SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

Unas muertes infantiles resaltan los peligros de atragantamiento que conllevan las uvas

Un nuevo informe cita los fallecimientos de un niño de 5 años y de un bebé

Un nuevo informe cita los fallecimientos de un niño de 5 años y de un bebé

MIÉRCOLES, 21 de diciembre de 2016 (HealthDay News) -- Los niños pequeños pueden morir atragantados con uvas enteras, advierten los autores de un nuevo informe

Unos médicos escoceses describen tres casos de atragantamiento (dos letales) de chicos de 5 años y más pequeños que comían uvas enteras.

"Hay una concienciación general de la necesidad de supervisar a los niños pequeños mientras comen... pero el conocimiento de los peligros que plantean las uvas y alimentos similares no es común", según la Dra. Jamie Cooper y su colega, la Dra. Amy Lumsden.

Cooper trabaja en el departamento de emergencias del Hospital Pediátrico Real de Aberdeen.

La comida explica más de la mitad de las muertes por atragantamiento en niños menores de 5 años, dijeron los autores del estudio. Los tres alimentos que son causas principales son los perritos calientes, los dulces y las uvas enteras.

En un caso citado en el informe, un chico de 5 años se atragantó mientras comía uvas enteras en un club de después de la escuela. Los esfuerzos de primeros auxilios no lograron desatascar la uva, y el niño entró en paro cardiaco. Los paramédicos al final sacaron la fruta con un equipo especial, pero el chico murió, según el informe.

En otro caso, un chico de 17 meses se atragantó con una uva que estaba comiendo en su casa. Su familia no pudo sacarla, y llamaron a los servicios de emergencias. Un paramédico al final logró desatascar la pequeña fruta, pero no fue capaz de salvar la vida del niño.

En el tercer caso, un chico de dos años estaba en un parque cuando comenzó a atragantarse con una uva.

Los paramédicos llegaron en minutos y sacaron la uva. Pero el niño sufrió dos convulsiones antes de llegar al hospital. Una vez allí, necesitó tratamiento de emergencia para aliviar la inflamación en el cerebro y sacar fluido acuoso de sus pulmones. Pasó cinco días en la unidad de cuidados intensivos antes de recuperarse del todo, anotaron los investigadores.

El informe aparece en línea el 20 de diciembre en la revista Archives of Disease in Childhood.

"Aunque hay bastantes advertencias en los paquetes de los juguetes pequeños sobre el peligro potencial de atragantamiento que representan, no hay advertencias de ese tipo en la comida, como las uvas y los tomates cherry", apuntaron los autores del informe en un comunicado de prensa de la revista.

Las uvas tienden a ser más grandes que las vías respiratorias de un niño pequeño, y la superficie suave de una uva puede formar un sello apretado en una vía respiratoria. Esto no solo bloquea la vía respiratoria, sino que dificulta extraer la uva sin un equipo especial, explicaron los autores del estudio.

Los tomates cherry plantean un riesgo similar para los niños pequeños. Tanto las uvas como los tomates cherry "se deben partir por la mitad, e idealmente en cuatro partes, antes de dárselos a un niño pequeño [de 5 años o menos]", concluyeron los investigadores.

Más información

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) ofreced más información sobre la prevención del atragantamiento.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad