SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

Una 'pelota del estrés' en el cerebro podría ser clave para los riesgos cardiacos

Un nuevo estudio con escáneres cerebrales apunta a un vínculo neurológico entre la ansiedad y la enfermedad cardiovascular

Un nuevo estudio con escáneres cerebrales apunta a un vínculo neurológico entre la ansiedad y la enfermedad cardiovascular

MIÉRCOLES, 11 de enero de 2017 (HealthDay News) -- Hace mucho que los médicos saben que una vida estresada no favorece al corazón, y una nueva investigación podría ayudar a desenredar el motivo.

Un equipo de la Universidad de Harvard afirma que una actividad elevada en una parte clave del cerebro podría ayudar a explicar por qué el estrés aumenta las probabilidades de una persona de sufrir enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares (ACV).

El hallazgo "plantea la posibilidad de que reducir el estrés podría producir beneficios más allá de una mejor sensación de bienestar psicológico", dijo el autor líder del estudio, el Dr. Ahmed Tawakol, codirector del programa de imágenes cardiacas del Hospital General de Massachusetts, en Boston.

Un neurólogo se mostró de acuerdo en que la investigación podría tener un valor real para los pacientes.

"Este estudio provee información que puede ayudarnos a comprender mejor los mecanismos con que el cuerpo y el cerebro se afectan mutuamente", comentó el Dr. Jeffrey Borenstein, presidente de la Brain & Behavior Foundation, en la ciudad de Nueva York.

"Una mejor comprensión sobre este vínculo puede ayudarnos a desarrollar métodos de prevención" para la enfermedad cardiaca, afirmó Borenstein.

Según el equipo de Tawakol, fumar, la hipertensión y la diabetes son factores de riesgo bien conocidos de la enfermedad cardiaca y el ACV, al igual que el estrés mental crónico.

Pero, ¿cuál es exactamente el vínculo entre el estrés y el corazón? Para averiguarlo, los investigadores siguieron la salud de casi 300 personas durante un promedio de unos cuatro años. En ese tipo, 22 fueron diagnosticadas con un ataque cardiaco, angina (dolor de pecho), insuficiencia cardiaca, ACV o enfermedad arterial periférica (una mala circulación en las piernas).

Mediante escáneres de TEP y de TC, los investigadores encontraron que las personas con unos niveles elevados de actividad en la amígdala (una pequeña región del cerebro vinculada íntimamente con el estrés) tenían un riesgo más alto de enfermedad cardiaca y ACV.

Esas personas también desarrollaron problemas del corazón antes que las personas con unos niveles de actividad más bajos en la amígdala, mostraron los hallazgos.

"Nuestros resultados ofrecen una información única sobre cómo el estrés podría conducir a la enfermedad cardiaca", afirmó Tawakol en un comunicado de prensa de la revista The Lancet. Su equipo publicó sus hallazgos en la edición del 11 de enero de la revista.

"Al final, el estrés crónico podría tratarse como un factor de riesgo importante de la enfermedad cardiovascular, que se evalúe de forma rutinaria y se gestione de forma efectiva como otros factores de riesgo importantes de la enfermedad cardiovascular", cree Tawakol.

El Dr. Salman Azhar, director de los servicios de ACV en el Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York, alabó la nueva investigación.

Azhar describió la amígdala como "una colección en forma de pelota de fútbol americano de células nerviosas en el cerebro que influye sobre la forma en que respondemos al estrés".

Usando escáneres del cerebro, el grupo de Tawakol resaltó "un 'mapa callejero' que comenzaba con la activación de la amígdala. Esto condujo a que los vasos sanguíneos se activaran, y eso condujo a más dolor de pecho, ataques cardiacos y ACV", explicó Azhar.

Y aunque el estrés es inevitable en la vida, hay medidas que se pueden tomar para minimizarlo, y así proteger los corazones, afirmó.

"Lo que importa es cómo reaccionamos al estrés", señaló Azhar. "Si gestionamos bien el estrés mediante estrategias como no darle importancia a las cosas pequeñas y la meditación, quizá podamos cambiar cómo esta 'pelota del estrés' responde en nuestro cerebro, y en realidad reducir nuestras probabilidades de sufrir un ataque cardiaco".

Azhar dijo que en su propia práctica ha "estado usando ya hace algo de tiempo la meditación de atención plena (mindfulness) para ayudar a los pacientes que están en riesgo de ACV a reducir la intensidad de sus reacciones al estrés".

Más información

La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) ofrece más información sobre el estrés.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2017, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad