Médicos instan a los estadounidenses a usar máscaras faciales

Médicos instan a los estadounidenses a usar máscaras faciales

Tres importantes grupos de médicos instan a los estadounidenses a usar máscaras faciales, lavarse las manos y practicar el distanciamiento social, mientras los casos de coronavirus continúan disparándose en Estados Unidos.

En una carta abierta al público publicada el lunes, los grupos anotaron que las órdenes de confinamiento en casa y otras políticas de distanciamiento social controlaron la propagación de la COVID-19 en la primavera.

"Pero en las semanas desde que los estados comenzaron a reabrir, se abandonaron rápidamente algunas de las medidas que eran esenciales para el progreso que hemos logrado. Y ahora estamos viendo en tiempo real cómo un aumento dramático de los casos de COVID-19 elimina las victorias que conseguimos con tanto esfuerzo", declaró la carta de la Asociación Americana de Medicina (American Medical Association), la Asociación Americana de Hospitales (American Hospital Association) y la Asociación Americana de Enfermeros (American Nurses Association).

"Los hospitales de algunos estados ya alcanzaron o están cerca de la capacidad de las UCI. La escasez de equipo de protección personal y de suministros para las pruebas continúa planteando una grave amenaza tanto para los trabajadores de la atención de la salud como para los pacientes", advertía la carta. "Y la semana pasada, el Dr. Anthony Fauci declaró al Congreso que EE. UU. podría experimentar 100,000 casos nuevos de coronavirus cada día si no se toman más precauciones".

"Por ese motivo, como médicos, enfermeros, líderes de los hospitales y los sistemas de salud, investigadores y expertos en salud pública, instamos al público estadounidense a tomar las sencillas medidas que se sabe que ayudan a detener la propagación del virus: usar una máscara facial, mantener la distancia física y lavarse las manos", aconsejaba la carta.

El momento de hacerlo es ahora: Estados Unidos alcanzó otro récord en el promedio acumulado de siete días de casos nuevos durante 27 días consecutivos el domingo, con 48,000 infecciones nuevas. Ya se han infectado más de 2.9 millones de estadounidenses. Al mismo tiempo, las hospitalizaciones relacionadas con el coronavirus llegaron a sus niveles más altos hasta la fecha en Arizona y Nevada.

Pero los estadounidenses "no son impotentes ante esta crisis de salud pública, y podemos vencerla de la misma forma que vencimos a amenazas de salud pública anteriores, al permitir que la ciencia y las evidencias conformen nuestras decisiones y orienten a nuestras acciones", señalaron los grupos.

"Pero de lo que no cabe duda, y lo que la ciencia y las evidencias nos dicen, es que la COVID-19 no se ha acabado, y que debemos resistirnos a confundir una reapertura con una vuelta a la normalidad. Hacerlo empeorará esta crisis y resultará en más sufrimiento y muertes", advirtió la carta.

Comparte tu opinión