pero podrían usarse para tratar los síntomas y afecciones que con frecuencia se encuentran en los pacientes con enfermedad de Parkinson, por ejemplo el síndrome de las piernas inquietas".

En el nuevo estudio, el equipo de Fazel usó registros sobre las recetas, los pacientes, las muertes y el crimen para identificar a casi 192,000 jóvenes de a partir de 15 años a quienes se administraron gabapentinoides (pregabalina [Lyrica] o gabapentina) entre 2006 y 2013.

Los investigadores encontraron que, en comparación con las personas que no usaban los medicamentos, los que tomaban solo una forma de gabapentinoide (la pregabalina) tenían un riesgo un 26 por ciento más alto de conducta suicida o muerte por suicidio, un aumento del 24 por ciento en el riesgo de sobredosis, un aumento del 22 por ciento en el riesgo de lesiones en la cabeza o el cuerpo, y un aumento del 13 por ciento en el riesgo de accidentes de carretera o infracciones de tránsito.

Los investigadores no pudieron descartar que el aumento en el riesgo entre las personas de 15 a 24 años no se debiera en gran medida al incremento en la impulsividad observado en ese grupo de edad, o a las probabilidades más altas de las personas jóvenes de usar alcohol o drogas ilegales junto con un gabapentinoide.

El diseño del estudio también significa que no puede probar que el fármaco provoque las conductas riesgosas, sino solo que parecen estar conectados. Los hallazgos se publicaron el 12 de junio en la revista BMJ.

Los gabapentinoides "siguen siendo una opción terapéutica valiosa para muchas personas", enfatizó Derek Tracy, psiquiatra asesor en el Hospital de la Reina María en Londres, y autor de un editorial publicado junto con el estudio.

"Los medicamentos pueden hacer daño además de sanar, y las mejores decisiones de tratamiento se hacen en total colaboración con el paciente, tras tomar en cuenta todas las evidencias disponibles sobre ambas posibilidades", comentó en un comunicado de prensa de la revista.

Por su parte, Bernbaum enfatizó que los gabapentinoides se deben recetar según cada caso, tomando en cuenta los factores individuales del paciente.

Por ejemplo, apuntó, en el caso de la pregabalina, "otros factores podrían contribuir [al riesgo de suicidio], como el abuso de sustancias. Por tanto, es importante abordar la posibilidad de unas mayores conductas de riesgo cuando se piense en el uso de ese fármaco".

El Dr. Derek Chong mostró una precaución similar. Chong es director de atención de la epilepsia en el Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

"Es un estudio interesante, pero hay que interpretar el titular con mucho cuidado", planteó Chong. "Al revisar los detalles, está claro que la gabapentina y la pregabalina en realidad fueron protectoras en los pacientes diagnosticados con epilepsia, afecciones psiquiátricas y musculoesqueléticas, mientras que casi todos los riesgos fueron en pacientes sin esas afecciones".

Entonces, añadió Chong, "el punto principal del estudio es que los medicamentos que pensábamos que eran muy seguros para usar contra el dolor podrían de cualquier forma conllevar ciertos riesgos, y que quizá debamos replantear su uso, en particular el de la pregabalina, en las poblaciones más jóvenes".

Más información

Para más información sobre la pregabalina, visite la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión