Unas normas del gobierno que buscaban controlar las recetas de opioides podrían haber resultado contraproducentes

Unas normas del gobierno que buscaban controlar las recetas de opioides podrían haber resultado contraproducentes

JUEVES, 23 de agosto de 2018 (HealthDay News) -- Mientras la epidemia de adicción a los opioides de EE. UU. se agrandaba, la Agencia de Control de Drogas (DEA), una organización federal, asignó a los analgésicos recetados a una categoría que hacía que resurtirlos fuera más difícil.

Muchos estados también ordenaron unos programas de monitorización para detectar a los médicos que emitían un exceso de recetas.

Pero dos nuevos estudios sugieren que esas medidas, aunque bien intencionadas, podrían haber conducido a que los cirujanos suministren más opioides (no menos) a los pacientes tras las operaciones de rutina.

En el caso de la medida de la DEA de 2014 de pasar a los opioides a una clase más restringida, esto "podría accidentalmente motivar a los cirujanos a recetar unas mayores cantidades para garantizar un tratamiento adecuado del dolor", comentó la Dra. Jennifer Waljee, autora principal de uno de los estudios. Waljee es codirectora de la Red de Implicación en las Recetas de Opioides de Michigan.

Su equipo cree que una vez resurtir las recetas se hizo más difícil bajo las nuevas normas de la DEA, los cirujanos a quienes les preocupa el control del dolor a largo plazo de un paciente simplemente indicaban una mayor cantidad de pastillas para que el paciente tuviera "existencias" de opioides para usar en casa.

Se cree que los opioides utilizados para el dolor postquirúrgico son una importante "vía de entrada" a la adicción, anotan los expertos.

Los hallazgos tienen sentido para un médico.

Aunque unas recetas por mayores cantidades después de que las normas se hicieran más estrictas parece "contradictorio", el Dr. Joseph Conigliaro dijo que está "de acuerdo con los hallazgos".

"En el caso de alguien que se somete a cirugía, sufre un dolor agudo, lo que significa que no debería durar mucho tiempo", apuntó Conigliaro, jefe de medicina interna de Northwell Health en Lake Success, Nueva York.

"Pero como hay límites respecto a las recetas postquirúrgicas, algunos médicos pueden recetar entre dos y cuatro veces más cantidad para garantizar que al final tengan lo que necesiten", explicó Conigliaro, que no participó en el nuevo estudio.

En su investigación, Waljee y sus colaboradores registraron los patrones de emisión de recetas de opioides antes y después de la nueva norma de la DEA, que cambió al opioide hidrocodona (Vicodin) de la clasificación III a la clasificación II, que es más restrictiva.

El cambio significó que los médicos ahora solo podían recetar un suministro para 90 días, y no podían recetar a través del teléfono ni el fax.

Datos sobre casi 22,000 pacientes con seguro privado en Michigan, todos los cuales se habían sometido a cirugías electivas comunes, encontraron que lejos de reducir las tasas de emisión de recetas de hidrocodona, la cantidad de recetas en realidad aumentó tras la nueva norma.

Aunque hubo una reducción en la tasa de resurtido de las recetas, hubo un aumento general promedio de 7 tabletas por paciente en las recetas de hidrocodona tras el cambio de la DEA, anotó el grupo de Waljee.

¿A qué se debe esta inesperada tendencia?

"Nuestra idea principal es que como los cirujanos tenían una capacidad más limitada de recetar analgésicos adicionales después de que el paciente saliera del hospital, recetaban más por adelantado para evitar el riesgo de que los pacientes se quedaran sin [el medicamento]", planteó el coautor del estudio, el Dr. Joe Habbouche, residente en cirugía en Michigan Medicine, el centro médico académico de la Universidad de Michigan.

En un segundo estudio, investigadores del Centro Médico Dartmouth-Hitchcock en Lebanon, New Hampshire, observaron los cambios en las recetas de opioides después de que New Hampshire ordenara unos "programas de monitorización de los medicamentos recetados". Esos programas existen en muchos estados, y registran los patrones de emisión de recetas de opioides de los médicos.

El programa de New Hampshire entró en vigencia el 1 de enero de 2017, y el equipo del Dartmouth observó los patrones de emisión de recetas de opioides de más de 1,000 pacientes que se sometieron a una cirugía electiva en los seis meses anteriores o posteriores al cambio.

Los investigadores, dirigidos por el Dr. Richard Barth del hospital, encontraron que "el porcentaje de pacientes a quienes se recetaron opioides tras la cirugía no se redujo significativamente" tras la implementación del programa de monitorización.

De hecho, la cantidad promedio de pastillas de opioides dispensadas tras la cirugía ya se estaba reduciendo antes de la implementación del nuevo programa, pero el declive en realidad se ralentizó "en los seis meses tras la legislación", reportó el grupo de Barth.

El Dr. Harshal Kirane es director de servicios de adicción en el Hospital de la Universidad de Staten Island, en la ciudad de Nueva York. Al leer ambos estudios, dijo que apuntan a los peligros de que se implementen unas políticas bien intencionadas "sin una implicación adecuada de médicos y pacientes".

No hay un método "universal" para controlar el uso excesivo de opioides, apuntó Kirane.

"Las prácticas de emisión de recetas de los médicos son un factor contribuyente importante a la crisis actual de opioides", aseguró. "Pero incluso el emisor de recetas con las mejores intenciones se enfrenta a un cálculo cada vez más complejo, en que las metas de la gestión del dolor y la satisfacción del paciente se deben equilibrar con la eliminación de los riesgos de mal uso de los opioides".

La solución real quizá se encuentre en un método más matizado y "basado en las evidencias" para la emisión de recetas de opioides, y en una mejor educación tanto de los médicos como de los pacientes, planteó Kirane.

Habbouche se mostró de acuerdo.

"Los distintos tipos de médicos y de profesionales de la salud deben estar involucrados en la legislación sobre las recetas de opioides, sobre todo para la emisión de recetas en los distintos ámbitos", añadió. "Nuestro trabajo sugiere que la educación del médico y del paciente sobre los opioides es crítica".

Ambos estudios se publicaron en la edición en línea del 22 de agosto de la revista JAMA Surgery.

Más información

Para más información sobre los opioides, visite el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión