Una vacuna contra el Alzheimer se muestra promisoria en ratones

Una vacuna contra el Alzheimer se muestra promisoria en ratones
| Foto: ISTOCK

Una vacuna experimental contra la enfermedad de Alzheimer se muestra promisoria en pruebas con animales, y los investigadores afirman que podría tener el potencial de reducir los casos de demencia a la mitad.

En ratones que se crearon para que desarrollaran Alzheimer, la vacuna desencadenó una respuesta inmunitaria que redujo la acumulación de dos proteínas tóxicas asociadas con la letal enfermedad del cerebro.

Hubo una reducción del 40% en las proteínas beta amiloide, y una reducción de hasta un 50% en las proteínas tau, sin efectos secundarios nocivos, según los investigadores de la Universidad de Texas.

Pero hay una salvedad. Aunque esas pruebas mostraron resultados positivos en ratones, la investigación con animales no siempre produce el mismo efecto en los humanos. Se necesitan más estudios.

Aun así, los investigadores se mostraron optimistas. Las reducciones en esas proteínas podrían algún día tener beneficios significativos para las personas en riesgo de enfermedad de Alzheimer, planteó la autora sénior del estudio, Doris Lambracht-Washington, del Instituto del Cerebro del Centro Médico del Suroeste de la UT, en Dallas.

"Si se pudiera retrasar el inicio de la enfermedad incluso cinco años, eso sería enorme para los pacientes y sus familias", aseguró en un comunicado de prensa del centro. "La cantidad de casos de demencia se podría reducir a la mitad".

El investigador principal, el Dr. Roger Rosenberg, es miembro fundador del Centro de la Enfermedad de Alzheimer del Suroeste de la UT.

"Este estudio es la culminación de una década de investigación que ha demostrado repetidamente que esta vacuna puede dirigirse de forma efectiva y segura en modelos animales a lo que pensamos que podría ser la causa de la enfermedad de Alzheimer", comentó Rosenberg.

"Creo que nos estamos acercando a pruebas de esta terapia en las personas", añadió.

Dos estudios anteriores del laboratorio de Rosenberg mostraron que la vacuna provocó respuestas inmunitarias similares en conejos y monos.

Los científicos del Suroeste de la UT también están trabajando para crear una prueba para detectar niveles anómalos de tau en el líquido cefalorraquídeo antes de que aparezcan los síntomas de pérdida de la memoria del Alzheimer. Afirmaron que una prueba de este tipo identificaría a las personas que podrían beneficiarse de la vacuna.

En las personas con Alzheimer, las proteínas beta amiloide y tau se propagan en unas placas y unos nudos letales en el cerebro, explicaron los autores del estudio.

"Mientras más se espere [para administrar la vacuna], menos efecto es probable que tenga", señaló Rosenberg. "Una vez se hayan formado esas placas y nudos, quizá sea demasiado tarde".

Aproximadamente 5.7 millones de estadounidenses tienen Alzheimer. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. prevén que esa cifra se haya multiplicado por más de dos en 2050. La enfermedad no tiene un tratamiento efectivo.

El estudio aparece en una edición reciente de la revista Alzheimer's Research and Therapy.

Más información

El Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento de EE. UU. tiene más información sobre la enfermedad de Alzheimer.

Comparte tu opinión