Unos medicamentos comunes podrían ayudar a fomentar la resistencia a los antibióticos, encuentra un estudio

Unos medicamentos comunes podrían ayudar a fomentar la resistencia a los antibióticos, encuentra un estudio

VIERNES, 23 de marzo de 2018 (HealthDay News) -- Más de una cuarta parte de los medicamentos que no son antibióticos inhiben el crecimiento de las bacterias en los intestinos humanos, y podrían contribuir a la resistencia a los antibióticos, sugiere una investigación reciente.

En los intestinos humanos viven muchas especies de bacterias, lo que colectivamente se conoce como el microbioma intestinal, y los antibióticos pueden afectar a ese equilibrio. Pero el efecto de los medicamentos no antibióticos en las bacterias intestinales no ha estado claro.

Los investigadores del Laboratorio Europeo de Biología Molecular, en Alemania, evaluaron unos 1,000 medicamentos en 40 especies de bacterias intestinales. De los 923 medicamentos que evaluaron y que no eran antibióticos, 250 afectaban al crecimiento de al menos una especie de bacteria intestinal.

"La cantidad de medicamentos no relacionados que afectan a los microbios intestinales como daño colateral resultó sorprendente. Sobre todo dado que sabemos que es probable que la cantidad real sea incluso mayor", comentó el coautor del estudio, Peer Bork, en un comunicado de prensa del laboratorio.

Bork indicó que el cambio en la conformación de las bacterias intestinales contribuye a los efectos secundarios de los medicamentos, pero que también podría formar parte de la acción beneficiosa de los medicamentos.

El coautor Kiran Patil apuntó que a los científicos les falta mucho por aprender.

"Todavía no sabemos el modo en que la mayoría de estos fármacos se dirigen a los microbios, cómo se manifiestan esos efectos en el anfitrión humano, y cuáles son los resultados clínicos", señaló Patil. "Debemos estudiar esas relaciones con cuidado, dado que este conocimiento podría mejorar de forma dramática nuestra comprensión, y la eficacia de los medicamentos existentes".

Los hallazgos abren la preocupante posibilidad de que los medicamentos que no son antibióticos podrían contribuir a la resistencia a los antibióticos, añadió otro coautor.

"Esto es alarmante, si se toma en cuenta que en nuestra vida tomamos muchos medicamentos que no son antibióticos, con frecuencia durante largos periodos", comentó el coautor Nassos Typas. "Aun así, no todos los fármacos afectan a las bacterias intestinales, y no todas las resistencias serán comunes. En algunos casos, la resistencia a los medicamentos que no son antibióticos específicos provocará sensibilidad a antibióticos específicos, abriendo caminos para diseñar unas combinaciones farmacológicas óptimas".

Los investigadores dijeron que su estudio es el primero en investigar las interacciones directas entre medicamentos mercadeados de todos tipos y las bacterias intestinales individuales.

Esta línea de investigación podría también conducir a terapias farmacológicas personalizadas, según el coautor del estudio Georg Zeller.

"Todos portamos distintas especies bacterianas, además de varias comunes, y además de eso portamos distintos individuos de la misma especie, llamadas cepas. Esas cepas pueden tener funcionalidades muy distintas, que incluyen la respuesta a los medicamentos", indicó Zeller.

"Por tanto, es probable que muchas interacciones entre medicamentos y microbios sean individuales, lo que abre el camino a unas terapias farmacológicas personalizadas para el microbioma intestinal individual".

Los hallazgos aparecen en la edición del 19 de marzo de la revista Nature.

Más información

Los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. tienen más información sobre las bacterias intestinales.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión