Una vacuna terapéutica mantiene al melanoma en remisión tras 4 años

Una vacuna terapéutica mantiene al melanoma en remisión tras 4 años

LUNES, 25 de enero de 2021 (HealthDay News) -- Administrar a los pacientes con melanoma una vacuna "personalizada" puede provocar una respuesta inmunitaria antitumoral que dura años, encuentra un estudio inicial.

En el estudio participaron apenas ocho pacientes con un melanoma avanzado, que es la forma más letal de cáncer de piel.

Pero se basa en trabajos anteriores que mostraron que es posible inducir una respuesta al tumor único de un individuo en el sistema inmunitario.

Los ocho pacientes se sometieron a una cirugía estándar para su melanoma, pero se consideró que tenían un riesgo alto de recurrencia. Entonces, los investigadores les administraron una vacuna experimental llamada NeoVax.

A diferencia de las vacunas tradicionales, no es una vacuna universal. La vacuna de cada paciente se personalizó, basándose en unos "neoantígenos" (unas proteínas anómalas) clave que se encontraban en sus células pulmonares.

Aunque esas proteínas son foráneas, el sistema inmunitario no es capaz, por sí mismo, de generar una respuesta mayor contra ellas.

"El problema es que el tumor en sí no presenta una señal de peligro suficiente", dijo el Dr. Patrick Ott, uno de los investigadores del nuevo estudio.

Más allá de esto, los tumores cuentan con varias formas de eludir a las respuestas del cuerpo, explicó Ott, del Instituto Oncológico Dana Farber, en Boston.

La idea subyacente a NeoVax es presentar al sistema inmunitario los neoantígenos del tumor para que pueda generar una respuesta enfocada de células T contra ellos. Las células T son unos guardianes del sistema inmunitario que pueden encontrar y destruir a las células cancerosas.

En un trabajo anterior, Ott y sus colaboradores encontraron que la vacuna activó de forma segura una respuesta de células T dirigida al tumor en seis pacientes con melanoma. El nuevo estudio observó la respuesta a más largo plazo en esos pacientes, además de dos pacientes adicionales que habían recibido la vacuna desde entonces.

Tras un seguimiento típico de cuatro años, los ocho pacientes seguían con vida y mostraban una respuesta de células T sostenida contra el cáncer.

Lo "llamativo", dijo Ott, fue que la respuesta inmunitaria no solo persistió, sino que se había ampliado: las células T de los pacientes recordaban a las proteínas que la vacuna había presentado, y se habían "diversificado" para reconocer a otras proteínas del melanoma que no se habían incluido en la vacuna.

Pero la gran pregunta es si esto hace una diferencia en los resultados de los pacientes.

El melanoma recurrió en cinco de los ocho pacientes. Ott dijo que, en dos casos, la recurrencia ocurrió pronto, y los pacientes recibieron unos medicamentos conocidos como inhibidores de los puntos de control.

Los inhibidores de los puntos del control, como la vacuna contra el cáncer, pertenecen a la categoría de la "inmunoterapia", es decir, unos tratamientos que reclutan al sistema inmunitario para ayudar a destruir a las células tumorales.

Los medicamentos funcionan al quitarle los "frenos" a la capacidad de las células T de responder a las células tumorales. Y ya son una parte estándar de la atención de los pacientes con melanoma, como los de este estudio.

Cuando los dos pacientes del estudio con recurrencias tempranas comenzaron a tomar inhibidores de los puntos de control, respondieron con rapidez, y mostraron una resolución completa de sus tumores. Según Ott, esto sugiere que la vacuna podría haber funcionado en concierto con los inhibidores de los puntos de control, generando una respuesta de células T que los medicamentos entonces liberaron.

Pero la única forma de saber si la vacuna mejora las perspectivas de los pacientes es a través de un ensayo clínico, apuntó el Dr. Ahmad Tarhini, un especialista e investigador en melanoma que no participó en el estudio.

Explicó que esto implicaría asignar al azar a pacientes con melanoma a añadir la vacuna a su tratamiento estándar con inhibidores de los puntos de control, o a solo recibir el tratamiento estándar.

Basándose en estos pacientes, la vacuna en sí quizá no sea suficiente para prevenir las recurrencias del melanoma, dijo Tarhini, miembro sénior de los departamentos de oncología cutánea y de inmunología del Centro Oncológico Moffitt, en Tampa, Florida.

Dicho esto, Tarhini afirmó que los hallazgos actuales son un paso importante para la creación de unas vacunas personalizadas contra el cáncer.

"Como prueba de principio, es un éxito", aseguró Tarhini. "La vacuna puede inducir una respuesta duradera en el sistema inmunitario, que se tolera bien".

Ott dijo que, en teoría, las vacunas personalizadas se podrían utilizar para una variedad de tipos de cáncer. La NeoVax se está estudiando como terapia adicional en otros cánceres, como el cáncer de ovario y los cánceres de riñón en etapa avanzada.

Si al final se prueba que el método mantiene a las recurrencias del cáncer a raya, anotó Ott, habrá problemas del mundo real, en específico, el tiempo y el dinero que conlleva la creación de unas vacunas personalizadas.

El Dana-Farber, el centro primario de investigación sobre la NeoVax, afirma que tiene "un interés propietario y financiero en la vacuna personalizada de neoantígenos".

El estudio aparece en la edición del 21 de enero de la revista Nature Medicine.


Más información

La Asociación Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society) ofrece más información sobre la inmunoterapia para el cáncer.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Patrick A. Ott, MD, PhD, clinical director, Melanoma Disease Center, Dana-Farber Cancer Institute, associate professor, medicine, Harvard Medical School, Boston; Ahmad Tarhini, MD, senior member, departments of cutaneous oncology and immunology, and director, cutaneous clinical and translational research, Moffitt Cancer Center, Tampa, Fla.; Nature Medicine, Jan. 21, 2021, online

Comparte tu opinión