¿Una prueba de heces para hacer en casa es una alternativa viable a la colonoscopia?

¿Una prueba de heces para hacer en casa es una alternativa viable a la colonoscopia?

LUNES, 25 de febrero de 2019 (HealthDay News) -- Unas sencillas pruebas de heces para hacer en casa son una forma fiable de detectar el cáncer de colon, y una buena alternativa a las colonoscopias invasivas, confirma una nueva revisión de la investigación.

El análisis de 31 estudios observó la efectividad de la prueba inmunoquímica fecal (PIF), que detecta la sangre oculta en las heces. Encontró que una PIF aplicada en una ocasión detectó hasta un 91 por ciento de los cánceres de colon en las personas con un riesgo promedio de la enfermedad.

Los expertos dijeron que los hallazgos ofrecen más respaldo a una prueba de detección que hace mucho es una opción recomendada, pero que no se realiza con frecuencia en Estados Unidos.

En su lugar, la mayoría de estadounidenses se someten a una colonoscopia, una prueba invasiva que examina el colon, para detectar el cáncer de colon. Pero muchos otros países favorecen una prueba anual de heces.

"Para la persona con un riesgo promedio, hay buenas alternativas a la detección mediante colonoscopia, y las personas deben saberlo", señaló el Dr. Thomas Imperiale, investigador sénior de la revisión. "Esa es la conclusión".

Imperiale es gastroenterólogo en la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana y en el Instituto Regenstrief, en Indianápolis.

Dijo que, en su experiencia, los pacientes a veces llegan a una colonoscopia sin que su médico de atención primaria les haya mencionado nunca ninguna otra opción.

"Creo que necesitamos ser más directos con los pacientes sobre sus opciones", planteó Imperiale.

Los hallazgos aparecen en la edición en línea del 26 de febrero de la revista Annals of Internal Medicine. Se basan en más de 120,000 pacientes que se sometieron a una prueba PIF y luego a una colonoscopia.

En la prueba PIF, un médico da a un paciente un kit de la prueba para que la use en casa. Distintos fabricantes producen las PIF. Dependiendo de la prueba específica, encontró la revisión, una única prueba detectó alrededor de entre tres cuartas partes y un 91 por ciento de los cánceres de colon.

Eso hace que la PIF aplicada en una sola ocasión sea menos sensible que una colonoscopia realizada en una sola ocasión. Pero Imperiale apuntó que la detección con la PIF se realiza anualmente, mientras que la colonoscopia se hace cada 10 años.

Además, apuntó, algunas personas que no están dispuestas a someterse a una colonoscopia podrían no tener ningún problema con una prueba fecal. Y lo importante es realizar las pruebas de detección, enfatizó Imperiale.

Un editorial publicado con el estudio apunta a algunas cifras contundentes. Apenas dos tercios de los estadounidenses de 50 a 75 años de edad han recibido una prueba de detección del cáncer de colon, sobre todo mediante colonoscopia. Del tercio que no han realizado las pruebas, muchos tienen unos ingresos más bajos, carecen de seguro, o cuentan con un "seguro insuficiente".

Una mayor concienciación de la prueba PIF, que es más barata y más fácil, tanto entre los médicos como entre los pacientes, podría ayudar a eliminar esa diferencia, dijo el Dr. James Allison, autor del editorial.

Durante años, apuntó Allison, los medios y los sistemas de salud han promovido la evaluación mediante colonoscopia como el "estándar de excelencia", mientras que la PIF con frecuencia se considera como la "segunda mejor opción".

Pero las evidencias no lo respaldan.

"No hay una única prueba que sea la mejor opción para la detección del cáncer de colon", aseguró Allison, de la Universidad de California en San Francisco y de la División de Investigación de Kaiser Permanente del Norte de California.

Y, apuntó, las directrices sobre la detección del cáncer de colon no recomiendan ninguna prueba por encima de las demás.

Según las directrices del Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU., las personas con un riesgo promedio de cáncer de colon deben iniciar las pruebas de detección a los 50 años de edad. La Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society) sugiere los 45 años. Pero ambos grupos afirman que la detección se puede realizar mediante pruebas de heces, colonoscopia o sigmoidoscopía (otra prueba invasiva).

Las colonoscopias son mucho mejores que la PIF para detectar pólipos, que son unos tumores benignos que a veces se vuelven cancerosos. Pero, dijo Imperiale, la investigación sugiere que los pólipos grandes "avanzados" hacen la transición al cáncer a una tasa de un 3 a un 6 por ciento al año. Entonces, si una PIF pasa por alto a un pólipo grande, hay muchas probabilidades de que las pruebas subsiguientes lo detecten.

Y aunque las colonoscopias son seguras en general, sí conllevan pequeños riesgos de sangrado, infección o desgarros en los intestinos.

"Debemos reconocer que la PIF es al menos igual de buena que una colonoscopia", afirmó Allison.

Hay otro tipo de prueba de detección basada en heces disponible, llamada Cologuard. Busca tanto sangre oculta como ciertos cambios en el ADN que se pueden encontrar en los cánceres o en los pólipos.

Pero la prueba es costosa (unos 500 dólares) y no hay evidencias de que sea mejor que la detección mediante la PIF, dijo Allison.

Las personas que elijan una prueba de heces no necesariamente evitarán una colonoscopia. Si se detecta sangre, necesitarán una colonoscopia de seguimiento, y quizá resulte ser una falsa alarma. Mantener la programación anual también es clave, añadió Imperiale.

Más información

La Sociedad Americana Contra El Cáncer ofrece más información sobre las pruebas del cáncer de colon.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión