Vinculan a las medios sociales con un mayor riesgo de depresión

MARTES, 23 de noviembre de 2021 (HealthDay News) -- Los estudios más recientes que investigan los vínculos entre el uso de los medios sociales y la depresión sugieren que ambas cosas van de la mano.

"La relación entre los medios sociales y la salud mental ha sido un tema muy debatido", apuntó el Dr. Roy Perlis, autor principal del nuevo estudio. Perlis es director del Centro de Medicamentos y Diagnósticos Experimentales del Hospital General de Massachusetts, en Boston.

Vinculan a las medios sociales con un mayor riesgo de depresión

Por un lado, los medios sociales son una forma de que las personas se mantengan conectadas con una comunidad de mayor tamaño y de obtener información sobre las cosas que les interesan, anotó Perlis. Por otro lado, incluso antes de que se reconociera la información falsa generalizada en estas plataformas, existía la sensación de que los jóvenes podrían verse afectados de forma negativa.

El nuevo estudio surge de un año de observación del uso de los medios sociales y el inicio de la depresión en casi 5,400 adultos. Ninguno reportó una depresión ni siquiera leve al principio.

Pero en múltiples encuestas a lo largo de 12 meses, el estatus de depresión había empeorado en algunos participantes, encontró el estudio. El riesgo aumentó con el uso de tres sitios de medios sociales inmensamente populares: Snapchat, Facebook y TikTok.

En cuanto a si los medios sociales en realidad provocan depresión, Perlis dijo que no está claro cuál es la gallina y cuál es el huevo.

Anotó que "una explicación posible de nuestros resultados es que las personas que están en riesgo de depresión, aunque no estén deprimidas en el momento, son más propensas a utilizar los medios sociales. Otra es que los medios sociales en realidad contribuyan a ese aumento en el riesgo".

Pero este estudio no se diseñó para distinguir entre ambas cosas, aclaró.

Para explorar la vulnerabilidad de los adultos, el equipo de Perlis se enfocó en usuarios de medios sociales de a partir de 18 años, con una edad promedio de casi 56 años. Alrededor de dos tercios eran mujeres, y más de tres cuartas partes eran personas blancas.

Todos completaron una encuesta sobre su uso de plataformas como Facebook, Instagram, LinkedIn, Pinterest, TikTok, Twitter, Snapchat o YouTube.

También se preguntó a los participantes sobre sus hábitos de consumo de noticias y el acceso al respaldo social cuando se sentían tristes o deprimidos.

Ninguno mostraba ninguna señal de depresión en la primera encuesta. Pero tras completar al menos un seguimiento similar, casi un 9 por ciento mostraban un aumento "significativo" en las puntuaciones del riesgo de depresión.

Se observó un aumento en el riesgo de los usuarios de TikTok o Snapchat que tenían a partir de 35 años, pero no en los usuarios más jóvenes. En los usuarios de Facebook se presentó la dinámica contraria: el riesgo de depresión aumentó en los menores de 35 años, pero no entre los usuarios de más edad.

Dado que las causas y los efectos específicos no están claros, Perlis apuntó que la moraleja por ahora es que los investigadores necesitan comprender mejor la relación entre los medios sociales y la salud mental.

"Incluso aunque el uso de los medios sociales solo nos informe sobre un riesgo subyacente, en lugar de provocarlo, ¿podemos comprender el motivo? ¿Podríamos ser capaces de intervenir para prevenir la depresión y la ansiedad?", preguntó Perlis.

Espera que su trabajo conduzca a algunas respuestas.

"Esperamos que nuestro trabajo informe tanto a los investigadores de la salud mental como a los legisladores para pensar sobre cómo estudiar, y potencialmente actuar respecto a, esta relación", planteó Perlis.

Una investigadora de estos temas felicitó a la nueva investigación por lograr justo esto.

"Los hallazgos del estudio actual son coherentes con otros estudios que investigan la relación entre los síntomas de depresión y el uso de los medios sociales", comentó Amanda Giordano, profesora asociada de servicios de consejería y de desarrollo humano de la Universidad de Georgia.

Giordano también se hizo eco de la necesidad de precaución al examinar cuál es la causa de qué, y ofreció varias teorías.

"Una hipótesis de la asociación entre el uso de los medios sociales y los síntomas de depresión es el acto de comparar la vida propia con las imágenes mejoradas, editadas y aparentemente perfectas de las vidas de los demás", observó. "Esto solo quizá no sea la causa de los síntomas de depresión, pero en los individuos con otros factores de riesgo y predisposiciones, el uso de los medios sociales podría contribuir al desarrollo de los síntomas".

Otra teoría es que las conexiones sociales en línea no reemplazan de forma adecuada la profundidad y la calidad de las amistades fuera de línea, dijo Giordano. Como resultado, incluso los individuos con miles de conexiones en los medios sociales pueden de cualquier forma sentirse solos, como que nadie los conoce y sin respaldo, explicó.

"Dicho de forma sencilla, las conexiones sociales quizá no logren satisfacer nuestras necesidades básicas de pertenencia y vinculación, lo que podría contribuir a los sentimientos de depresión en algunos individuos", añadió Giordano.

Los hallazgos se publicaron en la edición del 23 de noviembre de la revista JAMA Network Open.

Más información

El Hospital McLean y la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard ofrecen más información sobre el vínculo entre los medios sociales y la depresión.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Roy Perlis, MD, MSc, professor, psychiatry, Harvard Medical School, and director, Center for Experimental Drugs and Diagnostics, Massachusetts General Hospital, Boston; Amanda Giordano, PhD, associate professor, counseling and human development services, University of Georgia, Athens; JAMA Network Open, Nov. 23, 2021

Comparte tu opinión