Una peor enfermedad con la COVID podría significar una protección inmunitaria más potente luego

MIÉRCOLES, 27 de enero de 2021 (HealthDay News) -- Las personas que se han recuperado de una infección grave con la COVID-19 quizá tengan una protección inmunitaria a largo plazo más potente contra la reinfección que las que sufren unas enfermedades más leves, informan unos investigadores.

Examinaron muestras de sangre de 39 pacientes con COVID-19 y de 10 personas que no se habían expuesto al virus, que suministraron sus muestras de sangre antes de la pandemia. En total, analizaron la expresión de los genes individuales de más de 80,000 células T CD8+.

Una peor enfermedad con la COVID podría significar una protección inmunitaria más potente luego

Las células T CD8+ son unas células inmunitarias que destruyen a las células anfitrionas de los virus, y las células T CD8+ de "memoria" protegen al cuerpo de la reinfección con muchos tipos de virus.

De los pacientes con COVID-19, 17 tuvieron una enfermedad más leve y no fueron hospitalizados, 13 fueron hospitalizados, y nueve acabaron en cuidados intensivos. A los investigadores les sorprendió encontrar que los pacientes con una COVID-19 más leve tuvieran unas respuestas más flojas de células T CD8+.

Las respuestas de las células T CD8+ más potentes fueron en los pacientes enfermos de gravedad que requirieron hospitalización o cuidados intensivos.

"Hay un vínculo inverso entre qué tan mal funcionan las células T y qué tan mala es la infección", señaló en un comunicado de prensa del Instituto de Inmunología de La Jolla, en California, el coautor del estudio, el Dr. Christian Ottensmeier, profesor de la Universidad de Liverpool, en Reino Unido, y profesor adjunto del Instituto de La Jolla.

Los investigadores encontraron que las células T CD8+ de las personas con una COVID-19 leve tenían señales de "agotamiento" de las células T, en que las células reciben tanta estimulación del sistema inmunitario para combatir a los virus que se vuelven menos efectivas.

El agotamiento de las células T de las personas con una COVID-19 leve podría reducir sus probabilidades de inmunidad a largo plazo, según los autores.

"Es probable que las personas que sufren una enfermedad grave al final tengan un buen número de células de memoria", explicó el coautor del estudio, Pandurangan Vijayanand, profesor del Instituto de La Jolla. "Las personas con una enfermedad más leve tienen células de memoria, pero parecen estar agotadas y disfuncionales, de forma que quizá no sean efectivas durante suficiente tiempo".

Los hallazgos "sugieren que las personas con unos casos graves de COVID-19 podrían tener una inmunidad a largo plazo más potente", planteó Vijayanand.

Este estudio resalta la enorme variabilidad en la forma en que los humanos reaccionan ante los desafíos virales, apuntó Ottensmeier.

Aunque este estudio ofrece una nueva perspectiva interesante sobre la respuesta inmunitaria de los pacientes con COVID-19, es limitado debido a que dependió de las células T CD8+ encontradas en muestras de sangre, explicaron los investigadores.

Para aprender más, planifican evaluar las células T en los tejidos más afectados por el nuevo coronavirus, por ejemplo los pulmones, para ver cómo reaccionan al virus. Esto es esencial, porque las células T de memoria que proveen inmunidad a largo plazo deben vivir en los tejidos.

El estudio aparece en la edición del 21 de enero de la revista Science Immunology.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTE: La Jolla Institute for Immunology, news release, Jan. 21,2021

Comparte tu opinión