Vacunar a los niños contra la gripe protege a todo el mundo

Vacunar a los niños contra la gripe protege a todo el mundo

Cuando los estudiantes de la escuela primaria se ponen la vacuna anual contra la gripe, todo el mundo se beneficia, muestra un nuevo estudio.

Un aumento en la tasa de vacunación de los estudiantes de primaria en California se asoció con una reducción en las hospitalizaciones de las personas en todos los demás rangos de edad, informan los investigadores.

Los resultados no sorprenden a los expertos en salud pública, dada la reputación bien merecida de los niños como un vector importante para la propagación de las enfermedades virales.

"Básicamente, se correlaciona con todo lo que sabemos sobre la salud pública, la vacunación, y los niños y el impacto de los niños en la propagación de enfermedades virales por toda la comunidad", señaló el Dr. Eric Cioe-Pena, director de salud global de Northwell Health, en New Hyde Park, Nueva York.

Pero el estudio sí resalta la necesidad continua de convencer a los padres renuentes de la importancia de ponerles a sus hijos la vacuna anual contra la gripe, añadió Cioe-Pena.

"Tenemos un problema con la renuencia ante las vacunas [en Estados Unidos] cuando se trata de los niños", lamentó Cioe-Pena. "Para mí, si no se resuelve la raíz de la renuencia, es probable que no tenga un gran impacto".

En este estudio, unos investigadores dirigidos por Jade Benjamin-Chung, de la Universidad de California, en Berkeley, monitorizaron un programa escolar de vacunación contra la gripe implementado en toda la ciudad de Oakland, California, y compararon su éxito con las tasas de hospitalizaciones asociadas con la gripe.

Tras cuatro años, el programa había mejorado la cobertura de la vacunación en un 11 por ciento entre los niños que asistían a más de 95 preescolares y escuelas primarias de Oakland, reportaron los investigadores.

El aumento en la tasa de vacunación se asoció con 37 hospitalizaciones menos relacionadas con la gripe por cada 100,000 personas en todas las demás personas en la comunidad: los niños de 4 años o menos, además de las personas de a partir de 13 años.

También hubo 160 hospitalizaciones menos por influenza por cada 100,000 personas entre los adultos de a partir de 65 años, mostraron los resultados.

Los niños de la escuela primaria también se beneficiaron: los investigadores observaron una reducción en las ausencias escolares relacionadas con la enfermedad durante la temporada de gripe.

Los hallazgos se publicaron en la edición en línea del 18 de agosto de la revista PLOS Medicine.

"Sabemos que los niños magnifican a la influenza", señaló el Dr. Amesh Adalja, experto sénior del Centro de Seguridad de la Salud Johns Hopkins, en Baltimore. "Se puede prever que hacer el intento de aumentar las tasas de vacunación de los niños tenga un impacto en cascada en la temporada de la gripe. Hacer que para los niños vacunarse sea fácil es una forma de mejorar nuestra capacidad de gestionar la influenza".

Los niños tienden a obtener un mayor beneficio de la vacuna contra la gripe, porque sus sistemas inmunitarios están más frescos y responden más, añadió Adalja.

"En las personas más jóvenes, la vacuna induce más anticuerpos que en los individuos de a partir de 70 años", explicó Adalja. "Los sistemas inmunitarios de las personas mayores no responden igual de bien a la vacuna que los de los individuos más jóvenes. Ese es el motivo de que usemos vacunas de dosis alta en la población de personas mayores".

Dados estos resultados, quizá tenga sentido promover las vacunas contra la gripe para los niños con la misma intensidad que se promueven para los adultos mayores y los trabajadores de la atención de la salud, planteó el Dr. Waleed Javaid, director de prevención y control de las infecciones de Mount Sinai Downtown, en la ciudad de Nueva York.

"Cuando mejoramos nuestra protección de cualquier aspecto de la sociedad donde tenemos unos ámbitos grupales y las personas se mezclan entre sí (como [los] militares, los hospitales o las escuelas), esto protege a la población en general", afirmó Javaid.

Adalja se mostró de acuerdo.

"Nuestra meta en Estados Unidos es vacunar a todo el mundo, a partir de los 6 meses de edad, con la vacuna contra la influenza. Esta debe seguir siendo la meta", enfatizó Adalja. "Si se va a priorizar dentro de ese grupo, entonces los niños deben ser un grupo mayoritario a vacunar, porque propulsan a la gripe, pero también creo que hay que vacunar a las personas vulnerables, es decir, los mayores y las personas con otras afecciones médicas. También deben ser un grupo prioritario".

Comparte tu opinión