Vinculan la segregación y la pobreza con unos peores resultados en los pacientes negros con cáncer de pulmón

Vinculan la segregación y la pobreza con unos peores resultados en los pacientes negros con cáncer de pulmón

MIÉRCOLES, 3 de febrero de 2021 (HealthDay News) -- La segregación racial podría ayudar a explicar por qué a los estadounidenses negros con un cáncer de pulmón les va peor que a sus contrapartes blancas, sugiere un nuevo estudio.

Durante años, los estudios de EE. UU. han documentado las disparidades raciales en el cáncer de pulmón. Los afroamericanos son menos propensos a recibir cirugía para el cáncer de pulmón en etapas tempranas, que es el estándar de la atención, y en general fallecen antes.

Pero los motivos no están del todo claros.

Los investigadores dijeron que el nuevo estudio implica una segregación residencial (una manifestación del racismo estructural) en las disparidades.

Encontró que los pacientes negros con cáncer de pulmón que vivían en los condados más segregados de EE. UU. tenían un 49 por ciento más de probabilidades de ser diagnosticados en una etapa avanzada, en comparación con los que vivían en las comunidades menos segregadas.

Y entre los que tenían un cáncer de pulmón en etapa temprana, los pacientes negros en las áreas altamente segregadas tenían un 47 por ciento menos de probabilidades de recibir cirugía.

En el pasado, las disparidades raciales en los resultados de salud se atribuían con frecuencia a la genética, según el Dr. Michael Poulson, un médico residente del Centro Médico de Boston que trabajó en el estudio.

"Pero todos sabemos que la raza es un constructo social", dijo Poulson.

Estos hallazgos, aseguró, resaltan el rol de las políticas históricas, lo que incluye a las prácticas discriminatorias (llamadas "redlining" en inglés, algo así como "subrayar en rojo"), que devaluaron las áreas con grandes poblaciones de negros. La falta de inversión en esas áreas significó que había menos negocios, menos oportunidades de empleo, más pobreza, unas viviendas peores y menos centros de atención de la salud.

Y los efectos de salud todavía se sienten, sugiere el estudio.

Entonces, aunque el cáncer de pulmón es una afección médica, el sistema de atención de la salud, por sí mismo, no puede borrar las disparidades raciales, señaló la autora principal, Chandler Annesi, estudiante de medicina de la Universidad de Boston.

"Cambiar esto a nivel de la atención de la salud es extremadamente difícil", dijo.

Más bien, planteó Annesi, conllevará unos esfuerzos amplios, que incluyen inversiones en las comunidades muy segregadas y "medidas reparadoras", para resolver la larga historia de discriminación racial del país.

Annesi presentó los hallazgos en la reunión anual de la Sociedad de Cirujanos Torácicos (Society of Thoracic Surgeons, STS), que se celebró en línea del 29 al 31 de enero. Los estudios presentados en reuniones generalmente se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.

El Dr. David Tom Cooke es presidente del Grupo de Trabajo de Diversidad e Inclusión de la STS. Afirmó que el estudio es "novedoso", ya que observó el tema desde el punto de vista de la segregación residencial.

Las disparidades en la atención y la supervivencia del cáncer de pulmón está bien establecidas, afirmó Cooke, que también es director de cirugía torácica general de University of California Davis Health.

Además, dijo, los afroamericanos son menos propensos a recibir pruebas de detección del cáncer de pulmón, que pueden ayudar a detectar antes la enfermedad, cuando todavía se puede tratar mediante cirugía.

"Esto es triste, porque ahora apenas alrededor de un 4 por ciento de los estadounidenses elegibles reciben las pruebas de detección", apuntó Cooke.

Ahora mismo, se recomiendan TC anuales de detección a ciertos fumadores y exfumadores a partir de los 55 años.

Annesi anotó que, incluso en esto, los afroamericanos están en desventaja, porque tienden a desarrollar el cáncer de pulmón a una edad más temprana que las personas blancas. (Un "borrón" reciente de recomendaciones del Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU. podría reducir la edad para el inicio de las pruebas de detección a los 50 años).

Cooke dijo que hay varios motivos posibles de que las personas en las áreas muy segregadas reciban un diagnóstico tardío o no reciban cirugía: la pobreza, la falta de seguro de salud, o carecer de un centro oncológico integral a una distancia razonable, por ejemplo.

Los hallazgos se basan en los datos de un sistema federal de rastreo del cáncer. Se incluyó a más de 193,000 pacientes blancos y 35,000 pacientes negros con cáncer de pulmón de células no pequeñas, la forma más común de la enfermedad.

El estudio encontró que los pacientes negros con cáncer de pulmón tuvieron una peor supervivencia que los blancos, lo que concuerda con estudios anteriores. Pero, una vez más, la segregación fue un factor.

La supervivencia mediana de los pacientes negros en las áreas más segregadas fue de 10 meses, en comparación con 12 meses entre los que vivían en los condados menos segregados. "Mediana" significa que la mitad de los pacientes sobrevivieron más tiempo, y la mitad fallecieron antes.

Otro hallazgo fue que los pacientes blancos que vivían en los condados más segregados también se enfrentaban a un mayor riesgo de un diagnóstico en una etapa tardía, y unas probabilidades más bajas de recibir cirugía, aunque los pacientes negros se vieron más afectados.

El motivo no está claro, pero Poulson dijo que la medida utilizada en el estudio no especifica si un área segregada era predominantemente blanca o negra. Los pacientes blancos en los lugares segregados quizá vivieran en comunidades marginalizadas que se enfrentaban a los problemas de la pobreza y la falta de centros de atención de la salud.

Aunque los hospitales y los médicos no pueden resolver la segregación residencial, Cooke planteó que pueden asegurarse de practicar una medicina "basada en las evidencias" para minimizar las disparidades en la atención.

Agregó que las personas diagnosticadas con cáncer deberían sentirse empoderadas para hacer preguntas como, por ejemplo, averiguar qué dicen las directrices sobre la atención que deben recibir para su cáncer.

Más información

El Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. ofrece más información sobre las disparidades raciales en el cáncer de pulmón.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Chandler Annesi, medical student, Boston University School of Medicine; Michael Poulson, MD, resident physician, Boston Medical Center; David Tom Cooke, MD, head, Section of General Thoracic Surgery, University of California Davis Health, and chairman, Workforce on Diversity and Inclusion, Society of Thoracic Surgeons, Chicago; presentation, Society of Thoracic Surgeons annual meeting, online, Jan. 29-31, 2021

Comparte tu opinión