Una mayor cantidad de grasa corporal podría reducir las probabilidades de cáncer de mama en las mujeres más jóvenes

Una mayor cantidad de grasa corporal podría reducir las probabilidades de cáncer de mama en las mujeres más jóvenes

JUEVES, 21 de junio de 2018 (HealthDay News) -- Una nueva revisión internacional sugiere que tener más grasa corporal podría proteger a las mujeres premenopáusicas del desarrollo de algunos tipos de cáncer de mama.

"Encontramos evidencias firmes de una asociación inversa entre el índice de masa corporal [IMC] y el riesgo de diagnóstico de cáncer de mama antes de la menopausia, y unas tasas más bajas de cáncer de mama entre las mujeres que pesaban más en comparación con las más delgadas", señaló la autora del estudio, Minouk Schoemaker, de la división de genética y epidemiología del Instituto de Investigación sobre el Cáncer, en Londres.

Pero los expertos enfatizaron que el estudio no pudo probar causalidad, y que el daño del exceso de peso supera con creces cualquier beneficio respecto a la reducción de las probabilidades de desarrollar cáncer de mama de las mujeres.

Los hallazgos provienen de los datos extraídos de 19 estudios realizados en 15 países. Colectivamente, los estudios siguieron a más de 758,000 mujeres durante un promedio de 9 años, durante los cuales más de 13,000 de ellas desarrollaron un cáncer de mama.

Las estadísticas fueron analizadas por un consorcio de 70 investigadores que se formó específicamente para investigar los factores de riesgo del cáncer de mama en las mujeres más jóvenes, de 18 a 54 años de edad.

Entre los 18 y los 54 años de edad, tener un IMC más alto se asoció con un riesgo notablemente más bajo de cáncer de mama tanto con receptores de estrógeno como con receptores de progesterona positivos. Los niveles de IMC no se vincularon con el riesgo de desarrollar cáncer de mama triple negativo ni cáncer de mama con receptores de hormonas negativos, mostraron los hallazgos.

Dicho esto, un IMC más alto resultó más protector entre las mujeres de 18 a 24 años. Por cada aumento de "cinco unidades" en el IMC, el riego de cáncer de mama se redujo en un 23 por ciento. Schoemaker anotó que en una mujer con una estatura promedio, un aumento de cinco unidades en el IMC es equivalente a unas 22 libras (10 kilos) de peso adicional.

Entre las mujeres de 25 a 34, de 35 a 44 y de 45 a 54 años, un aumento similar en el IMC se tradujo en una reducción del 15, el 13 y el 12 por ciento en el riesgo de cáncer de mama, respectivamente, anotaron los autores del estudio.

Dicho esto, Schoemaker advirtió que "este tipo de estudio solo puede evaluar asociaciones, y es posible que el efecto del IMC que observamos se deba a uno o más factores que no medimos".

Schoemaker también enfatizó que, a pesar de los hallazgos, la obesidad sigue planteando un grave riesgo para la salud de las mujeres.

"Aunque hallamos un vínculo entre un IMC más alto y un riesgo más bajo de cáncer de mama antes de la menopausia, la gran mayoría de casos de cáncer de mama se diagnostican tras la menopausia, cuando el exceso de peso aumenta el riesgo", apuntó.

"La obesidad es un factor de riesgo de al menos 13 tipos de cáncer, entre ellos el cáncer de mama tras la menopausia, y además de varias enfermedades más. Por tanto mantener un peso sano tiene muchos beneficios", explicó Schoemaker.

La Dra. Gina Villani, jefa de la división de oncología médica de Weill Cornell Medicine, en la ciudad de Nueva York, se hizo eco de esa idea.

"Al final del día, el efecto protector de la obesidad en las mujeres jóvenes no supera los otros riesgos asociados que la obesidad conlleva, así que nunca habrá un motivo para engordar", enfatizó Villani.

"Además, sabemos que la obesidad se vincula con un mayor riesgo de otros tipos de cáncer. Dado que el estudio actual solo observó el riesgo de cáncer de mama, es posible que el riesgo de cáncer de mama se pudiera reducir al mismo tiempo que el riesgo de otros tipos de cáncer (como el de útero y colon) podría aumentar", sugirió.

En cuanto a qué podría explicar los hallazgos, Schoemaker dijo que "los motivos de unos riesgos más bajos de cáncer de mama en las mujeres premenopáusicas con más peso no están claros" en este momento.

"Las mujeres que tienen más peso a unas edades más tempranas quizá tengan un perfil hormonal más favorable, un riesgo más bajo de enfermedad benigna del seno, y una composición de los senos más favorables (una densidad mamográfica más baja), y se cree que todos esos factores reducen el riesgo", dijo.

"El motivo probable de que el exceso de peso sea un factor de riesgo del cáncer de mama tras la menopausia es que las mujeres con más peso tienen unos niveles más altos de estrógenos, una hormona que se cree que aumenta el riesgo, porque se produce en las células de grasa", añadió Schoemaker.

Los hallazgos aparecen en la edición en línea del 21 de junio de la revista JAMA Oncology.

Más información

El Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. ofrece más información sobre el riesgo de cáncer de mama.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión