Vapear podría afectar la salud de los vasos sanguíneos

Vapear podría afectar la salud de los vasos sanguíneos
| Foto: ISTOCK

Otra señal de que los cigarrillos electrónicos distan mucho de ser inocuos: un nuevo estudio de laboratorio sugiere que vapear daña a las células que revisten las paredes interiores de los vasos sanguíneos, y podría acelerar los problemas cardiacos.

Era más probable que unas células endoteliales cultivadas en laboratorio murieran o sufrieran una función alterada cuando se exponían al vapor de un cigarrillo electrónico, reportaron los investigadores.

Si ese mismo efecto ocurre en el cuerpo humano, entonces los usuarios de cigarrillos electrónicos podrían potencialmente tener un mayor riesgo de ataque cardiaco y accidente cerebrovascular, advirtió el investigador sénior, el Dr. Joseph Wu, director del Instituto Cardiovascular Stanford, en California.

"Si usted es un [usuario] crónico de cigarrillos electrónicos, es probable que sea más propenso a sufrir a una enfermedad vascular en el futuro", aseguró Wu. "No contienen los carcinógenos asociados con fumar, pero no use los cigarrillos electrónicos dando por sentado que será bueno para su salud cardiovascular".

Las células endoteliales que revisten la superficie interior de los vasos sanguíneos tienen un papel crítico en la salud cardiaca, explicaron los investigadores.

Esas células deben ser flexibles para ayudar a manejar la presión arterial, y si se dañan pueden atraer más placas de colesterol, que contribuyen al estrechamiento de las arterias y al accidente cerebrovascular, señaló Wu.

En el estudio, Wu y sus colaboradores cultivaron células endoteliales de muestras de sangre extraídas de cinco fumadores, cinco no fumadores, dos usuarios de cigarrillos electrónicos y dos personas que usaban tanto cigarrillos electrónicos como cigarrillos de tabaco.

Entonces, esas células endoteliales se expusieron a seis tipos de vapor de distintos líquidos para cigarrillos electrónicos que los investigadores compraron en línea.

Tras la exposición, era más probable que las células murieran de forma precoz y mostraran aumentos en los niveles de daño en el ADN, dijeron los autores del estudio.

Las células también fueron menos capaces de ayudar a formar nuevos vasos sanguíneos o de participar en la curación de las heridas, mostraron los hallazgos.

"El panorama general es que, al contrario de lo que la gente piensa, los cigarrillos electrónicos no son perfectamente seguros", enfatizó Wu.

La exposición a los líquidos para cigarrillos electrónicos con sabor a canela y mentolado resultó ser particularmente nociva para las células, reportaron los investigadores. Los sabores de caramelo y vainilla también afectaron a las células, pero no tan gravemente.

Los hallazgos se publicaron en línea el 27 de mayo en la revista Journal of the American College of Cardiology.

La Dra. Rose Marie Robertson, subdirectora médica de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association), indicó que "lo sorprendente fue que hubo efectos muy potentes, tanto en términos de los mecanismos específicos que observaron como de que los efectos no fueron muy distintos entre las células de los fumadores de cigarrillos electrónicos y las de los fumadores de cigarrillos".

Wu comentó que los investigadores sospechan que distintos componentes del vapor de los cigarrillos electrónicos podrían hacer daño a las células de los vasos sanguíneos de distintas formas.

El vapor incluye nicotina, saborizantes y solventes, y todos podrían contribuir de distintas formas a la muerte celular, el estrés oxidativo de las células y la inflamación, sugirieron los autores del estudio.

Parte del problema es que los cigarrillos electrónicos usan saborizantes que han sido aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. para su ingesta, pero no necesariamente para su inhalación, anotó Robertson.

"Gradualmente, se acumulan evidencias que muestran que esos compuestos tienen graves efectos nocivos en las células", dijo Robertson.

El uso de los cigarrillos electrónicos se ha disparado desde su introducción hace una década.

La FDA estima que más de 3.5 millones de estudiantes de escuela intermedia y secundaria usaron cigarrillos electrónicos en 2018, aunque las ventas a menores de edad están prohibidas. Uno de cada cinco estudiantes de secundaria ha probado los cigarrillos electrónicos.

Hay una gran preocupación de que esos adolescentes al final acaben usando cigarrillos electrónicos a largo plazo, y de que el daño que sufren sus vasos sanguíneos empeore con el tiempo, advirtieron Wu y Robertson.

"Es importante que los usuarios de cigarrillos electrónicos se den cuenta de que esas sustancias circulan en sus cuerpos y afectan a su salud vascular", añadió Wu.

Más información

El Cirujano General de EE. UU. ofrece más información sobre los efectos de los cigarrillos electrónicos en la salud.

Comparte tu opinión