Unos gérmenes peligrosos que flotan en los microplásticos del océano terminan en los alimentos y el agua

VIERNES, 29 abril de 2022 (HealthDay News) -- Unos parásitos terrestres que representan un riesgo para la salud humana y la vida salvaje pueden desplazarse en los millones de libras de microplásticos que flotan en los océanos, muestra un estudio reciente.

"Es fácil para las personas dejar de lado los problemas con el plástico como algo que no va con ellos, y pensar 'no soy una tortuga en el océano, no me atragantaré con esto'", comentó Karen Shapiro, autora para la correspondencia. Shapiro es experta en enfermedades infecciosas y profesora asociada de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de California, en Davis.

Unos gérmenes peligrosos que flotan en los microplásticos del océano terminan en los alimentos y el agua

"Pero una vez que se empieza a hablar sobre enfermedades y la salud, hay más poder para implementar el cambio", planteó en un comunicado de prensa de la universidad. "En realidad, los microplásticos mueven a los gérmenes, y estos gérmenes acaban en nuestra agua y en nuestros alimentos".

Los microplásticos, que no son mayores que un grano de arroz, han contaminado aguas tan remotas como las de la Antártida.

Este estudio encontró que tres parásitos terrestres que causan enfermedades pueden ser transportados por los microplásticos hasta llegar a los océanos, y terminar en lugares en los que normalmente no se encontrarían.

Los tres parásitos son el Toxoplasma gondii, el Cryptosporidium (Crypto) y la Giardia, que pueden infectar tanto a los humanos como a los animales.

El T. gondii, un parásito que solo se encuentra en las heces de gato, ha infectado con la enfermedad de la toxoplasmosis a muchas especies oceánicas. Se ha relacionado con las muertes de nutrias marinas y ha puesto en peligro crítico a la vida salvaje, incluidos los delfines de Héctor y las focas monje de Hawái. En las personas, la toxoplasmosis puede provocar una enfermedad para toda la vida, y trastornos del desarrollo y reproductivos.

El Crypto y la Giardia provocan enfermedades gastrointestinales, y pueden ser mortales en niños pequeños y personas con sistemas inmunitarios débiles, afirmaron los autores del estudio.

En el estudio, los investigadores realizaron experimentos de laboratorio para evaluar si los parásitos permanecen adheridos a dos tipos de microplásticos en el agua marina: las microesferas de polietileno (que a menudo se encuentran en cosméticos como los exfoliantes y los limpiadores) y las microfibras de poliéster (que se encuentran en la ropa y en las redes de pesca).

Los parásitos se adhirieron mejor a las microfibras que a las microesferas, pero ambas pueden transportar a los parásitos, según el estudio publicado en la edición en línea del 26 de abril de la revista Scientific Reports.

Si bien los microplásticos que flotan en la superficie del océano pueden viajar distancias largas, los que se hunden pueden concentrar los parásitos cerca del fondo del mar, donde viven animales que se alimentan por filtración, como el zooplancton, las almejas, los mejillones, las ostras, el abulón y otros mariscos.

"Este trabajo demuestra la importancia de prevenir las fuentes de microplásticos en nuestros océanos", planteó Chelsea Rochman, coautora del estudio, experta en contaminación con plásticos y profesora asistente de ecología en la Universidad de Toronto. "Las estrategias de mitigación incluyen filtros en las lavadoras y en las secadoras, celdas de biorretención u otras tecnologías para tratar las aguas pluviales, y las mejores prácticas de gestión para evitar la liberación de microplásticos de las industrias plásticas y los lugares de construcción".

Más información

Si desea obtener más información sobre los microplásticos, visite la Sociedad Nacional de Geografía (National Geographic Society).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: University of California, Davis, news release, April 26, 2022

Comparte tu opinión