Unas nuevas directrices sobre el coronavirus desaconsejan las reuniones de 10 o más personas; San Francisco ordena a 7 millones de personas que se queden en casa

Unas nuevas directrices sobre el coronavirus desaconsejan las reuniones de 10 o más personas; San Francisco ordena a 7 millones de personas que se queden en casa

LUNES, 16 de marzo de 2020 (HealthDay News) -- La administración de Trump redobló el lunes sus consejo sobre el "distanciamiento social" para el coronavirus, y ahora desaconseja las reuniones de 10 o más personas.

Horas más tarde, se ordenó a unos 7 millones de personas en el área de la Bahía de San Francisco que se refugiaran en casa. Se instruyó a los residentes que solo salieran por motivos "esenciales", como hacer la compra, ir al banco, usar las gasolineras e ir a las farmacias, reportó CNN. La orden, que es hasta ahora la medida más estricta de distanciamiento social en Estados Unidos, refleja a muchas de las que ya se han implementado por toda Europa.

"Sabemos que estas medidas perturbarán de forma significativa las vidas cotidianas de las personas, pero son absolutamente necesarias", señaló en una declaración la alcalde de San Francisco, London Breed. "Sin duda será un momento definitorio para nuestra ciudad, y todos tenemos la responsabilidad de hacer nuestra parte por proteger a nuestros vecinos y ralentizar la propagación de este virus, quedándonos en casa a menos que salir sea absolutamente esencial".

Por ahora, el gobierno federal solo recomienda unas medidas menos drásticas para el resto del país.

"Esta tarde, anunciaremos nuevas directrices para que todos los estadounidenses las sigan en los próximos 15 días", anunció el Presidente Donald Trump durante una conferencia de prensa vespertina.

Además de desaconsejar las reuniones grupales de más de 10 personas, Trump también desalentó que se coma y beba en restaurantes, bares y las áreas de comida de los centros comerciales, así como cualquier viaje opcional.

Las directrices anteriores habían desaconsejado las reuniones de 50 o más personas. Pero la Dra. Deborah Birx, viróloga y coordinadora del grupo de trabajo del coronavirus, explicó que unos modelos más recientes de la propagación del virus implican ahora que las personas que quizá ni muestren síntomas son una fuente significativa de infecciones "silenciosas".

Un informe basado en un modelado computarizado del Colegio Imperial de Londres que predijo 2 millones de muertes de estadounidenses a menos que se tomaran medidas estrictas de distanciamiento social podría haber convencido a las autoridades de salud de EE. UU. para que tomaran la medida extraordinaria, reportó el New York Times.

Según el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, todos los estadounidenses deben limitar su contacto con los demás para ralentizar la tasa de nuevas infecciones.

"Todavía falta lo peor", advirtió Fauci, y la crisis podría continuar hasta verano. "La forma en que respondamos [ahora] a este desafío determinará cuál será el resultado final".

Pero hubo algunas noticias alentadoras sobre el suministro de kits de pruebas de infección con el COVID-19.

El almirante Brett Giroir, que dirige las iniciativas del Departamento de Salud y Servicios Humanos para la coordinación de las pruebas del coronavirus, dijo que la introducción de los kits de pruebas ha entrado en "una nueva fase", a medida que los laboratorios comerciales con sistemas automatizados altamente eficientes aceleran sus servicios. Giroir dijo que ahora hay disponibles 1 millón de pruebas, y que 2 millones más deberían estar listas la próxima semana, y 5 millones más una semana más tarde.

Los estados se movilizan

Las autoridades estatales de todo EE. UU. ya habían comenzado a promulgar unas restricciones aún más duras para intentar ralentizar la propagación del coronavirus, mientras que el conteo de casos del país superaba los 4,466, con 87 muertes, reportó CNN.

Illinois, Ohio, Massachusetts, el estado de Washington, California y la ciudad de Nueva York implementaron medidas que en esencia obligan al cierre de los bares, los clubes y los restaurantes, reportó Associated Press.

El sábado, la administración de Trump amplió una prohibición de 30 días de los viajes a Europa para que incluyera a los ciudadanos de Reino Unido e Irlanda, a partir de finales del lunes.

Y en una conferencia de prensa del sábado, Pence insinuó que quizá también haya restricciones en los viajes domésticos en los puntos álgidos del coronavirus.

Se está considerando una "amplia gama de medidas", declaró Pence a los reporteros. "Pero todavía no se han tomado decisiones", reportó USA Today.

El viernes, Trump dio un paso que muchos expertos políticos y de atención de la salud le habían estado instando a tomar, al declarar la crisis de coronavirus de EE. UU. una emergencia nacional.

