Unas nuevas directrices reducen la edad para las pruebas de detección del cáncer de colon a los 45 años

Unas nuevas directrices reducen la edad para las pruebas de detección del cáncer de colon a los 45 años

MIÉRCOLES, 30 de mayo de 2018 (HealthDay News) -- Ahora, la mayoría de las personas deberían iniciar las pruebas de detección del cáncer de colon a los 45 años de edad, según unas nuevas directrices, que fueron impulsadas por la creciente tasa de la enfermedad entre los estadounidenses más jóvenes.

Durante años, la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society, ACS) y otros grupos médicos han aconsejado a las personas con un riesgo promedio de cáncer de colon y de recto que inicien las pruebas de detección a los 50 años de edad. Hacer las pruebas antes es algo que se ha reservado para las personas con un riesgo más alto.

Pero la ACS ha cambiado ahora ese consejo, un cambio impulsado en gran medida por el hecho de que los cánceres colorrectales se están diagnosticando cada vez más a unas edades más tempranas entre los estadounidenses.

Katie Couric, una personalidad mediática y desde hace mucho una defensora en la lucha contra el cáncer de colon, alabó la medida.

"He visto de primera mano los peligros del cáncer de colon de inicio temprano. Mi difunto esposo, Jay Monahan, tenía apenas 41 años cuando fue diagnosticado hace más de 20 años", dijo en una declaración.

"Los médicos han notado una tendencia alarmante: un aumento en las personas como Jay, menores de 50 años, a las que se diagnostica la enfermedad", añadió Couric. "Estoy feliz de que la Sociedad Americana Contra El Cáncer haya respondido y revisado sus directrices, bajando la edad recomendada de inicio de las pruebas a los 45 años".

Apenas el año pasado, un estudio de la ACS encontró que desde mediados de los 90, las tasas de cáncer de colon entre los estadounidenses de 20 a 54 años de edad han estado en un aumento constante, de entre un 0.5 y un 2 por ciento cada año. El cáncer rectal ha aumentado con mayor rapidez, entre un 2 y un 3 por ciento al año.

Actualmente, una persona que haya nacido en 1990 tiene dos veces más riesgo de cáncer de colon y cuatro veces más riesgo de cáncer de recto que una persona nacida en 1950, anotó el nuevo informe.

"Aumenta a un ritmo bastante alarmante. Y no sabemos el motivo", dijo el Dr. Andrew Wolf, líder del grupo de desarrollo de las directrices de la ACS.

"Todo el mundo quiere decir que se trata de la epidemia de obesidad, la mala dieta y la falta de ejercicio", apuntó Wolf. "Pero esas cosas no explican el aumento del todo".

Y como la mayoría de personas no inician las pruebas de cáncer colorrectal hasta los 50 años, los cambios en las tasas de dichas pruebas de detección no explican el aumento entre los estadounidenses más jóvenes, agregó.

Pero no hay certeza de que las pruebas a los 45 salven más vidas, según Wolf. Los ensayos clínicos son el "estándar de excelencia" para probar esto, y la mayoría de ensayos sobre las pruebas de detección no han incluido a personas menores de 50 años.

Pero la ACS encargó un estudio de "modelado" para desarrollar las nuevas directrices. Utilizó datos existentes para estimar los efectos de las pruebas de detección a los 45 años de edad. La conclusión es que unas pruebas de detección más tempranas ofrecían una mejor "proporción entre beneficios y riesgos" que las pruebas a los 50 años.

Los estadounidenses de 45 a 49 años sí tienen una tasa más baja de cáncer colorrectal que los que tienen entre 50 a 54, con unos 31 casos por cada 100,000 personas, frente a 58 por cada 100,000.

Pero, según la ACS, la tasa más alta entre las personas a principios de la cincuentena en parte se debe a que las pruebas detectan más cánceres en etapas iniciales. Entonces, el riesgo verdadero de la enfermedad entre las personas a finales de la cuarentena podría en realidad ser similar.

Por otra parte, los riesgos de hacerse las pruebas son bajos, aseguró Wolf. Esos peligros se limitan sobre todo a las colonoscopias, que pueden en raras ocasiones perforar la pared del colon o provocar un sangrado significativo.

Pero esas bajas probabilidades serían incluso menores en las personas más jóvenes, explicó Wolf. Además, añadió, la colonoscopia es solo una de las opciones de pruebas de detección. Otras incluyen una prueba anual de heces que busca la sangre oculta, o una prueba de heces basada en el ADN cada tres años.

La ACS no recomienda ningún método en particular.

"La elección se debe basar en la disponibilidad de las pruebas y en las preferencias personales del paciente", planteó Wolf. "Se debe informar a las personas sobre todas sus opciones".

Las directrices de otros grupos siguen recomendando los 50 años como el momento inicial de las pruebas de detección en la mayoría de personas. Pero sí aconsejan unas pruebas anteriores para ciertas personas con un riesgo más elevado, por ejemplo las que tienen unos antecedentes familiares fuertes de la enfermedad.

El Colegio Americano de Gastroenterología (American College of Gastroenterology) ya recomienda que las personas negras comiencen a los 45 años, debido a que tienen un riesgo relativamente más alto.

El grupo está en proceso de actualizar sus directrices sobre las pruebas de detección, señaló un vocero.

A principios de año, el Centro Oncológico Conmemorativo Sloan Kettering, en la ciudad de Nueva York, inició un programa para los pacientes con cáncer de colon menores de 50 años. Una meta es investigar los motivos de la creciente incidencia, apuntó la Dra. Andrea Cercek, oncóloga en el Sloan Kettering.

Cercek dijo que las tasas no solo están aumentando entre las personas en la cuarentena, sino también entre las que están en la veintena y la treintena (aunque la incidencia a esas edades sigue siendo baja). Entonces, las pruebas a los 45 años de edad no resuelven el problema del todo, anotó Cercek.

Para ella, hay un mensaje clave para las personas de todas las edades: "si desarrolla síntomas gastrointestinales persistentes (que duren más que unos pocos días) no los pase por alto", enfatizó Cercek.

Algunas señales de advertencia incluyen un cambio persistente en los hábitos intestinales, un dolor o calambres abdominales, heces oscuras o con sangre visible, y una pérdida de peso no intencionada.

Cercek anotó que en una persona joven es probable que los síntomas gastrointestinales se deban a una infección o a otra afección no cancerosa.

"Pero la idea es hacérselo examinar", dijo.

Si se trata de un cáncer colorrectal, la detección temprana plantea una diferencia inmensa. "Es muy curable si lo detectamos temprano", indicó Cercek.

La ACS publicó las directrices en línea el 30 de mayo en su revista CA: A Cancer Journal for Clinicians.

Más información

El Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. tiene más información sobre el cáncer de colon.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión