Una terapia genética ayuda a las personas con una forma rara de ceguera a ver mejor de noche

JUEVES, 13 de octubre de 2022 (HealthDay News) -- Una terapia genética experimental ofrece esperanzas de una rápida mejora de la visión nocturna a los adultos que sufren de una forma congénita de ceguera de inicio en la niñez, informan unos investigadores.

En este ensayo médico en curso, en el Instituto Ocular Scheie de la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania, en Filadelfia, los investigadores administraron terapia genética AAV (cuando se usa un adenovirus para llevar material genético a las células objetivo) en la retina de un ojo de cada uno de los pacientes del estudio.

Una terapia genética ayuda a las personas con una forma rara de ceguera a ver mejor de noche

Los pacientes sufrían de amaurosis congénita de Leber (ACL). Esta ceguera congénita es provocada por mutaciones en el gen GUCY2D.

Los pacientes del estudio mostraron grandes aumentos en la función visual en cuestión de días tras ser tratados. Estos aumentos se observaron en funciones que implicaban a las células fotorreceptoras de tipo bastón, que tienen una sensibilidad extrema a la luz y que son responsables de la mayor parte de la visión con poca luz.

"Estos emocionantes resultados demuestran que la maquinaria molecular básica de la fototransducción se mantiene en gran medida intacta en algunos casos de ACL, y por tanto puede ser susceptible a la terapia genética incluso tras décadas de ceguera", comentó el autor del estudio, el Dr. Samuel G. Jacobson, profesor de oftalmología de la Universidad de Pensilvania.

En dos pacientes con unos déficit visuales grave debido a los bastones, los investigadores usaron unas dosis más altas de la terapia genética. El hombre de 19 años y la mujer de 32 años tenían cierta función visual antes de la terapia, pero poca función de noche. Su sensibilidad a la luz era de 10,000 a 100,000 veces más baja de lo normal.

Los médicos solo trataron un ojo de cada paciente, para poder comparar mejor los efectos. Tras el tratamiento, los ojos tratados tenían miles de veces más sensibilidad a la luz en condiciones de luz baja.

Los investigadores utilizaron nueve métodos complementarios para medir la sensibilidad a la luz y la visión funcional de los pacientes. Encontraron de forma constante importantes mejoras en la visión basada en bastones en luz baja. Los pacientes también reportaron mejoras funcionales, entre ellas "[Ahora] puedo distinguir a los objetos y a las personas en la oscuridad".

"La rapidez de la mejora tras la terapia fue igual de llamativa. En cuestión de ocho días, ambos pacientes ya mostraban una eficacia mensurable", señaló en un comunicado de prensa de la Universidad de Pensilvania el coautor del estudio, Artur Cideciyan, profesor de investigación de la universidad.

Hasta un 20 por ciento de los casos de ACL son provocados por mutaciones en el GUCY2D. Ese gen codifica a una proteína clave necesaria para las células fotorreceptoras de la retina, para un proceso que convierte a la luz en señales cerebrales.

Estos resultados confirman que la terapia genética para el GUCY2D restaura las funciones fotorreceptoras basadas en los bastones, comentaron los investigadores. Esto también sugiere que los pacientes con ACL por el GUCY2D que tienen la disfunción basada en bastones más grave tienen probabilidades de beneficiarse de la forma más dramática de la terapia, apuntaron los autores del estudio.

La ACL afecta a más o menos uno de cada 40,000 recién nacidos, lo que la convierte en una de las causas más comunes de ceguera congénita. Más de dos docenas de genes pueden funcionar mal y provocarla. La pérdida de la visión puede variar entre los pacientes.

Estudios anteriores han encontrado que los pacientes con esta forma de ACL tienden a tener unas células fotorreceptoras relativamente conservadas, en particular en las áreas ricas en bastones. Esto apuntaba a que la terapia genética podía funcionar.

El ensayo clínico fue financiado por Atsena Therapeutics Inc., que desarrolló la terapia genética para el GUCY2D, los Institutos Nacionales de la Salud, y por una subvención de CURE Formula del Departamento de Salud de Pensilvania.

Los hallazgos se publicaron en una edición reciente en línea de la revista iScience.

Más información

El Centro de Información sobre Enfermedades Genéticas y Raras ofrece más información sobre la amaurosis congénita de Leber.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Perelman School of Medicine, University of Pennsylvania, news release, Oct. 10, 2022

Comparte tu opinión