Horas más tarde, la Cámara aprobó un proyecto de ley creado en conjunto con la administración de Trump, que dedicará miles de millones a ayudar a los trabajadores enfermos y a estabilizar a la economía que se tambalea. La ley también concedería dos semanas de licencia por enfermedad pagada y hasta tres meses de licencia familiar y médica para los afectados por la crisis, reportó el Times.

Ayudas para los estados

El anuncio de una emergencia nacional, casi sin precedentes en la historia estadounidense, libera de inmediato más de 50 mil millones de dólares en fondos federales para ayudar a los estados a controlar la propagación del COVID-19, antes de que desborde a los hospitales y a los sistemas de atención de la salud.

"Mediante una acción muy colectiva y un sacrificio compartido y una determinación nacional, venceremos la amenaza del virus", aseguró Trump en una conferencia de prensa en la Casa Blanca, rodeado de los principales funcionarios implicados en la lucha contra el coronavirus.

Además de suministrar un inmenso impulso de financiación, la declaración de la emergencia nacional también amplía en gran medida los poderes del secretario de Servicios de Salud y Humanos (HHS), Alex Azar. Ahora, los HHS pueden sortear las regulaciones que podrían de lo contrario impedir la capacidad de un hospital de llegar a un rendimiento máximo a medida que se llene de enfermos críticos.

El presidente también dijo que su administración está duplicando las pruebas del COVID-19. Los expertos, incluyendo a Fauci, ya han afirmado que la lenta implementación de esas pruebas es un fracaso del sistema.

Ahora, hay "una nueva asociación con el sector privado para acelerar en gran medida y realizar pruebas del coronavirus", dijo Trump el viernes.

Observó que Roche, el gigante farmacéutico, recibió una aprobación rápida de una prueba que podría pronto aumentar los suministros en 500,000 unidades. Se están realizando otros tratos que podrían aumentar el suministro nacional de kits de pruebas en 5 millones de unidades de pruebas "en un plazo de un mes", afirmó Trump.

Además, Trump y las autoridades de salud apuntaron que Google pronto creará un nuevo sitio web que permitirá a cualquier estadounidense describir sus síntomas en línea y, si es aplicable, ser orientado al centro de pruebas ambulatorias más cercano.

Tiendas como Walmart, CVS y Walgreens dedicarán áreas de sus parqueos para las pruebas ambulatorias.

La crisis está cambiando vidas

Mientras tanto, las vidas públicas de los estadounidenses han parado abruptamente, ya que la pandemia del coronavirus llevó a las autoridades de todo el país a cerrar, cancelar o posponer cualquier evento o actividad que pudiera fomentar la propagación del COVID-19.

Al menos una docena de estados han cerrado todas las escuelas públicas. Por otra parte, Brodway apagó las luces, Disney World y Disneyland cerraron, se canceló March Madness, y la mayoría de ligas deportivas profesionales pospusieron sus temporadas, reportó el Washington Post.

El martes, los casos habían llegado a 904 en el estado de Washington. En el estado de Nueva York, el gobernador Andrew Como convirtió a un suburbio de la ciudad de Nueva York en una "zona de contención". Las escuelas y los centros religiosos de la ciudad de New Rochelle estarán cerrados durante dos semanas. Allí, una conglomeración de más de 196 casos podría ser la más grande del país, y se ordenó a las tropas de la Guardia Nacional que ayudaran a limpiar los espacios públicos y a entregar comida durante el periodo de contención, reportó AP.

En California, el gobernador Gavin Newsom dijo que todas las reuniones de más de 250 personas se debían posponer en el estado.

California, el estado de Washington y Nueva York tienen ahora el número más alto de casos de coronavirus en Estados Unidos, reportó el Times. Nueva York tiene 950, el estado de Washington tiene ahora 904, y California tiene 392.

Los casos se propagan en todo el mundo

Hasta el martes, la OMS había reportado más de 173,344 casos de coronavirus en todo el mundo, entre ellos más de 7,019 muertes, la mayoría de las cuales ha ocurrido en China, donde comenzó el brote.

Internacionalmente, las esperanzas de contener al coronavirus desaparecen con rapidez.

En Asia, Corea del Sur e Irán están combatiendo importantes brotes del COVID-19. En Europa, Italia ha ordenado una prohibición de los viajes en todo el país, es decir, unos 60 millones de personas, mientras intenta contener un importante brote del COVID-19. El martes en la mañana, el conteo de casos de ese país había superado los 27,000, reportó el Times.

More información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre el nuevo coronavirus.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión