Vinculan a las dietas veganas con un mayor riesgo de fractura ósea


LUNES, 23 de noviembre de 2020 (HealthDay News) -- Un estudio británico de gran tamaño afirma que los veganos tienen un riesgo un 43 por ciento más alto de fracturas óseas que las personas que comen carne.

Vinculan a las dietas veganas con un mayor riesgo de fractura ósea

El aumento en el riesgo no se confinó a los veganos, que no comen carne, pescado, lácteos ni huevos. Los investigadores también identificaron un riesgo notablemente más alto de fracturas de cadera entre los que comen pescado pero no carne (pescetarianos), y entre los vegetarianos que renuncian tanto a la carne como al pescado, pero que sí consumen lácteos y/o huevos.

Los hallazgos llegan tras varias décadas en que se monitorizaron la dieta y el riesgo de fractura de unos 55,000 británicos. Todos se habían inscrito en el estudio EPIC-Oxford entre 1993 y 2001. (EPIC, por las siglas en inglés de Investigación prospectiva europea sobre el cáncer y la nutrición, es uno de los estudios de cohorte más grandes del mundo).

En esta observación de la dieta y el riesgo de fracturas, "analizamos datos recolectados a lo largo de 18 años, en promedio, y encontramos que los veganos, los vegetarianos y los pescetarianos tenían unos riesgos más altos de fracturas de la cadera que los que comían carne", aseguró la autora principal, Tammy Tong, epidemióloga nutricional de la Universidad de Oxford.

"El riesgo [de fractura de cadera] de los veganos fue 2.3 veces más alto que en las personas que comían carne, lo que equivale a 15 casos más por cada 1,000 personas a lo largo de 10 años", señaló. "Además, los veganos también tenían un riesgo más alto de fracturas en cualquier otra parte del cuerpo, además de fracturas de las piernas y las vértebras, en comparación con los que comían carne".

Tong y sus colaboradores publicaron sus hallazgos en la edición en línea del 22 de noviembre de la revista BMC Medicine.

Del grupo inicial de 55,000 personas, poco más de 29,000 comían carne (eran omnívoras), unas 8,000 eran pescetarianas, 15,500 eran vegetarianas, y casi 2,000 eran veganas.

La dieta se evaluó cuando los participantes se inscribieron en el estudio EPIC-Oxford, y de nuevo en 2010. (No se evaluó el consumo de complementos). El riesgo de fracturas se monitorizó hasta 2016, a través de los expedientes del Servicio Nacional de Salud, recolectado en Inglaterra, Escocia y Gales.

En ese periodo, hubo más de 3,900 fracturas: 566 fracturas de brazo, 889 fracturas de muñeca, 945 fracturas de cadera, 366 fracturas de pierna, 520 fracturas de tobillo y 467 fracturas de otros huesos, entre ellos las costillas, la columna o la clavícula.

El riesgo más alto de fracturas que se observó entre los participantes que no comían carne sí se redujo después de que el equipo tomara en cuenta la cantidad de calcio y el total de proteína en la dieta de cada participante. El aumento en el riesgo también se redujo un poco una vez se tomó en cuenta el índice de masa corporal (IMC, una medida de la grasa corporal basada en la estatura y el peso).

Pero de cualquier forma el riesgo entre los que no comían carne siguió siendo significativamente más alto. ¿Por qué?

"Por una parte, los veganos, los vegetarianos y los pescetarianos tenían un IMC más bajo que los que comían carne", anotó Tong. Y un IMC más alto, dijo, se ha vinculado con un mejor amortiguamiento durante una caída, una mayor producción de estrógeno y unos huesos en general más fuertes.

Tong anotó que el consumo de calcio y proteína también es importante para la salud de los huesos, y que las ingestas de los que no comían carne eran más bajas. La ingesta de calcio fue particularmente baja entre los veganos de este estudio.

Pero incluso tras tomar todo esto en cuenta, los veganos seguían teniendo un riesgo general más alto de fracturas, además de un riesgo específico más alto de fracturas de las piernas y las caderas. Tong dijo que esto podría sugerir otros factores no identificados que podrían influir en la salud ósea. Se necesitan más estudios.

Lona Sandon, directora de programa del departamento de nutrición clínica del Centro Médico del Suroeste de la Universidad de Texas, en Dallas, revisó los resultados.

"Los hallazgos no son demasiado sorprendentes", aseguró, y anotó que "las dietas vegetarianas y veganas no siempre son saludables, y pueden carecer de muchos nutrientes".

Sandon añadió que esas dietas se asocian con un peso corporal más bajo, lo que en sí es un factor de riesgo de una densidad ósea baja. Una masa muscular más baja también puede ser un factor, advirtió.

Más allá del calcio y la vitamina D, unos huesos sanos también requieren unos niveles adecuados de a proteína, vitamina K, fósforo y magnesio, apuntó Sandon.

"Los vegetarianos que incluyen leche, huevos, queso o yogurt en sus dietas en general ingieren los nutrientes necesarios", dijo. "Es probable que a los veganos les falten los nutrientes mencionados arriba, además de otros como las vitaminas B esenciales, el hierro y el zinc, si no se piensan bien sus elecciones de alimentos".

Sandon planteó que la carne no es esencial para una dieta saludable, pero que incluir algo de carne, aves o pescado de vez en cuando puede ofrecer "un gran valor respecto a su costo en cuando a los nutrientes".

Más información

Aprenda más sobre las dietas sin carne en los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Tammy Tong, BSc, MPhil, PhD, nutritional epidemiologist, Cancer Epidemiology Unit, Nuffield Department of Population Health, University of Oxford, U.K.; Lona Sandon, PhD, MEd, RDN, LD, program director and associate professor, department of clinical nutrition, University of Texas Southwestern Medical Center, Dallas; BMC Medicine, Nov. 22, 2020, online

Comparte tu opinión