Unos defectos cardiacos en los bebés se vinculan con problemas del corazón en las madres más adelante

Unos defectos cardiacos en los bebés se vinculan con problemas del corazón en las madres más adelante

LUNES, 2 de abril de 2018 (HealthDay News) -- Las mujeres que tienen bebés con un defecto cardiaco congénito podrían enfrentarse a un riesgo más alto de enfermedad cardiaca años más tarde, sugiere un estudio de gran tamaño.

Los investigadores encontraron que entre más de un millón de mujeres, las que habían dado a luz a un bebé con un defecto cardiaco tenían hasta un 43 por ciento más de probabilidades de ser hospitalizadas por problemas cardiacos a lo largo de los próximos 25 años.

El estudio es el primero en vincular los defectos cardiacos de los recién nacidos con la enfermedad cardiaca en las madres. Y los expertos apuntan que los motivos de los hallazgos no están claros.

"Creo que las mujeres deben ser conscientes de los hallazgos, pero no preocuparse por ellos", planteó la Dra. Mary Ann Bauman, una vocera de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) que no participó en el estudio.

Bauman dijo que el estudio tuvo algunas limitaciones. Por ejemplo, los investigadores no pudieron examinar si el tabaquismo explicaba al menos en parte la conexión. Este hábito puede aumentar los riesgos tanto de defectos cardiacos congénitos como de enfermedades del corazón en los adultos.

Pero es plausible que los problemas cardiacos de un niño contribuyan al futuro riesgo de enfermedad cardiaca de la madre.

"La madre está totalmente enfocada en su hijo", dijo Bauman. Debido a esto, añadió, sus propios problemas de salud podrían quedar de lado.

Además, anotó Bauman, hay un rol potencial del estrés crónico, tanto emocional como financiero, sobre todo si un niño tiene un defecto cardiaco más grave que requiere procedimientos y hospitalizaciones repetitivos.

Según Bauman, la moraleja es que se debe transmitir a las madres el mensaje de que tienen el "permiso" de cuidar de sí mismas.

"Cuidar la propia salud no significa que una esté descuidando a su hijo", enfatizó.

En todo el mundo, los defectos cardiacos congénitos afectan a casi 8 de cada 1,000 recién nacidos. Esto los convierte en la forma más común de defecto congénito, según los investigadores del estudio, dirigidos por la Dra. Nathalie Auger, de la Universidad de Montreal.

Pero hasta ahora no ha estado claro si las madres de esos bebés tenían algún riesgo particular de desarrollar ellas mismas enfermedad cardiaca, anotaron los investigadores.

Los hallazgos del estudio se basan en los expedientes médicos de más de un millón de mujeres que dieron a luz en Quebec, Canadá, entre 1989 y 2013. De esas mujeres, 16,400 tuvieron un bebé con un defecto cardiaco.

En la mayoría de los casos, los defectos eran relativamente leves y el tratamiento se podía retrasar o no se necesitaba en lo absoluto. Pero poco más de 1,500 bebés tenían defectos "críticos", como obstrucciones entre el corazón y los pulmones y agujeros entre las cámaras del corazón, que requerían un tratamiento inmediato.

A lo largo de los 25 años siguientes, las mamás de esos bebés fueron más propensas a ser hospitalizadas por un ataque cardiaco, insuficiencia cardiaca u otros problemas del corazón, encontraron los investigadores.

Entre las mujeres cuyos bebés tuvieron defectos críticos, hubo más o menos unas 3.4 hospitalizaciones por cada 1,000 mujeres cada año, según el informe. Esa cifra fue de 3.2 por cada 1,000 entre las mamás de bebés con defectos menos graves, y de 2.4 por cada 1,000 entre las mujeres cuyos bebés no tenían defectos cardiacos.

Los investigadores sopesaron otros factores tanto durante como después del embarazo, por ejemplo la edad de las mujeres cuando dieron a luz, y los problemas de salud documentados como la diabetes, la obesidad y la depresión.

Resulta que esos factores no explicaron del todo el vínculo entre los defectos cardiacos congénitos y la enfermedad cardiaca en las madres. Las madres de bebés con defectos críticos seguían teniendo un 43 por ciento más de probabilidades de ser hospitalizadas por problemas del corazón, en comparación con las madres de los bebés sin defectos cardiacos.

Si el bebé tenía un defecto cardiaco menos grave, el riesgo era un 24 por ciento más alto, mostraron los hallazgos.

"Esto no significa que esté destinada a sufrir un ataque cardiaco", enfatizó Bauman. "Sí significa que también debe cuidar de sí misma. No ignore su propia salud".

El Dr. Ali Zaidi es director del programa de enfermedad cardiaca congénita en los adultos en el Centro Médico Montefiore, en la ciudad de Nueva York.

Zaidi concurrió en que los hallazgos no deben alarmar a las mujeres. También dijo que se necesitan más estudios para comprender qué sucede, incluyendo si la genética, el estrés crónico u otros problemas subyacentes de salud que este estudio no pudo abordar tienen un rol.

Aún así, Zaidi dijo que los hallazgos son "fascinantes", y dijo que brindan un mensaje a los médicos. "Es probable que debamos enfocarnos más en las madres", señaló. "Debemos observar su riesgo cardiovascular y qué pueden hacer para mitigarlo".

Zaidi anotó que esto incluye las medidas que todo el mundo necesita, como una alimentación más saludable, un ejercicio regular y un mejor control de la presión arterial.

Los hallazgos del estudio aparecen en la edición en línea del 2 de abril de la revista Circulation de la Asociación Americana del Corazón.

Más información

La Asociación Americana del Corazón ofrece más información sobre la enfermedad cardiaca en las mujeres.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión