Unas opciones más saludables de comida rápida quizá no ayuden a que los niños coman mejor

Unas opciones más saludables de comida rápida quizá no ayuden a que los niños coman mejor

JUEVES, 27 de septiembre de 2018 (HealthDay News) -- Las promesas de unos menús infantiles más saludables han llevado a un número creciente de familias a volver a los restaurantes de comida rápida, pero a la mayoría de niños les siguen sirviendo opciones malsanas, encuentra una encuesta reciente.

Nueve de cada 10 padres había comprado un almuerzo o una cena para su hijo en la semana anterior en una de las cuatro grandes cadenas de comida rápida en 2016, un aumento respecto a 8 de cada 10 padres en 2010, mostraron los resultados.

El aumento fue fomentado en parte por las afirmaciones del sector de la comida rápida de que ha reemplazado los refrescos azucarados y las papas fritas grasientas con unas opciones más saludables en los menús infantiles, apuntó la investigadora principal, Jennifer Harris, directora de iniciativas de mercadeo en el Centro Rudd de Políticas Alimentarias y Obesidad de la Universidad de Connecticut.

Pero los niños siguen consumiendo menús infantiles llenos de grasa, sodio y calorías, sin señales de que las opciones más saludables hagan una gran diferencia, añadió Harris.

"Se trata de una táctica de mercadeo de parte de esos restaurantes para hacer que los padres crean que sus productos son saludables", advirtió Harris. "Si pueden hacer que los padres crean que en realidad llevar a sus hijos allí es una opción saludable, es bueno para sus negocios. Es lo que encontramos, aunque lo que los niños están recibiendo en realidad no ha cambiado".

Desde 2013, las cuatro cadenas más grandes de restaurantes de comida rápida (McDonald's, Burger King, Wendy's y Subway) han introducido políticas para ofrecer unas bebidas y unos acompañamientos más saludables en sus menús infantiles, comentó Harris.

Para ver si las políticas han hecho una diferencia, el Centro Rudd realizó una encuesta en línea con unos 800 padres sobre las compras de almuerzo o cena en una de las cuatro grandes cadenas.

La encuesta del Rudd, publicada el 27 de septiembre, encontró que un 74 por ciento de los niños siguen recibiendo bebidas o acompañamientos malsanos con sus menús infantiles cuando comen comida rápida:

  • Apenas 6 de cada 10 padres que compraron un menú infantil recibieron una bebida más saludable, como leche baja en grasa o jugo de fruta, lo que indica que no hubo ningún cambio entre 2010 y 2016.
  • Dos tercios de los padres eligieron una bebida más saludable para un niño en edad preescolar (de 2 a 5 años), en promedio, pero solo la mitad eligieron una bebida más saludable para un niño mayor (de 6 a 11 años).
  • La mitad de los padres recibieron un acompañamiento más saludable con un menú infantil en 2016, como yogurt o trozos de manzana. Pero 6 de cada 10 recibieron un acompañamiento malsano, como papas fritas o papitas, dado que algunos restaurantes ahora ofrecen dos acompañamientos con los menús infantiles.

Pero las políticas de opciones saludables han hecho una diferencia de una forma crítica.

Casi la mitad de los padres dijeron que planifican comprar comida rápida para sus hijos con una mayor frecuencia debido a las políticas de menús infantiles más saludables de los restaurantes, encontró el estudio.

"Cuando se les pregunta a los padres al respecto, creen que es magnífico que los menús infantiles sean más saludables ahora", apuntó Harris. "Pero en realidad no ha habido ningún cambio".

Más o menos un tercio de los padres ni se molestaron en adquirir un menú infantil para sus hijos. Compraron artículos del menú regular, que incluyen porciones de tamaño para adultos y tienden a ser menos nutritivos que los artículos del menú infantil.

El Centro Rudd plantea que los legisladores deben seguir el ejemplo de comunidades en California, Colorado, Kentucky y Maryland, donde se han adoptado leyes o normas que obligan a todos los restaurantes a proveer automáticamente unas bebidas y acompañamientos saludables con los menús infantiles.

Los restaurantes pueden ayudar, al promover opciones más saludables y descontinuar la práctica de ofrecer acompañamientos malsanos junto con los acompañamientos más saludables, añadió el Centro Rudd.

Pero los padres también deben entrar en acción, planteó Malina Linkas Malkani, nutricionista y dietista registrada, y vocera de la Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics).

"Hasta que se promulgue una legislación más amplia que obligue a los restaurantes a ofrecer esas opciones saludables de forma automática, es sin duda responsabilidad de padres y cuidadores elegir las opciones más saludables y enseñar a sus hijos a elegir esas opciones por sí mismos", enfatizó Malkani.

Los padres deben enseñar a los niños a evitar las comidas ricas en azúcares añadidos, sodio y grasa saturada, indicó Malkani. También deben promover alimentos ricos en proteína, calcio, vitamina D, hierro, grasas saludables y vitamina C.

Malkani dijo que era "desalentador oír el alto porcentaje de niños que recibieron bebidas y acompañamientos menos saludables, pero sí pienso que fue una buena noticia que hubiera bebidas y acompañamientos más saludables disponibles".

"Tengo que darles mucho crédito a las cadenas que ofrecen las opciones más saludables de forma automática. Espero que esa tendencia tome impulso", añadió.

Más información

La Academia Estadounidense de Médicos de Familia (American Academy of Family Physicians) ofrece más información sobre las opciones saludables de comida rápida.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión