Unas nuevas directrices implican que 1 de cada 3 adultos quizá deba tomar medicamentos para la presión arterial

Unas nuevas directrices implican que 1 de cada 3 adultos quizá deba tomar medicamentos para la presión arterial

MIÉRCOLES, 23 de mayo de 2018 (HealthDay News) -- Uno de cada tres adultos estadounidenses tiene una hipertensión que se debería tratar con medicamentos, según las directrices adoptadas hace poco por dos importantes asociaciones de la salud cardiaca.

El Colegio Americano de Cardiología (American College of Cardiology) y la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) redefinieron la hipertensión en 130/80 en noviembre, por debajo del nivel previo de 140/90, basándose en nuevas evidencias que respaldan un umbral más bajo.

Según las nuevas directrices, se considera ahora que casi el 46 por ciento de los adultos estadounidenses tienen hipertensión, reportó un nuevo estudio.

Además, se recomendaría al 36 por ciento que tomaran la medicación para la presión arterial, indicaron los autores del estudio.

Eso significa que la cantidad de adultos estadounidenses diagnosticados de hipertensión aumentaría de 74 millones a 105 millones, y los que deberían tomar medicamentos, de 72 millones a 83 millones.

La implementación completa de las nuevas directrices significaría que habría 156,000 muertes menos al año, y 340,000 ataques cardiacos, accidentes cerebrovasculares (ACV) y otros problemas cardiacos menos, concluyeron los investigadores.

"Nuestro estudio muestra que el beneficio de reducir el riesgo supera al riesgo potencial de eventos adversos en la población estadounidense", dijo el autor del estudio, el Dr. Jiang He.

"Recomendamos encarecidamente a los practicantes que intenten adherirse a las nuevas directrices", planteó He, catedrático de epidemiología en la Facultad de Salud Pública y Medicina Tropical de la Universidad de Tulane, en Nueva Orleáns.

Se ha producido algo de debate desde la adopción de las nuevas directrices con respecto a los riesgos asociados con los medicamentos para la presión arterial, dijo el Dr. Clyde Yancy, jefe de cardiología en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad de Northwestern, en Chicago.

"Cada vez que hay un cambio en la forma en que se aborda un problema común que requiere volver a pensar completamente lo que ha sido el estándar de la atención médica, va a haber algunas discusiones, algunas resistencias y algunas dudas", dijo Yancy.

Pero el nuevo estudio revela que los beneficios potenciales de las nuevas directrices superan con mucho a los riesgos, añadió.

Los investigadores reportaron que los médicos deben tratar a 70 personas para prevenir un caso de ataque cardiaco o ACV, y a 129 personas para prevenir una muerte.

En comparación con eso, las cantidades de tratamientos que aumentarían los efectos secundarios asociados con los medicamentos para la presión arterial son mucho más altas:

  • 468 personas tendrían que ser tratadas para provocar un caso de lesión renal.
  • 603 tendrían que ser tratadas para provocar un caso de presión arterial a un nivel peligrosamente bajo.
  • 1,171 tendrían que ser tratadas para provocar que una persona perdiera el conocimiento por una caída en la presión arterial.
  • 1,189 tendrían que ser tratadas para provocar un caso de unos niveles anómalos de los electrolitos en la sangre.

"La cantidad necesaria para provocar daños es de cientos o miles, pero la cantidad necesaria para proporcionar beneficios es no solo menos de 100, sino que preserva con exactitud el umbral establecido para la terapia de estatinas para la prevención primaria", dijo Yancy.

"Ya hemos decidido que cuando la cantidad necesaria para tratar de mejorar los resultados es menos de 100, eso cumple con los requisitos de un imperativo importante de salud pública", explicó Yancy.

Indicó que al 9 por ciento de las personas que ahora se considera que tienen hipertensión no se les recomendaría que tomaran medicamentos. En lugar de eso, intentarían reducir la presión arterial mediante el ejercicio, la dieta y otros cambios en el estilo de vida.

Según las nuevas directrices, todas las personas con hipertensión en etapa 1 deberían recibir una evaluación de la enfermedad cardiaca. Solo a los que tienen una enfermedad cardiaca o un riesgo alto de desarrollarla durante la próxima década se les recetarían medicamentos.

"La mayoría de las personas a las que se les diagnostica por primera vez deberían ser capaces de manejarla con regímenes sin medicamentos", dijo Yancy. "No deberíamos descartar esos métodos. Es posible tener un beneficio sustancial al implementar apropiadamente estos cambios en el estilo de vida y en la dieta".

Tanto Yancy como He dijeron que los médicos deberían adoptar las nuevas directrices, dado que se podrían salvar muchas vidas.

"Si el motivo que tiene para ser reacio tiene que ver con el riesgo, hemos hecho una evaluación del riesgo", dijo Yancy. "Los datos reflejan un gran paso adelante hacia una mejor implementación y unos mejores resultados".

El nuevo estudio aparece en la edición en línea del 23 de mayo de la revista JAMA Cardiology.

Más información

La Asociación Americana del Corazón tiene más información sobre la hipertensión.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión