Uno antidepresivo barato podría evitar la hospitalización de los pacientes con COVID

JUEVES, 28 de octubre de 2021 (HealthDay News) -- Un antidepresivo barato y muy disponible, llamado fluvoxamina, podría reducir el riesgo de los pacientes con COVID-19 de una enfermedad grave que requiera hospitalización, según un estudio reciente.

En el ensayo participaron casi 1,500 pacientes ambulatorios sin vacunar de Brasil. Todos los pacientes tuvieron resultados positivos de la infección con el SARS-CoV-2, y se consideraba que tenían un riesgo alto de una enfermedad grave.

Uno antidepresivo barato podría evitar la hospitalización de los pacientes con COVID

Se proveyó fluvoxamina a 741 de los pacientes, mientras que los 756 restantes recibieron un placebo.

Durante 28 días de seguimiento, la tasa general de hospitalización fue un 32 por ciento más baja en el grupo de la fluvoxamina que en el grupo del placebo. Un paciente del grupo de la fluvoxamina falleció, en comparación con 12 muertes entre los que recibieron el placebo. El estudio se publicó en la edición en línea del 27 de octubre de la revista The Lancet Global Health.

El ensayo sobre la fluvoxamina formaba parte de un ensayo más grande, el TOGETHER, que se inició en mayo de 2020 para evaluar tratamientos potenciales contra la COVID-19 fuera del hospital. La fluvoxamina es un inhibidor selectivo de la recaptación de la serotonina (ISRS), que se ha usado desde la década de los 1990 para varias afecciones, entre ellas la depresión y el trastorno obsesivo compulsivo.

Se eligió la fluvoxamina debido a sus propiedades antiinflamatorias. Cuando la COVID-19 ataca, los sistemas inmunitarios de los pacientes pueden crear unas "tormentas de citoquinas" proinflamatorias y peligrosas.

"La fluvoxamina podría reducir la producción de unas moléculas inflamatorias llamadas citoquinas, que pueden ser provocadas por la infección con el SARS-CoV-2", explicó en un comunicado de prensa de la revista la coautora del estudio, la Dra. Angela Reiersen, profesora asociada de psiquiatría de la Universidad de Washington en St. Louis.

Según Edward Mills, investigador coprincipal del ensayo TOGETHER, "la fluvoxamina es, hasta ahora, el único tratamiento que si se administra pronto, puede evitar que la COVID-19 se convierta en una enfermedad potencialmente letal. Podría ser una de nuestras armas más potentes contra el virus, y su efectividad es uno de los descubrimientos más importantes que hemos hecho desde que comenzó la pandemia". Mills es profesor del departamento de métodos de investigación, evidencias e impacto en la salud de la Universidad de McMaster, en Canadá.

"Además, esta pastilla barata y de fácil acceso es una ayuda masiva para la salud pública, tanto en Canadá como internacionalmente, al permitir a los hospitales evitar unos tratamientos costosos y a veces riesgosos", añadió en un comunicado de prensa de la universidad.

La fluvoxamina cuesta apenas 4 dólares para un tratamiento de 10 días, así que podría ser un punto de inflexión en los países más pobres que tienen unas tasas bajas de vacunación, y que carecen de unos tratamientos más avanzados para la COVID-19, sugirió Mills.

El Dr. Eric Ascher es médico de medicina de familia en el Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York. No participó en el nuevo estudio, pero afirmó que los hallazgos son "promisorios".

"El medicamento reduce potencialmente la tormenta de citoquinas, el proceso por el que pasa el cuerpo cuando se sufre la COVID-19, y que puede provocar una insuficiencia orgánica", apuntó Ascher. "Es un medicamento muy disponible y accesible, y su uso se asocia con un costo bajo".

El Dr. Theodore Strange, presidente de medicina del Hospital de la Universidad de Staten Island, en la ciudad de Nueva York, se mostró de acuerdo.

"Se trata de un estudio excelente sobre un medicamento barato y que se tolera bien, que podría tener el potencial de ayudar a los pacientes con COVID", apuntó Strange. "The Lancet es una excelente revista revisada por profesionales, y por tanto hay que profundizar en el ensayo TOGETHER, y aquí en EE. UU. se deben realizar ensayos de seguimiento para evaluar la seguridad y la eficacia de este tratamiento".

Mientras tanto, los autores del estudio han presentado sus hallazgos a la Organización Mundial de la Salud y a los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU.

Más información

Los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. ofrecen más información sobre la fluvoxamina y la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Eric Ascher, MD, family medicine physician, Lenox Hill Hospital, New York City; Theodore Strange, MD, chair of medicine, Staten Island University Hospital, New York City; The Lancet Global Health and McMaster University, news releases, Oct. 27, 2021

Comparte tu opinión