Unos científicos desarrollan un parche que advierte de una sobredosis de drogas en ciernes

MARTES, 17 de mayo de 2022 (HealthDay News) -- Estados Unidos se enfrenta a una epidemia de sobredosis de medicamentos y drogas, y unos investigadores están desarrollando un parche portátil que puede detectar una sobredosis de opioides en ciernes y administrar dosis de un fármaco que puede salvar vidas.

El equipo de la investigación, de la Universidad de Indiana en Bloomington, recibió una subvención de investigación de tres años con un valor de 3.8 millones de dólares del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EE. UU. para desarrollar el parche, que combina dos tecnología de punta distintas, señaló el codesarrollador, el Dr. Ken Mackie, presidente del Centro de Ciencia Biomolecular de la universidad.

Unos científicos desarrollan un parche que advierte de una sobredosis de drogas en ciernes

El parche, más o menos del mismo tamaño que un parche de nicotina, contendría sensores que monitorizan el pulso, la presión arterial y los niveles de oxígeno en sangre del usuario, explicó Mackie. Las sobredosis de opioides ocurren cuando los narcóticos hacen que la respiración se ralentice o pare.

"La idea es que el parche detectaría todas estas variables de forma continua", dijo Mackie. "Entonces, mediante un algoritmo de entrenamiento de IA [inteligencia artificial], nos gustaría que el parche pudiera detectar una sobredosis de opioides inminente antes de que la saturación de oxígeno en sangre se reduzca a unos niveles peligrosamente bajos".

En ese momento, se activaría el segundo grupo de tecnologías: cientos de microagujas que recubren el interior del parche, llenas de naloxona, un medicamento que revierte las sobredosis.

Unas ondas sonoras presionarían las agujas en la piel, administrando el fármaco de rescate, apuntó el codesarrollador Feng Guo, bioingeniero y profesor asistente de ingeniería de sistemas inteligentes de la Facultad Luddy de Informática, Computación e Ingeniería de la universidad.

"Entonces, continúa monitorizando para ver si esas cosas mejoran", dijo Mackie. "Si el sensor sugiere que una persona continúa en esta espiral descendiente hacia una sobredosis, administra otra dosis de naloxona".

El parche podría salvar a los pacientes que utilizan analgésicos opioides de forma legítima, además de a las personas que abusan de los medicamentos y drogas, plantearon los investigadores.

La monitorización continua del dispositivo también evitaría un problema que se ha identificado en el tratamiento con naloxona, apuntó Mackie: la posibilidad de que una sobredosis persista más allá de los efectos del medicamento para revertirla.

"El paciente comienza a respirar de nuevo y entonces, 30 minutos después, la naloxona ha disminuido pero los niveles del narcótico siguen elevados, así que desarrollan una depresión respiratoria de nuevo", dijo Mackie. "Lo bueno es que el parche comienza a monitorizarlo y puede tratar de nuevo si es un problema".

Partnership to End Addiction dijo que un parche de este tipo sería una "herramienta para salvar vidas" en la crisis de opioides que sigue asolando a Estados Unidos.

La semana pasada, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. reportaron que las muertes por sobredosis alcanzaron un máximo histórico en 2021. Un estimado de 107,622 personas murieron de sobredosis ese año, un aumento de casi un 15 por ciento, frente a 93,655 muertes estimadas en 2020.

"Es una detección automática de la depresión respiratoria, y la administración de la naloxona es significativa, y elimina en potencia la necesidad de que haya otra persona presente equipada con naloxona y que sepa qué hacer", apuntó Pat Aussem, vicepresidenta asociada de desarrollo de contenido clínico para el consumidor de Partnership to End Addiction.

Guo ha probado el parche en sí mismo, y dijo que solo hay una ligera sensación cuando las agujas presionan la piel.

Mackie y Guo dijeron que esperan tener el parche listo para ensayos humanos a finales de su subvención de tres años.

Observan que los parches ayudan inicialmente a personas a quienes se han recetado opioides y que están en riesgo de sobredosis porque cambian de dosis o medicamentos, apuntó Mackie. A las personas se les daría un suministro de parches para usar a diario.

"Sería la población a la que nos dirigiremos durante el despliegue inicial, porque es una población relativamente uniforme que está implicada de forma relativa en el sistema de atención de la salud", comentó Mackie.

Luego, el uso podría ampliarse a las personas que usan narcóticos ilegales, quizá mediante programas de tratamiento o reducción del daño, dijo Mackie.

Por ejemplo, los adictos a los opioides que han sido encarcelados con frecuencia tienen un riesgo más alto de sobredosis tras ser puestos en libertad, y serían un grupo natural para recibir el parche, anotó.

"Están encarcelados, y en esencia han tenido una abstinencia obligatoria de su droga", observó Mackie. "Cuando son puestos en libertad y como están en abstinencia, han perdido su tolerancia a los opioides. Van y usan la dosis que consumían antes, sufren una sobredosis y mueren".

Algunos podrían pensar que el parche fomentaría el uso de drogas al proteger de las sobredosis, pero Aussem afirma que esto no es cierto.

"La Encuesta nacional sobre el uso de drogas y la salud no encontró ninguna evidencia de que las personas con un mayor acceso a la naloxona pensaban que usar drogas fuera más seguro", aclaró Aussem.

"Las personas que se oponen a herramientas como el parche quizá no se den cuenta de que hay listas de espera para el tratamiento, proveedores de tratamiento sin ética, programas que no ofrecen medicamentos que puedan ayudar, brechas en el seguro, falta de transporte y un estigma que puede hacer que el acceso al tratamiento sea difícil o inefectivo", explicó.

"Contra este trasfondo de dificultades, una de nuestras entrenadoras de padres, que tuvo la desoladora experiencia de perder a su hijo por una sobredosis, es una franca defensora de la naloxona y de las tiras reactivas de fentanilo", continuó Aussem. "Dijo que 'si están muertos, no podemos ayudarlos', y anotó que merecen la atención que proveeríamos a cualquier persona con un problema médico que puede provocar la muerte".

Aunque se está desarrollando para la prevención de las sobredosis, el parche también podría usarse para ayudar a tratar otras afecciones en que una dosis oportuna de un medicamento podría prevenir el daño y potencialmente salvar vidas, enfatizó Mackie.

El parche se podría programar para monitorizar los niveles de azúcar en sangre y administrar insulina a los diabéticos, o para buscar señales de choque anafiláctico y administrar una dosis de epinefrina, plantearon los investigadores.

"La metodología quizá sea aplicable a muchas otras situaciones de enfermedad en que se deben monitorizar los parámetros fisiológicos y administrar dosis de un medicamento de una forma graduada", añadió Mackie. "El parche permite personalizar estas dosis con cuidado".

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre las muertes por sobredosis de drogas y medicamentos en Estados Unidos.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Ken Mackie, MD, chair, Indiana University Center for Biomolecular Science, Bloomington; Feng Guo, PhD, bioengineer and assistant professor, intelligent systems engineering, Indiana University Luddy School of Informatics, Computing and Engineering, Bloomington; Pat Aussem, associate vice president, consumer clinical content, development, Partnership to End Addiction

Comparte tu opinión