Una forma clave de parar la propagación del coronavirus: más licencias por enfermedad pagas

Una forma clave de parar la propagación del coronavirus: más licencias por enfermedad pagas

JUEVES, 5 de marzo de 2020 (HealthDay News) -- Mientras el coronavirus se propaga por EE. UU., imagínese que usted es una camarera sin licencia por enfermedad paga y con hijos en casa. Más que enfermarse con el COVID-19, su mayor preocupación es perder paga, o quizá el trabajo. Entonces, va al trabajo aunque no se sienta bien.

Los expertos dicen que ese dilema personal también es un dilema público, porque aumenta de forma drástica el riesgo de que el virus se propague en la comunidad.

A continuación, un ejemplo real del dilema. Euqueva Varner, de 33 años, es guardia de seguridad en Detroit, y declaró a CBS News que se sentía mal el lunes, pero que fue a trabajar de cualquier forma porque no tiene licencia por enfermedad paga. "Tenía escalofríos, mi cuerpo estaba frío pero yo tenía calor. Me dolía la cabeza, y no me sentía normal", informó al medio noticioso.

Varner no es la única que no tiene licencia por enfermedad paga. Casi un tercio de los trabajadores estadounidenses no tienen licencia por enfermedad paga, entre ellos un 69 por ciento de los que trabajan a medio tiempo, según la Oficina de Estadísticas Laborales de EE. UU. Apenas siete estados requieren que las empresas provean licencia por enfermedad paga.

¿Cuál es la solución?

A medida que los países intentan controlar la propagación del nuevo coronavirus, los empleados quizá tengan que recibir una licencia paga para ponerse ellos mismos en cuarentena o para recuperarse de la enfermedad, señaló LeaAnne DeRigne, profesora asociada de la Facultad de Trabajo Social de la Universidad Atlántica de Florida.

El martes, el New York Times fue incluso más lejos: "El Congreso puede ayudar al hacer obligatorio que los trabajadores reciban licencia paga si enferman, o si necesitan atender a un familiar enfermo. Una política de este tipo es necesaria tanto para impedir la propagación del virus como sus daños económicos", enfatizaba el editorial.

"La mayoría de los países desarrollados ya obligan a sus empresas a ofrecer algún tipo de licencia por enfermedad paga, y Estados Unidos también debería hacerlo. En algunos estados, la licencia por enfermedad ya es obligatoria, y un estudio reciente encontró que la adopción de ese tipo de ley redujo los casos de influenza en un 11 por ciento en el primer año", anotaba el editorial.

El Congreso podría ordenar la obligatoriedad de la licencia por enfermedad especialmente para este coronavirus, lo que produciría un efecto inmenso, añadía el editorial. Un estudio de 2013 de los trabajadores de Pensilvania estimó que permitirles tomar hasta dos "días de gripe" pagos hubiera reducido la transmisión de la gripe en el lugar de trabajo en alrededor de un 39 por ciento.

Además de ayudar a controlar la propagación del coronavirus, si se logra que haya una vacuna contra el coronavirus disponible, los trabajadores serían más propensos a vacunarse si tuvieran tiempo libre pago en el trabajo, afirmó DeRigne.

La investigación muestra un vínculo entre la licencia por enfermedad paga y que los trabajadores se vacunen, según DeRigne y Patricia Stoddard-Dare, profesora de la Facultad de Trabajo Social de la Universidad Estatal de Cleveland. Las dos han realizado numerosos estudios sobre la falta de licencia por enfermedad paga en Estados Unidos.

Dijeron que durante el brote de H1N1 de 2009, los trabajadores enfermos que no se quedaron en casa expusieron a 7 millones de personas adicionales al virus. Se estima que la falta de licencia paga resultó en 1,500 muertes adicionales durante el brote.

"Ha llegado el momento de considerar la importancia de tener acceso a días de licencia por enfermedad paga durante las epidemias de salud pública", planteó DeRigne en un comunicado de prensa de la Universidad Atlántica de Florida.

"Los que carecen de licencia por enfermedad paga tienen una alta representación entre los trabajadores de servicios alimenticios, trabajadores de guarderías, y asistentes de ayuda en el hogar, que trabajan en puestos que pueden influir en gran medida en la salud de los demás, sobre todo las personas mayores, los enfermos vulnerables y los niños", explicó.

"Es peligroso cuando cualquier empleado está enfermo con un virus altamente contagioso pero no tiene más opción que ir a trabajar o perder su sueldo. La licencia por enfermedad paga también da a los padres que trabajan la oportunidad de cuidar a sus hijos enfermos en lugar de mandarlos a la escuela cuando muestran señales de enfermedades contagiosas", dijo DeRigne.

"Las personas usan sus días de licencia por enfermedad paga para cuidar de sí mismas o de sus familiares que tienen problemas agudos de salud, y para obtener un descanso adecuado con el fin de evitar que su afección se agrave", añadió Stoddard-Dare en el comunicado. "Para poder cumplir con las recomendaciones de salud pública, los estadounidenses necesitan acceso a una licencia por enfermedad garantizada".

More información

El Departamento de Trabajo de EE. UU. ofrece más información sobre la licencia por enfermedad paga.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión