Unos éticos médicos aconsejan que se permita a los hombres fallecidos ser donantes de esperma

Unos éticos médicos aconsejan que se permita a los hombres fallecidos ser donantes de esperma

MIÉRCOLES, 22 de enero de 2020 (HealthDay News) -- ¿Se debería permitir a un hombre moribundo que deje que los médicos recolecten su esperma para el uso posible por parte de desconocidos tras su muerte? Sí, afirman dos éticos médicos de Reino Unido.

En un artículo que se publicó el 20 de enero en la revista Journal of Medical Ethics, los doctores Nathan Hodson y Joshua Parker dijeron que esas donaciones serían similares al proceso de donación de órganos.

"Si es moralmente aceptable que los individuos puedan donar sus tejidos para aliviar el sufrimiento de otros en 'trasplantes que mejoran la vida', no vemos motivos para que esto no pueda ampliarse a otras formas de sufrimiento, como la infertilidad, que puede o no ser considerada como una enfermedad" escribió el equipo.

Hodson es ético de la Universidad de Leicester, mientras que Parker trabaja en el Hospital de Wythenshawe en Manchester, Inglaterra.

Los autores apuntaron a la situación de las parejas infértiles en Gran Bretaña, donde actualmente la demanda de esperma donado supera a las existencias. Dar a los hombres la opción de añadir el esperma a la lista de artículos corporales a ser recolectados y donados tras su fallecimiento podría ayudar a aliviar ese problema, señalaron Hodson y Parker en un comunicado de prensa de la revista.

El esperma se puede recolectar tras la muerte a través de la estimulación eléctrica de la glándula prostática o de una cirugía, y entonces se congela hasta que se necesite, apuntaron los éticos. Las preocupaciones sobre la posible transmisión de genes "malsanos" pueden aliviarse mediante evaluaciones de salud tanto del donante como del esperma.

La Dra. Nicol Noyes es jefa de endocrinología e infertilidad de Northwell Health en Manhasset, Nueva York. Al leer el nuevo artículo, dijo que el uso póstumo del esperma donado es algo que los especialistas en fertilidad gestionan en sus prácticas.

"Ya he creado niños usando gametos [células reproductivas], tanto esperma como óvulos, póstumamente, lo que significa que la persona había muerto en el momento en que el niño fue concebido y nació", comentó. "La persona que provee el gameto había dado su consentimiento, antes de quedar discapacitada, por ejemplo, por un cáncer terminal o una enfermedad metabólica grave".

Para ella, siempre y cuando haya un consentimiento informado del donante, y el esperma se considere libre de enfermedades contagiosas, "parecería razonable permitir que esa persona done esperma con la intención de crear a una persona", aseguró Noyes.

Además de ayudar a las parejas infértiles a crear un bebé, "sin duda también proveería un medio para que la persona moribunda sienta que 'continúa viviendo' o, como alternativa, que está transmitiendo sus atributos, en particular si no tiene ninguna descendencia con quien esté genéticamente vinculada", apuntó Noyes.

Según Hodson y Parker, las evidencias sugieren que el esperma recolectado tras la muerte puede resultar en embarazos y niños sanos, incluso cuando se recolecta 48 horas tras el fallecimiento.

Noyes añadió que, una vez se recolecta, el esperma congelado dura mucho tiempo. Pero con el tiempo podrían surgir dudas éticas.

"Una pregunta que puede surgir es cuánto tiempo se debe guardar un esperma en particular que nadie desee", planteó Noyes. "Otra pregunta podría ser si debería haber una duración máxima del almacenamiento de todas las muestras, o si cruzar generaciones es adecuado. Una vez se congela, el esperma es bueno 'para siempre', o al menos durante décadas, e incluso siglos".

Y, por supuesto, existe el tema de la familia superviviente del donante, dijo.

Igual que sucede con los órganos sólidos, las familias todavía podrían tener el derecho de negarse a la donación del esperma tras la muerte, aseguró el equipo británico, y las expectativas respecto al estatus de un niño nacido del uso de ese tipo de esperma tendrían que clarificarse antes de la donación.

"El punto importante es que las consideraciones de la familia, incluyendo a la pareja romántica que sobreviva al hombre fallecido, no justifican una prohibición general del uso del esperma recolectado tras la muerte, sobre todo si el donante ha especificado su deseo de donar", escribieron Hodson y Parker.

Pero Noyes anotó que los rápidos avances en la tecnología están complicando el tema.

"Tradicionalmente, la donación del esperma ha sido en gran medida un proceso anónimo", apuntó, de manera que los niños concebidos mediante el esperma donado tenían muchas dificultades para averiguar quién era su padre biológico. Pero con la llegada de las plataformas de análisis genético, como 23andMe y AncestryDNA, "ya no se puede garantizar la anonimidad", dijo Noyes.

Y una vez un niño concebido mediante esperma donado alcance la mayoría de edad, añadió, ¿podría opinar respecto a si el esperma de su padre podría usarse para crear medios hermanos?

Todo esto significa que el panorama ético de la donación del esperma sigue evolucionando, aseguró Noyes. "Tengo curiosidad de ver qué sucede en este nuevo capítulo y cómo influirá a las personas y al proceso de adopción y de donación de gametos", dijo.

Más información

El Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano de EE. UU. ofrece más información sobre la infertilidad masculina.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión