Una nueva terapia podría controlar el VIH sin pastillas diarias

Una nueva terapia podría controlar el VIH sin pastillas diarias

MIÉRCOLES, 26 de septiembre de 2018 (HealthDay News) -- Una combinación de dos anticuerpos que luchan contra el VIH puede suprimir el virus en algunos pacientes, incluso después de que dejan de tomar los medicamentos estándar, mostró un ensayo preliminar.

Los investigadores encontraron que entre 11 pacientes con VIH que recibieron la combinación de anticuerpos, 9 mantuvieron una supresión completa del virus tras abandonar su régimen de medicamentos. Típicamente, el beneficio duró unos cinco meses.

Los expertos plantearon que la esperanza es que la terapia, u otras parecidas, puedan algún día liberar a algunos pacientes de la necesidad de tomar pastillas a diario para controlar el virus, que provoca el SIDA.

Los "cócteles" de medicamentos que se usan para tratar el VIH, lo que los médicos denominan terapia antirretroviral (TAR), han cambiado el aspecto de la epidemia del VIH/SIDA en los países donde están ampliamente disponibles.

Los medicamentos pueden reducir el VIH a niveles indetectables en la sangre, haciendo que la enfermedad sea una afección crónica manejable.

"Los medicamentos actuales son muy efectivos", afirmó la Dra. Marina Caskey, una de las investigadoras del nuevo trabajo. "Permiten a las personas tener unas vidas largas y sanas, en la mayoría de los casos".

Pero, añadió, el tratamiento es diario y para toda la vida. Los fármacos no acaban con el VIH, y si un paciente deja de tomarlos, el virus vuelve con toda su potencia.

Además, anotó Caskey, los medicamentos conllevan efectos secundarios. A largo plazo, eso incluye un aumento en los riesgos de enfermedad cardiaca, renal y hepática, diabetes y pérdida de la densidad ósea.

Entonces, los investigadores intentan desarrollar terapias que puedan hacer que el VIH entre en remisión durante periodos prolongados. En la terapia con anticuerpos, la visión es dar a los pacientes una infusión cada tres a seis meses, explicó Caskey, profesora asociada en la Universidad de Rockefeller, en la ciudad de Nueva York.

En concreto, la investigación se está enfocando en los "anticuerpos ampliamente neutralizantes", o bNAbs, por sus siglas en inglés. Eso significa que neutralizan cepas múltiples del VIH.

Los estudios anteriores han evaluado bNAbs singulares, y han encontrado que la táctica no funciona durante mucho tiempo.

"Cuando se administra uno, el virus puede escapar y modificarse a sí mismo para hacerse resistente [al anticuerpo]", explicó Caskey.

Ella y sus colaboradores razonaron que un doble ataque de anticuerpos sería más efectivo, de forma muy parecida a como las combinaciones de medicamentos funcionan contra el virus.

Evaluaron una combinación de dos bNAbs en personas descritas como "controladores de élite". Tienen VIH, pero sus sistemas inmunitarios son capaces de controlar el virus sin fármacos.

En un estudio, los investigadores trataron a 11 pacientes cuyo VIH estaba bajo control con medicamentos estándar. Las pruebas habían mostrado que todos parecían ser sensibles a los dos anticuerpos.

Los pacientes dejaron de tomar sus medicamentos para el VIH. Entonces, a lo largo de seis semanas, recibieron tres infusiones de los anticuerpos. En general, el virus siguió suprimido en nueve pacientes, típicamente durante 21 semanas, aunque dos llegaron a al menos 30 semanas.

Pero se encontró que 2 de los 11 pacientes tenían un VIH que era resistente a al menos uno de los dos anticuerpos. Sus niveles virales aumentaron en un plazo de 12 semanas tras dejar de tomar sus medicamentos.

Ese es un punto crítico, dijo Caskey. Las personas tienen que ser sensibles a los anticuerpos particulares utilizados en la terapia, y no todo el mundo lo será.

En un segundo estudio, los investigadores administraron la terapia con los anticuerpos a cuatro pacientes que tenían VIH detectable en la sangre. Encontraron que el tratamiento redujo esos niveles durante hasta cuatro meses.

Los estudios se publicaron por separado el 26 de septiembre en las revistas Nature y Nature Medicine.

La Dra. Melanie Thompson, presidenta de la Asociación de Medicina del VIH (HIV Medicine Association), afirmó que los nuevos hallazgos son "emocionantes", pero también dijo que falta mucho trabajo.

Se necesitan estudios de mayor tamaño y duración para ver con qué frecuencia se debe administrar la terapia, y qué tan bien funcionará con el tiempo, planteó Thompson, que no participó en los nuevos estudios.

En términos prácticos, anotó Thompson, la evaluación actual utilizada para predecir la sensibilidad de los pacientes a los anticuerpos es bastante compleja.

"Creo que habrá que refinar la evaluación y hacer que sea más asequible", dijo.

En cuanto a los efectos secundarios, el equipo de Caskey indicó que algunos pacientes tuvieron una fatiga leve, pero nada más grave.

"Hasta ahora", señaló Thompson, "el perfil de seguridad de esos anticuerpos ha sido excelente".

Caskey apuntó a otra pregunta para estudios futuros: ¿Pueden las terapias con anticuerpos, a lo largo del tiempo, estimular al sistema inmunitario a producir sus propios anticuerpos para luchar contra el VIH, quizá reduciendo la necesidad de tratamiento?

"Las nuevas fronteras en la investigación sobre el VIH implican estudiar unos tratamientos que actúen durante más tiempo", dijo Thompson. "¿Podemos tener una supresión viral a largo plazo con la menor cantidad de medicamentos posible?".

Los estudios actuales fueron financiados por los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU., la Bill and Melinda Gates Foundation, y otros programas de subvenciones.

Más información

El Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE. UU. tiene más información sobre el tratamiento del VIH.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión