Expertas en primera línea hablan sobre el uso de las máscaras

Expertas en primera línea hablan sobre el uso de las máscaras

En los frentes de la guerra contra la COVID-19, las máscaras se han convertido en un detonante.

¿Qué tan bien protegen del nuevo coronavirus, si es que lo hacen? Para separar los hechos de la ficción, dos expertas de Penn State Health intervienen para aclarar unas ideas erróneas comunes.

Ponen fin a la afirmación de que ningún estudio ha investigado la efectividad de las máscaras.

"Varios estudios observacionales publicados desde el inicio de la pandemia de COVID-19 muestran datos emergentes de que las máscaras, junto con otras medidas de distanciamiento, ayudan a prevenir la transmisión de la COVID-19", señaló en un comunicado de prensa de la Universidad Estatal de Pensilvania (Penn State) la Dra. Catharine Paules, especialista en enfermedades infecciosas.

También acabaron con otro mito: que las máscaras no ayudan a evitar la enfermedad.

"Las máscaras sí ayudan a evitar que uno se enferme, y son incluso más efectivas para prevenir que otras personas enfermen. Inhiben la propagación de parte de las gotitas de una persona infectada. Esto es particularmente importante para las personas que no tienen síntomas de la COVID-19 o que tienen unos síntomas tal leves que no se dan cuenta de que están infectadas", señaló la Dra. Tracy Fausnight, una inmunóloga.

"Usar una máscara es una forma de decirles a las personas que le rodean que las quiere", añadió.

Pero las máscaras solas no son suficiente, enfatizaron las médicas. El distanciamiento social y la higiene manual también pueden tener roles esenciales en la prevención de la propagación de la COVID-19.

Las médicas también apuntaron a otro mito: que la inmunidad grupal es la forma de luchar contra el virus.

La inmunidad grupal solo funciona si alrededor de un 70 por ciento de la población tiene anticuerpos contra la COVID-19, ya sea por una infección anterior o por la vacuna, apuntaron Paules y Fausnight. Pero, añadieron, llegar a un 70 por ciento requeriría un número catastrófico de muertes.

Esto significa que es esencial prevenir la propagación del nuevo coronavirus siempre que sea posible, hasta que haya tratamientos efectivos o una vacuna.

Y no, afirmaron las médicas, usar una máscara no debilita al sistema inmunitario. Su sistema se expone a los gérmenes constantemente. Usar una máscara no evitará que "recuerde" esas exposiciones anteriores y siga siendo fuerte.

Pero las médicas sí admitieron que usar una máscara podría provocar ansiedad y una sensación de claustrofobia a algunas personas. Pero, añadieron, se pueden superar.

"Intente usar una máscara en casa durante periodos cortos", aconsejó Paules. "Entonces, puede ampliarlo de manera gradual, e ir al supermercado, por ejemplo".

Comparte tu opinión