Una prueba del estrés en el consultorio médico podría medir el riesgo cardiaco

MIÉRCOLES, 9 de noviembre de 2022 (HealthDay News) -- Evaluar el estrés psicológico de una persona puede ser una buena forma de medir su riesgo de enfermedad cardiaca y de los vasos sanguíneos, sugiere una investigación reciente.

Y un breve cuestionario podría ayudar en la evaluación, mostraron los hallazgos del estudio.

Una prueba del estrés en el consultorio médico podría medir el riesgo cardiaco

"Nuestro estudio forma parte de las evidencias crecientes de que la angustia psicológica es un factor de verdad importante en un diagnóstico cardiovascular, como otras conductas y factores de riesgo de la salud, por ejemplo la actividad física y los niveles de colesterol, que los profesionales clínicos monitorizan", señaló la coautora, Emily Gathright, profesora asistente de psiquiatría y conducta humana en la Facultad de Medicina Alpert de la Universidad de Brown, en Providence, Rhode Island.

En el estudio, el equipo observó la investigación publicada en los cinco últimos años, que incluyó a adultos sin un diagnóstico psiquiátrico y que recibieron pruebas de depresión, ansiedad, trastorno por estrés postraumático, estrés o síntomas generales de la salud mental, y a quienes se dio seguimiento durante más de seis meses. Alrededor de un 58 por ciento eran mujeres.

En total, Gathright y sus colegas analizaron los hallazgos de 28 estudios que incluyeron a más de 658,000 participantes. Los que reportaron unos niveles altos de angustia psicológica tenían un riesgo un 28 por ciento más alto de enfermedad cardiaca, encontraron los investigadores.

Según la coautora del estudio, Carly Goldstein, profesora asistente de psiquiatría y conducta humana, un breve cuestionario de salud mental puede dar a los profesionales clínicos una mejor idea no solo de los riesgos de salud mental de los pacientes, sino también de su riesgo asociado de enfermedad cardiaca.

Basándose en los resultados del cuestionario, el profesional clínico puede de inmediato aconsejar al paciente sobre cómo mejorar su salud mental, lo que puede ayudarlo a mejorar su salud cardiaca, añadió.

"Este análisis muestra que la angustia psicológica de un paciente se asocia de forma directa con su riesgo cardiovascular, lo que provee oportunidades para que ayuden a un paciente a gestionar su riesgo con el tiempo, para una mejor salud general, justo en el lugar de la atención", planteó Goldstein en un comunicado de prensa de la universidad.

Antes del estudio, no se sabía si una breve prueba de salud mental ayudaría a predecir el riesgo cardiaco, anotó.

La mayor parte de la investigación que examina los vínculos entre la salud psicológica y la enfermedad cardiaca se han enfocado en personas que ya han sido diagnosticadas, comentó la coautora del estudio, Allison Gaffey, psicóloga clínica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale en New Haven, Connecticut, que completó su internado predoctoral en la Facultad de Medicina de la Brown.

"Sin duda sabemos que la salud psicológica es importante en el contexto de gestionar la atención", apuntó Gaffey.

Las pruebas usadas en los estudios eran breves y bien conocidas, y cualquier proveedor clínico las podría administrar con confianza, anotó.

"Creemos que usar estas pruebas breves, ya sea en el hospital o en un ámbito de atención de la salud comunitario, provee información que es útil para comprender el riesgo de enfermedad cardiovascular de una forma muy multidimensional, en comparación con solo usar las evaluaciones estándares, como la presión arterial o los niveles de colesterol", señaló Gaffey.

Incluso sin cumplir los criterios de una angustia psicológica alta, los pacientes que exhiban cualquier angustia podrían de cualquier forma beneficiarse de un respaldo adicional para ayudar a prevenir la enfermedad cardiaca, añadió.

Los investigadores anotaron que aunque las directrices actualizadas de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) añadieron un "sueño saludable" como un aspecto esencial de una buena salud cardiaca, no incluyeron la "gestión del estrés y la salud mental".

Esta lista de comprobación se debería ampliar para que incluya una buena salud mental, sugirió el equipo.

La depresión fue el aspecto de la angustia psicológica más común medido en los estudios analizados, apuntó Goldstein, lo que indica que las pruebas también deberían intentar medir la ansiedad.

"Animaría a todos los proveedores, a los proveedores cardiovasculares y especializados, así como a los proveedores de atención primaria, a realizar algún tipo de prueba breve de la angustia psicológica para evaluar el riesgo cardiovascular", aconsejó. "Y plantearía que todo consultorio de proveedor puede hacer unas recomendaciones breves a los pacientes que las necesiten, lo que podría ser tan sencillo como dirigirlos a unos recursos de salud mental gratuitos y disponibles para el público".

Las recomendaciones de respaldo de salud mental también pueden hacer una diferencia en la salud general de un paciente, aseguró Goldstein.

Los hallazgos se publicaron en la edición del 7 de noviembre de la revista Journal of Cardiopulmonary Rehabilitation and Prevention.

Más información

La Organización Mundial de la Salud ofrece más información sobre la enfermedad cardiaca y de los vasos sanguíneos.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Brown University, news release, Nov. 7, 2022

Comparte tu opinión