Unos niveles altos de estrógeno en el útero podrían aumentar el riesgo de autismo

Unos niveles altos de estrógeno en el útero podrían aumentar el riesgo de autismo

LUNES, 29 de julio de 2019 (HealthDay News) -- Una nueva investigación británica reafirma la teoría de que unos niveles elevados de hormonas sexuales en el útero podrían tener un rol en el riesgo de autismo.

Estudios anteriores ya han implicado unas concentraciones uterinas más altas de las hormonas sexuales masculinas (los andrógenos) en un aumento de las probabilidades de un trastorno del espectro autista, anotó un equipo dirigido por Simon Baron-Cohen, director del Centro de Investigación sobre el Autismo de la Universidad de Cambridge.

Ese hallazgo anterior podría ayudar a explicar por qué el autismo es mucho más prevalente entre los chicos que entre las chicas.

Pero la investigación más reciente del equipo de Cambridge sugiere que la exposición a unos niveles altos de hormonas estrogénicas en el útero también podría aumentar las probabilidades de autismo.

En el nuevo estudio, Baron-Cohen y sus colaboradores evaluaron muestras del líquido amniótico de 98 individuos muestreados por Danish Biobank, un repositorio de muestras amnióticas de más de 100,000 embarazos.

Posteriormente, los 98 individuos desarrollaron un trastorno del espectro autista.

Los investigadores observaron específicamente los niveles de cuatro hormonas estrogénicas distintas.

Compararon los niveles de las 98 personas con autismo con los de muestras amnióticas de 177 personas que no tenían el trastorno. Esta vez, el grupo de Baron-Cohen encontró una relación incluso más firme con el autismo que la observada con unos niveles más altos de hormonas sexuales masculinas.

"Este nuevo hallazgo respalda la idea de que un aumento en las hormonas sexuales esteroides prenatales es una de las causas potenciales de la afección", señaló Baron-Cohen en un comunicado de prensa de la universidad. "La genética es otra [causa] bien establecida, y es probable que estas hormonas interactúan con factores genéticos y afecten al desarrollo del cerebro del feto".

La Dra. Ruth Milanaik es una experta en autismo que dirige el programa de seguimiento del neurodesarrollo neonatal en el Centro Médico Pediátrico Cohen, en New Hyde Park, Nueva York. Al revisar los nuevos hallazgos, se mostró de acuerdo en que es probable que el autismo no tenga una sola causa.

"Es un estudio potente que nos acerca a comprender las raíces del problema, pero sin duda no [es] una causa definitiva", apuntó Milanaik. "Se necesita más investigación en todas las áreas con el objetivo de comprender del todo las implicaciones de estos hallazgos".

Por su parte, Baron-Cohen enfatizó que la evaluación de los niveles de hormonas uterinas en el embarazo para medir el riesgo fututo de autismo no es la meta de esta investigación.

"Nos interesa comprender el autismo, no prevenirlo", dijo, y añadió que los hallazgos no se deben utilizar para desarrollar una prueba de detección de ese tipo.

De hecho, todavía ni está claro qué podría hacer que los niveles de las hormonas sexuales aumenten en el útero, apuntaron los investigadores.

Según Alex Tsompanidis, coautor del estudio y estudiante de postgrado en la Cambridge, "esas hormonas elevadas podrían provenir de la madre, el bebé o la placenta. Nuestro próximo paso debe ser estudiar todas esas fuentes posibles y la forma en que interactúan durante el embarazo".

Los hallazgos se publicaron en la edición en línea del 29 de julio de la revista Molecular Psychiatry.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre el autismo.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión