Unas aplicaciones de los teléfonos inteligentes podrían monitorizar y ralentizar la propagación de la COVID-19

Unas aplicaciones de los teléfonos inteligentes podrían monitorizar y ralentizar la propagación de la COVID-19

JUEVES, 9 de abril de 2020 (HealthDay News) -- Su teléfono inteligente podría ayudar a controlar la propagación del coronavirus, afirman unos investigadores británicos.

¿Cómo? Su propuesta de una aplicación registraría a otros usuarios de la aplicación que hayan estado cerca recientemente. Si un usuario se infectara, podría actualizar su estatus en la aplicación del teléfono inteligente, que se pondría en contacto de forma inmediata y anónima con los usuarios de la aplicación que estuvieron cerca de la persona infectada.

"Esta aplicación es una oportunidad fantástica para que todos los ciudadanos contribuyan a controlar la epidemia, proteger a sus familias, y evitar un resurgimiento de la COVID-19 en sus propias comunidades", comentó el colíder del equipo, el Dr. David Bonsall, investigador sénior del Departamento de Medicina Nutfield de la Universidad de Oxford.

Su equipo publicó un artículo sobre su propuesta en una edición reciente de la revista Science. Enfatizó que la aplicación tendría que ser ampliamente adoptada para resultar efectiva.

"Nos interesa en particular el número total de usuarios que adopten la aplicación, porque sabemos a partir de nuestra investigación sobre la dinámica de transmisión de la COVID-19 que las personas son infecciosas, en promedio, cinco días antes de mostrar algún síntoma", señaló Bonsall.

"Además, hemos determinado que casi un 50 por ciento de las transmisiones en la etapa inicial de la epidemia China ocurrieron en esa etapa temprana de la infección", añadió. "Por tanto, debemos contar con una mayoría de usuarios instalados y que registren sus contactos cercanos para que cuando podamos suavizar las medidas de aislamiento, los ciudadanos en general puedan confirmar la infección y avisar a las personas con quienes han tenido un contacto físico cercano en los cinco días anteriores".

Otros equipos de todo el mundo están trabajando en aplicaciones similares.

Un grupo dirigido por científicos del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) está desarrollando un sistema que aumenta la monitorización de los contactos de las autoridades de salud pública, al mismo tiempo que preserva la privacidad individual.

El sistema utiliza señales de Bluetooth de corto alcance, emitidas por los teléfonos inteligentes de las personas. Esas señales se comparan con "píos" que otros teléfonos celulares cercanos pueden recordar que escucharon, explicaron los investigadores.

Si una persona arroja un resultado positivo, puede subir la lista de píos que su teléfono ha emitido en los últimos 14 días a una base de datos. Otras personas pueden escanear la base de datos para ver si algunos de esos píos concuerdan con los detectados por sus teléfonos. Si hay una coincidencia, una notificación informará a esa persona que podría haberse expuesto al virus, e incluirá información de las autoridades de salud pública sobre cuáles son los próximos pasos que debe dar.

"Yo monitorizo lo que emito, y usted monitoriza lo que escucha, y esto nos permitirá saber si alguien estuvo cerca de una persona infectada", explicó el investigador principal, Ron Rivest, profesor del MIT.

"Pero en esas emisiones usamos técnicas criptográficas para generar unos números aleatorios y rotativos que no solo son anónimos, sino seudónimos, que cambian su 'ID' de forma constante, y de los cuales no se puede determinar los individuos de origen", aclaró Rivest en un comunicado de prensa del MIT.

China ya ha usado una aplicación telefónica para luchar contra la pandemia. Los residentes deben escanear unos códigos de barras para registrar su ubicación si están de visita o usan el transporte público. La aplicación muestra su identidad y un código de colores de su estado de salud: verde si no tiene síntomas, amarillo si tuvo un contacto reciente con una persona infectada y debería estar en cuarentena, o rojo si está infectada, reportó hace poco Associated Press. Las autoridades de los puntos de control inspeccionan el código de colores para ver si la persona debería estar viajando o en cuarentena.

El equipo de la Oxford anotó que la aplicación china y una utilizada en Corea del Sur han sido criticadas por problemas con la privacidad y la protección de los datos.

"Observamos la tecnología que usaron otros países asiáticos a principios de la epidemia, y consideramos qué parecía funcionar de forma efectiva para controlar las epidemias", comentó Bonsall. "Con nuestro modelo matemático y análisis de bioética, creamos un concepto que sería posible en países comprometidos con que la privacidad de los usuarios y pacientes sea el núcleo de sus estrategias de intervención", apuntó.

"Hemos compartido nuestras evidencias con varios socios europeos", anotó Bonsall. "Tenemos muchos deseos de compartir nuestros esfuerzos investigativos con todos los países interesados en desarrollar un concepto con los mismos valores subyacentes que el nuestro".

El Dr. Mike Sevilla, del Centro de Práctica Familiar de Salem y del Centro Médico Regional de Salem, ambos en Ohio, ha escrito sobre el rol de los medios sociales y las tecnologías relacionadas en la medicina. Dijo que una aplicación de ese tipo podría luchar contra la propagación de la COVID-19 si se adopta de forma amplia, pero cree que su audiencia en Estados Unidos sería limitada.

"Esta aplicación funcionaría muy bien para los estadounidenses que ya reportan su estado de salud por teléfono", apuntó Sevilla. "Hay estadounidenses que tienen relojes inteligentes y otros dispositivos portátiles que monitorizan y reportan libremente su salud. Pero se trata de una minoría de la población de EE. UU.", anotó.

"El uso de las aplicaciones se basa en la facilidad de uso [o la falta de facilidad de uso], el costo [gratis o no], el factor 'diversión', y si sus amigos usan la aplicación", aseguró Sevilla.

"Es posible que dirigirse a una población en particular al principio funcionara. Por ejemplo, ¿qué pasaría si las universidades respaldaran esta aplicación para sus estudiantes? Se trata de una población que usa mucho los teléfonos inteligentes, y creo que serían más propensos a usar la aplicación. Si funciona en ellos, sería una señal de que tal vez podría funcionar en otras poblaciones", concluyó Sevilla.

Más información

Para más información sobre el coronavirus, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión