Uno de cada 7 pacientes con cáncer de todo el mundo se quedó sin cirugía debido a la pandemia

JUEVES, 7 de octubre de 2021 (HealthDay News) -- Un nuevo informe muestra que un 15 por ciento de los pacientes adultos con cáncer de todo el mundo no recibieron una cirugía que podía potencialmente salvar sus vidas debido a los cierres por la COVID-19, otro ejemplo de cómo la pandemia provocó estragos en la atención médica.

"Nuestra investigación revela el impacto colateral de los cierres en los pacientes que esperaban una cirugía para el cáncer durante la pandemia. Aunque los cierres son esenciales para salvar vidas y reducir la propagación del virus, garantizar la capacidad para una cirugía electiva segura debe formar parte del plan de todo país, para garantizar la salud continuada de toda la población", planteó el autor colíder del estudio, James Glasbey, de la Universidad de Birmingham, en Reino Unido.

Uno de cada 7 pacientes con cáncer de todo el mundo se quedó sin cirugía debido a la pandemia

"Con el fin de prevenir más daños en cierres futuros, debemos hacer que los sistemas que respaldan a la cirugía electiva sean más resilientes: proteger las camas y el espacio de quirófano para las cirugías electivas, y orientar de forma adecuada la capacidad de 'sobrecargas' para los periodos de demanda alta en el hospital, ya sea por la COVID, la gripe u otras emergencias de salud pública", añadió Glasbey en un comunicado de prensa de la universidad.

En el estudio, el equipo internacional de más de 5,000 cirujanos y anestesistas analizaron los datos de 20,000 adultos con los 15 tipos más comunes de cáncer sólido, que fueron tratados en 466 hospitales en 61 países.

Durante los cierres completos por la COVID-19, uno de cada siete pacientes (un 15 por ciento) no se había sometido a una cirugía planificada después de una mediana de 5.3 meses desde su diagnóstico de cáncer, mostraron los hallazgos.

Apenas un 0.6 por ciento no se sometieron a la cirugía programada cuando había unas restricciones menos estrictas relacionadas con la pandemia.

Pero los pacientes que esperaron más de seis semanas por la cirugía durante los cierres completos tuvieron significativamente menos probabilidades de recibir su cirugía planificada para el cáncer, informaron los investigadores.

También encontraron que los pacientes en los países con unos ingresos más bajos tuvieron el riesgo más alto de perder su cirugía, según el estudio, que se publicó en la edición en línea del 5 de octubre de la revista The Lancet Oncology.

"Los pacientes más vulnerables a los efectos de los cierres fueron los que estaban en los países con unos ingresos más bajos, donde los problemas de capacidad anteriores a la pandemia empeoraron durante las restricciones por los cierres. Los pacientes en esos ambientes tenían el mayor riesgo de cancelación, a pesar de ser más jóvenes y de tener menos comorbilidades", señaló el autor colíder del estudio, Aneel Bhangu, también de la Universidad de Birmingham.

"Aunque solo dimos seguimiento durante un periodo corto a los pacientes que experimentaron un retraso, las evidencias de otras investigaciones sugieren que estos pacientes podrían tener un riesgo más alto de recurrencia", añadió Banghu. "Para ayudar a mitigarlo, los cirujanos y los oncólogos deben pensar en dar un seguimiento más cercano a los pacientes que sufrieron retrasos antes de una cirugía".

Más información

La Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society) ofrece más información sobre la cirugía para el cáncer.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: University of Birmingham, news release, Oct. 5, 2021

Comparte tu opinión