Una rosa es una rosa: a las personas de todo el mundo les gustan los mismos olores


MARTES, 5 de abril de 2022 (HealthDay News) -- William Shakespeare escribió que una rosa por cualquier otro nombre olería igual de dulce.

Una rosa es una rosa: a las personas de todo el mundo les gustan los mismos olores

Parece que tenía razón.

Los olores que las personas aman u odian no son determinados por las experiencias culturales, sino mayormente por la estructura de la molécula aromática, según un nuevo estudio internacional.

"Deseábamos examinar si las personas de alrededor del mundo tienen la misma percepción del dolor y les gustan los mismos tipos de olores, o si hay algo que se aprende de la cultura", señaló el coautor del estudio, Artin Arshamian, profesor de neurociencia clínica del Instituto Karolinska, en Estocolmo.

"Tradicionalmente se ha considerado cultural, pero podemos mostrar que la cultura tiene muy poco que ver", aseguró en un comunicado de prensa del instituto.

Las culturas alrededor del mundo califican a los distintos olores de manera similar, dijo Arshamian, pero las preferencias por el olor sí tienen un componente personal, aunque no cultural, añadió.

Entonces, si le gusta el aroma a vainilla o a los melocotones, tiene bastante compañía. Estos surgieron como los aromas más agradables en el estudio.

¿Cuál fue el peor? El ácido isovalérico, que se puede encontrar en alimentos como el queso, la salsa de soya y el jugo de manzana, y también en los pies que huelen mal.

Los investigadores del estudio también provenían de la Universidad de Pensilvania y de la Universidad Estatal de Arizona, y otras universidades en Suecia, Reino Unido, Ecuador, Australia y México.

Muchos trabajan con poblaciones indígenas. En el estudio, seleccionaron a nueve comunidades que representan a distintos estilos de vida, como cazadores recolectores, granjeros y pescadores. Algunos tenían poco contacto con alimentos o artículos del hogar occidentales.

"Como los grupos vivían en unos ambientes olfativos tan dispares, por ejemplo bosques pluviales, la costa, la montaña y la ciudad, capturamos muchos tipos distintos de 'experiencias olfativas'", apuntó Arshamian.

Los investigadores pidieron a 235 participantes que calificaran olores en una escala de agradable a desagradable. Hubo variaciones entre los individuos en cada grupo, pero un consenso amplio respecto a lo que las personas consideraban como agradable o desagradable.

La estructura molecular de un aroma explicó un 41 por ciento de estas variaciones, y las preferencias personales un 54 por ciento, apuntaron los investigadores.

"Las preferencias personales pueden deberse al aprendizaje, pero también podrían ser resultado de la conformación genética", apuntó Arshamian.

El motivo de que las personas de distintas áreas podrían encontrar algunos olores más agradables que otros es que esos aromas quizá hayan aumentado las probabilidades de supervivencia durante la evolución humana, anotó.

"Ahora sabemos que hay una percepción universal del olor que se ve impulsada por la estructura molecular, y que explica por qué nos gusta o disgusta un olor en particular", añadió Arshamian. "El próximo paso es estudiar por qué es así al vincular este conocimiento con lo que sucede en el cerebro cuando olemos un aroma en particular".

Los hallazgos se publicaron en la edición del 4 de abril de la revista Current Biology.

Más información

El Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación de EE. UU. ofrece más información sobre el sentido del olfato y los trastornos del olfato.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Karolinska Institute, news release, April 4, 2022

Comparte tu opinión