Unos ensayos con monos ofrecen esperanzas de una alternativa no adictiva a los opioides

Unos ensayos con monos ofrecen esperanzas de una alternativa no adictiva a los opioides

JUEVES, 30 de agosto de 2018 (HealthDay News) -- La crisis en curso de adicción a los opioides significa que la búsqueda de unos analgésicos potentes pero no adictivos es más urgente que nunca. Ahora, un equipo de científicos afirma que quizá se esté acercando a esa meta.

Una investigación con monos sugiere que un analgésico experimental, llamado AT-121, no solo es muy efectivo para aliviar el dolor, sino que también podría mitigar los efectos adictivos de los opioides.

El AT-121 ofrece el mismo nivel de alivio del dolor que un opioide típico, pero a una dosis 100 veces más baja que la morfina, según el equipo de investigación del Centro Médico Bautista Wake Forest, en Winston-Salem, Carolina del Norte.

"En nuestro estudio, encontramos que el AT-121 era seguro y no era adictivo, y que además era un analgésico efectivo", aseguró Mei-Chuan Ko, profesor de fisiología y farmacología en el hospital.

"Además, este compuesto también fue efectivo para bloquear el potencial de abuso de los opioides recetados, de forma muy parecida a lo que la buprenorfina hace con la heroína, así que esperamos que pueda usarse para tratar [tanto] el dolor como el abuso de opioides", añadió Ko en un comunicado de prensa del Wake Forest.

La investigación mostró que, al menos en los monos, el AT-121 suprimió el potencial adictivo de la oxicodona (Oxycontin), un opioide recetado del que comúnmente se abusa.

En los experimentos, los monos podían "autoadministrarse" sustancias potencialmente adictivas, como la cocaína o la oxicodona, pero cuando recibieron AT-121, no fueron más propensos a hacerlo que cuando habían recibido unas simples soluciones salinas.

Según el equipo de Ko, esto sugiere que el AT-121 carece del potencial adictivo de los opioides típicos.

Y a diferencia de los opioides típicos, no se observaron síntomas de abstinencia cuando los monos dejaron de usar el AT-121 tras tres días, apuntaron los investigadores.

El AT-121 también pareció aliviar el dolor sin algunos de los efectos secundarios típicos de los opioides, como la picazón, las dificultades del movimiento, y los problemas respiratorios y de otros tipos.

Por supuesto, los ensayos realizados con animales a veces no dan resultado en las personas. Pero Ko anotó que los monos son un modelo muy cercano a los humanos.

"El hecho de que estos datos fueron con primates no humanos, una especie emparentada muy de cerca con los humanos", sugiere que los hallazgos tienen muchas probabilidades de ser replicados en ensayos clínicos con personas, aseguró.

Pero se necesita más investigación, incluyendo estudios sobre la seguridad, antes de solicitar la aprobación para realizar dicho ensayos clínicos a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU., añadió Ko.

El estudio aparece en la edición del 29 de agosto de la revista Science Translational Medicine.

Más información

El Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EE. UU. tiene más información sobre los opioides recetados.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión