SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cerrar

Unas directrices contradictorias sobre las estatinas dejan a millones en una 'zona gris'

Por Amy Norton, Reportera de HealthDay -

Las orientaciones opuestas sobre los medicamentos para reducir el colesterol con frecuencia confunden a médicos y pacientes

MARTES, 18 de abril de 2017 (HealthDay News) -- Unas directrices contradictorias sobre el uso de las estatinas dejan a alrededor de 9 millones de estadounidenses con dudas sobre el tratamiento, sugiere un nuevo estudio.

Los investigadores estiman que si todos los médicos siguieran las directrices más recientes del Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU. (USPSTF) para los medicamentos reductores del colesterol, la cantidad de estadounidenses de 40 a 75 años de edad que toman estatinas aumentaría en un 16 por ciento.

En cifras absolutas, eso significaría 17 millones más de usuarios de estatinas.

Si eso parece un aumento grande, hay que pensar en lo que sucedería si todos los médicos siguieran los consejos del Colegio Americano de Cardiología (American College of Cardiology) y la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association): el uso de estatinas aumentaría en un 24 por ciento, equivalente a 26 millones de estadounidenses más que tomarían los fármacos, estimaron los autores del estudio.

La diferencia entre ambos conjuntos de directrices deja a 9 millones de estadounidenses en una "zona gris" respecto a las estatinas. Entonces, ¿qué directrices son las "correctas"?

Eso no está claro, dijo la investigadora líder del estudio, la Dra. Neha Pagidipati, del Instituto de Investigación Clínica de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte.

Los médicos no han adoptado del todo ninguna de las dos directrices, y cada una tiene sus detractores, anotó.

"No creo que tengamos todavía unas directrices óptimas", dijo Pagidipati.

Comentó que el objetivo de este estudio era intentar añadir algo de contexto al tema.

El Dr. Thomas Whayne es profesor de medicina en el Instituto Cardiaco Gill de la Universidad de Kentucky.

Whayne dijo que el estudio realizó un "ejercicio estadístico", y dudó que altere algo de lo que médicos o pacientes hacen.

Pero, señaló, sí resalta las inquietudes de que las directrices del USPSTF podrían dejar a muchas personas sin tratamiento.

El USPSTF es un panel independiente de expertos médicos nombrado por el gobierno. Revisa de forma regular la investigación científica y realiza recomendaciones sobre las pruebas de salud y la medicina preventiva.

El año pasado, el grupo de trabajo publicó recomendaciones sobre qué adultos deben pensar en usar una estatina para la prevención primaria; en otras palabras, para prevenir un primer ataque cardiaco o accidente cerebrovascular (ACV).

El panel sugirió que se deben considerar las estatinas para las personas que tengan entre 40 y 75 años de edad, que tengan al menos un factor de riesgo importante de enfermedad cardiaca o ACV (como la diabetes o la hipertensión), y que tengan al menos un 10 por ciento de probabilidades de sufrir un ataque cardiaco o ACV a lo largo de los próximos 10 años.

El umbral de las directrices de los grupos cardiacos es más bajo: las personas de 40 a 75 años de edad pueden comenzar a tomar una estatina si su riesgo de problemas cardiovasculares es de un 7.5 por ciento o más.

Ambas directrices enfatizan el riesgo general de ataque cardiaco y ACV. Entonces, incluso las personas con unos niveles normales de colesterol LDL "malo" pueden ser candidatas a una estatina.

¿Cómo se sabe el riesgo a 10 años?

Los médicos pueden utilizar cualquiera de varias "calculadoras de riesgo" que los investigadores han desarrollado. La de los grupos cardiacos toma en cuenta factores como la edad, el sexo, la raza, los niveles de colesterol y presión arterial, y los hábitos de tabaquismo.

Pero esa calculadora de riesgo ha sido controversial desde que se desveló en 2013.

La investigación ha encontrado que puede sobreestimar las probabilidades de problemas cardiovasculares. Y algunos argumentan que una cantidad demasiado grande de personas podrían acabar tomando estatinas, anotó Pagidipati.

Por otro lado, hay críticos que afirman que las directrices del grupo de trabajo no son suficientemente abarcadoras.

Un estudio publicado el mes pasado estimó que una cuarta parte de los estadounidenses negros que son elegibles para las estatinas según las directrices de los grupos cardiacos no lo serían según las recomendaciones del USPSTF.

A esos investigadores les preocupa que muchos estadounidenses negros en riesgo de problemas del corazón no aprovechen la terapia con estatinas.

Para el nuevo estudio, el equipo de Pagidipati utilizó datos de más de 3,400 estadounidenses de un estudio sobre la salud nacionalmente representativo del gobierno.

Los investigadores estimaron que si todos los médicos siguieran las directrices del grupo de trabajo en lugar de las recomendaciones de los grupos cardiacos, unos 9 millones menos de estadounidenses tomarían una estatina.

Los hallazgos aparecen en la edición en línea del 18 de abril de la revista Journal of the American Medical Association.

¿Qué significa todo esto para los pacientes?

Según Pagidipati, ambas directrices enfatizan la importancia de las conversaciones entre médicos y pacientes. Los cálculos sobre el riesgo son solo un punto de inicio.

"A fin de cuentas, los proveedores y los pacientes deben tener una conversación abierta e informada sobre las ventajas y las desventajas de usar una estatina", enfatizó Pagidipati.

Whayne se mostró de acuerdo. En el mundo real, las decisiones sobre el tratamiento surgen de esas conversaciones, afirmó. También dudó que muchos médicos estén apoyándose en las calculadoras de riesgo.

Las desventajas de las estatinas incluyen el potencial de efectos secundarios, como el dolor muscular. También se han vinculado con un pequeño aumento en el riesgo de diabetes de los pacientes.

Whayne comentó que el dolor muscular con frecuencia se puede gestionar al reducir la dosis del medicamento, o al cambiar a una estatina distinta.

En general, el costo no es un gran problema, porque hay muchas estatinas genéricas baratas disponibles, anotó.

Más información

Los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. tienen más información sobre la prevención de las enfermedades cardiacas.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2017, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad