Uno de cada 8 pacientes con COVID desarrollará COVID prolongada, encuentra un estudio

VIERNES, 5 de agosto de 2022 (HealthDay News) -- Muchas personas han reportado síntomas persistentes o nuevos tras una infección con la COVID-19, aunque el número exacto de personas que se enfrentan a la COVID prolongada ha seguido sin estar claro.

Ahora, un nuevo estudio holandés encuentra que uno de cada ocho (un 12.7 por ciento) de los pacientes muestran síntomas de COVID prolongada.

Uno de cada 8 pacientes con COVID desarrollará COVID prolongada, encuentra un estudio

El estimado se considera más fiable porque los investigadores compararon el número de personas que experimentaron un síntoma de salud nuevo o aumentado de tres a cinco meses tras una infección (un 21.4 por ciento) con los que experimentaron un síntoma nuevo pero no tuvieron una infección (un 8.7 por ciento).

La inclusión de las poblaciones sin infectar ofrece una predicción más precisa de la prevalencia de los síntomas de COVID prolongada, y una mejor identificación de los síntomas nucleares de la COVID prolongada, según el estudio. Los hallazgos se publicaron en la edición del 5 de agosto de la revista médica The Lancet.

"Hay una necesidad urgente de datos que informen sobre la escala y el alcance de los síntomas prolongados que algunos pacientes experimentan tras una enfermedad con la COVID-19", señaló la autora principal del estudio, Judith Rosmalen, de la Universidad de Groninga, en Países Bajos.

"Pero la mayoría de las investigaciones anteriores sobre la COVID prolongada no han observado la frecuencia de estos síntomas en las personas que no han sido diagnosticadas con la COVID-19, ni han observado los síntomas de los pacientes individuales antes del diagnóstico de COVID-19", comentó Rosmalen en un comunicado de prensa de la universidad.

Los síntomas principales que el estudio identificó fueron dolor de pecho, dificultades para respirar, dolor al respirar, dolor muscular, la pérdida del gusto y el olfato, hormigueo en las extremidades, un bulto en la garganta, sentir calor y frío, pesadez en los brazos o piernas, y cansancio general.

El método del estudio "nos permite tomar en cuenta los síntomas preexistentes y los síntomas de las personas sin infección, para ofrecer una mejor definición práctica de la COVID prolongada y proveer un estimado fiable de qué tan probable es que ocurra la COVID prolongada en la población general", planteó Rosmalen.

Los investigadores pidieron a los participantes del estudio que rellenaran con regularidad unos cuestionarios digitales sobre 23 síntomas que se asocian comúnmente con la COVID prolongada.

El equipo envió el cuestionario 24 veces a los mismos individuos entre marzo de 2020 y agosto de 2021. La mayor parte de los datos se recolectaron antes del despliegue de las vacunas contra la COVID-19 en Países Bajos, de forma que el número de participantes vacunados fue demasiado bajo para analizarlo en este estudio.

Se consideró que los participantes habían sido COVID positivos si habían tenido un resultado positivo en una prueba o habían sido diagnosticados por un médico. Esto condujo a que se registrara que 4,231 (un 5.5 por ciento) de los participantes habían tenido COVID. Se emparejaron con 8,462 controles.

"Estos síntomas principales tienen importantes implicaciones para la investigación futura, ya que estos síntomas pueden ser utilizados para distinguir entre la afección posterior a la COVID-19 y síntomas no relacionados con la COVID-19", aseguró en el comunicado la primera autora del estudio, Aranka Ballering, candidata doctoral.

Ballering dijo que al observar los síntomas en el grupo no infectado y en individuos tanto antes como después de la infección, los investigadores pudieron tomar en cuenta unos síntomas que podrían haber resultado del estrés provocado por las restricciones y la incertidumbre, en lugar del virus.

Entre las limitaciones del estudio se encontró que la investigación no incluyó a las infecciones con la delta ni la ómicron. Este estudio quizá también haya subestimado la prevalencia de la COVID-19, debido a las infecciones asintomáticas. Desde que este estudio se realizó, otros síntomas, como las lagunas mentales, se han convertido en potencialmente relevantes. El estudio también se realizó en una sola región, y no en una población con diversidad étnica.

"Investigaciones futuras deben incluir los síntomas de la salud mental [como los síntomas de depresión y ansiedad], junto con síntomas posteriores a la infección que no pudimos evaluar en este estudio [como las lagunas mentales, el insomnio y el malestar posesfuerzo]", comentó Rosmalen. "No pudimos investigar qué podría provocar cualquiera de los síntomas observados tras la COVID-19 en este estudio, pero esperamos que investigaciones futuras puedan ofrecer información sobre los mecanismos implicados".

Más información

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. ofrece más información sobre los derechos civiles respecto a la COVID prolongada.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: The Lancet, news release, Aug. 5, 2022

¿Le ha sido útil esta página?


¿Le ha sido útil esta página?

Comparte tu opinión