Una prueba común para la diabetes podría fallar con frecuencia

Una prueba común para la diabetes podría fallar con frecuencia
| Foto: ISTOCK

Una prueba de uso común para la diabetes quizá no detecte la enfermedad igual de bien que una herramienta más antigua, sugiere un estudio reciente.

Los investigadores dijeron que la prueba más reciente, llamada hemoglobina A1C, no detectó tres cuartas partes de los diagnósticos de diabetes encontrados por la prueba más antigua, llamada una prueba de tolerancia a la glucosa oral (OGTT, por sus siglas en inglés).

"La diabetes es una epidemia global. Desde la incorporación de la A1C [como prueba diagnóstica] en 2010, se ha usado cada vez más por su comodidad, porque los pacientes no tienen que ayunar. Pero no es una prueba perfecta", advirtió la autora del estudio, la Dra. Maria Mercedes Chang Villacreses, endocrinóloga en el Centro Médico Nacional City of Hope, en Los Ángeles.

La prueba de la tolerancia a la glucosa oral "es más difícil de realizar, pero da una mejor idea de la fisiología del paciente", añadió.

"Si hay un paciente con factores de riesgo de diabetes o muchas sospechas de diabetes, se debe realizar [la prueba de tolerancia a la glucosa oral]. Si usa solo la A1C, podría perderse una oportunidad de intervenir antes", dijo. Esto es importante, porque una buena gestión de la diabetes puede ayudar a prevenir las complicaciones de la enfermedad.

Pero no todo el mundo comparte su preocupación sobre el uso de la prueba A1C.

El Dr. Joel Zonszein, director del centro clínico de diabetes del Centro Médico Montefiore de la ciudad de Nueva York, apuntó que la "A1C se ha aprobado para el diagnóstico y la gestión de la diabetes. Es una prueba muy práctica, pero no es perfecta. Una prueba A1C aleatoria nos da suficiente información para diagnosticar la diabetes. Es una buena herramienta".

Comentó que todas las pruebas disponibles para diagnosticar y gestionar la diabetes tienen ventajas y desventajas. "No se trata de cuál es mejor. Cada una ofrece información distinta", explicó.

Hay tres tipos de pruebas que se pueden usar para detectar la diabetes: la A1C, una prueba de glucosa en sangre en ayunas, o una prueba de sangre aleatoria, según el Instituto Nacional de la Diabetes, las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK) de EE. UU. La A1C permite a los médicos tener una idea de cuáles han sido los niveles de azúcar en sangre a lo largo de un periodo de dos a tres meses. La prueba de sangre aleatoria y la prueba de sangre en ayunas muestran al médico cuál es el nivel de azúcar en la sangre en un momento dado.

La A1C ni la prueba de sangre aleatoria requieren ayuno.

Típicamente, la prueba de tolerancia a la glucosa oral se usa para diagnosticar la diabetes en el embarazo (la diabetes gestacional), según el NIDDK. La prueba requiere ayunar durante al menos ocho horas. Entonces, el nivel de azúcar en la sangre se mide cuando la persona llega al consultorio del médico. La persona bebe un líquido azucarado y espera. El azúcar en la sangre se medirá otra vez, con frecuencia múltiples veces. La prueba puede tardar entre una y tres horas.

"Una prueba de tolerancia a la glucosa es costosa, y muy incómoda para los pacientes", aseguró Zonszein. Apuntó que la prueba se utiliza en el embarazo y para los estudios de investigación.

El estudio actual observó a 9,000 personas mayores de 20 años. Los participantes del estudio recibieron tanto la A1C como la prueba de tolerancia a la glucosa oral.

Los investigadores dijeron que la prueba A1C falló en el diagnóstico de diabetes en un 73% de los casos que se encontraron mediante la prueba de tolerancia a la glucosa.

No saben el motivo exacto de que hubiera tal diferencia. La prueba A1C tiene problemas conocidos. La prueba arroja resultados ligeramente distintos en las personas negras y en algunos grupos de hispanos. Además, los resultados de la A1C pueden ser poco fiables en las personas con anemia y ciertos trastornos de la sangre, según Chang Villacreses.

La Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association, ADA) reiteró sus recomendaciones de que la prueba de la glucosa en ayunas, la A1C y la OGTT son "adecuadas para las pruebas diagnósticas".

"Aunque el asunto de usar la A1C versus la OGTT como herramienta diagnóstica primaria para la diabetes tipo 2 también ha sido tema de debate profesional durante varios años, este análisis retrospectivo no cambia las recomendaciones de la Asociación Americana de la Diabetes, y confirma múltiples observaciones y estudios anteriores", señaló el Dr. William Cefalu, director científico, médico y de misión de la ADA.

Los hallazgos se presentaron el sábado en ENDO 2019, la reunión anual de la Sociedad Endocrina (Endocrine Society), en Nueva Orleáns. Los hallazgos presentados en reuniones generalmente se consideran preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Más información

Para más información sobre las distintas pruebas para la diabetes, visite el Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales de EE. UU.

Comparte tu opinión