Células que fomentan la diabetes tipo 1 aparecen en personas sanas

Células que fomentan la diabetes tipo 1 aparecen en personas sanas
| Foto: HEALTHDAY

Los científicos sabían que unas peligrosas células T vivían en el páncreas de las personas con diabetes tipo 1, pero un nuevo estudio muestra que también residen en los páncreas de los individuos sanos.

Los investigadores del Instituto de Inmunología de La Jolla, en California, usaron una nueva técnica de tinción para mostrar dónde esas células se habían reunido en muestras de tejido humano. Les sorprendió que incluso el tejido de las personas sanas mostrara unas altas cantidades de esas células en el páncreas.

¿Cuál es la diferencia? Aunque las personas sanas tienen esas células del sistema inmunitario, las personas con diabetes tipo 1 tienen unas células T que están cerca de, o se infiltran en, unas agrupaciones de células dentro del páncreas. Las células beta que viven en esas agrupaciones producen insulina para regular el azúcar en la sangre, pero en las personas con diabetes tipo 1, las células T eliminan a esas células beta.

"Esas células T son como depredadores", apuntó el autor sénior del estudio, el Dr. Matthias von Herrath, del Instituto de La Jolla. "Y siempre pensamos que las células beta morirían si el depredador se encontrara allí. Pero resulta que las células T ya están allí. Simplemente parece que esperan una señal para atacar".

Aunque investigaciones anteriores han mostrado que las personas sanas tienen a estas células T en su torrente sanguíneo, no se sabía que podían desplazarse al páncreas, según los investigadores.

"No podemos decir que sean los únicos culpables de la diabetes tipo 1", comentó von Herrath en un comunicado de prensa del instituto. "Pero estas células T son los principales sospechosos".

Lo que esto hace por la investigación sobre la diabetes es ampliar las evidencias de una teoría de que la diabetes tipo 1 no es provocada cuando unas células T que funcionan mal atacan a las células beta, sino que el cuerpo ya produce estas células T y que hay algo en el páncreas que desencadena el ataque.

Von Herrath aseguró que esto podría significar que una terapia efectiva contra la diabetes tipo 1 quizá no tenga que dirigirse al páncreas. Los investigadores planifican estudiar cómo se comportan las células T, además de si otras proteínas en las agrupaciones de células podrían provocar los ataques de las células T.

"Todavía tenemos tantas preguntas", añadió en el comunicado de prensa Christine Bender, coautora del estudio y miembro postdoctoral del laboratorio de von Herrath.

El estudio se publicó el 16 de octubre en la revista Science Advances.

Comparte tu opinión