¿Una testosterona más baja podría ayudar a los hombres a prevenir la COVID-19?

¿Una testosterona más baja podría ayudar a los hombres a prevenir la COVID-19?

JUEVES, 7 de mayo de 2020 (HealthDay News) -- Se están evaluando muchos medicamentos para combatir a la COVID-19, pero ahora los investigadores informan que bloquear la testosterona podría prevenir la infección en los hombres.

Los hombres italianos con cáncer de próstata que recibían terapia de privación de andrógenos (TPA) fueron menos propensos a infectarse con la COVID-19, y si se infectaron, tuvieron unos casos menos graves, encontraron los investigadores.

El investigador principal, el Dr. Andrea Alimonti, oncólogo de la Università della Svizzera Italiana en Bellinzona, Suiza, considera que quizá valga la pena probar esta terapia en los hombres con casos graves de la COVID-19.

"Esto nos daría una oportunidad terapéutica para tratar a estos pacientes que se han infectado si no han mejorado, para ver si esta terapia podría llevarlos a recuperarse antes o reducir la gravedad de sus síntomas", planteó.

El interés de Alimonti se despertó cuando observó datos de que los hombres eran más propensos a desarrollar la COVID-19 que las mujeres, y a sufrir unos casos más graves de la enfermedad.

Al juntar ambas cosas, se dio cuenta de que una enzima (la TMPRSS2), que la COVID-19 necesita para infectar a las células, se bloquea con la terapia de privación de andrógenos.

"Hace muchos años que sabemos que la terapia de privación de andrógenos puede bloquear el nivel de esta enzima. Mi especulación fue que esto podría explicar que los niveles de andrógenos controlan esta enzima y el motivo de que los hombres puedan infectarse y desarrollar unos síntomas más graves, en comparación con las mujeres", apuntó Alimonti.

Basándose en este estudio retrospectivo, Alimonti no cree que esta terapia se deba usar para tratar a los hombres, en general, para quizá prevenir la COVID-19.

"No podemos decir que los pacientes sin cáncer de próstata se beneficiarían, porque se debe validar en un estudio clínico prospectivo", explicó.

En el estudio, Alimonti y sus colaboradores recolectaron los datos de más de 4,500 hombres de la región de Véneto, en Italia.

Los investigadores encontraron que los hombres con cáncer tenían casi el doble de riesgo de la COVID-19, pero apenas cuatro hombres que recibían TPA se infectaron, y ninguno falleció.

Cuando los investigadores observaron a más de 37,000 hombres con cáncer de próstata que no tomaban TPA, 114 desarrollaron COVID-19 y 18 murieron. Pero entre más de 79,000 hombres que tenían otros tipos de cáncer, 312 desarrollaron la COVID-19 y 57 murieron.

El Dr. Anthony D'Amico, profesor de oncología de la radiación de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, en Boston, cree que otros factores podrían explicar por qué los hombres con un cáncer de próstata son menos propensos a contraer la COVID-19.

Uno es que los hombres con cáncer de próstata que reciben TPA no tienen inmunosupresión, como los pacientes con otros tipos de cáncer, apuntó. En segundo lugar, los hombres reciben una inyección de TPA y pueden quedarse en casa, a diferencia de los pacientes con otros tipos de cáncer, que necesitan visitas frecuentes al hospital para recibir quimioterapia, lo que los pone en un mayor riesgo de infección.

"No quiero desanimar a nadie. La biología es muy interesante. Quizá tengan algo, pero creo que hay factores de confusión", planteó D'Amico.

Los hombres no deben pedir a sus médicos que comiencen a administrarles TPA con la esperanza de evitar la infección, enfatizó.

"Si recibe TPA, quizá haya cierto beneficio protector, pero de cualquier forma le aconsejaría que preste atención a las directrices nacionales sobre el distanciamiento físico, además del lavado de manos frecuentes, porque no se ha probado, de hecho, que la TPA lo proteja de contraer la infección o que, si la contrae, será menos grave, así que estoy siendo prudente", señaló D'Amico.

El Dr. Manish Vira, jefe del sistema de urología del Instituto Oncológico de Northwell Health en Lake Success, Nueva York, se mostró de acuerdo en que los hombres no deberían buscar la TPA.

"Este estudio es muy preliminar, y de ninguna forma es un estudio definitivo para recomendar cambios en el tratamiento o tratar a los pacientes con TPA", observó. "La TPA tiene sus propios efectos secundarios, y concuerdo en que es demasiado pronto para recomendar este tipo de tratamiento".

La TPA provoca sofocos, fatiga, pérdida de la masa muscular magra, y a largo plazo, puede causar una reducción en la densidad mineral ósea, y problemas metabólicos y cardiovasculares que afectan a los pacientes que tienen diabetes. "Sin duda no es algo tan fácil como tomar una aspirina de dosis baja", explicó Vira.

El informe aparece en la edición del 6 de Mayo de la revista Annals of Oncology.

Más información

Para más información sobre la terapia hormonal para el cáncer de próstata, visite la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión